Historias

» Mostrar Todo     «Anterior «1 ... 20 21 22 23 24 25 26 Siguiente»     » Mostrar como diapositivas

San Martín y el Comodoro William Bowles

Uno de los motivos principales del viaje de San Martín a Buenos Aires, inmediatamente después de la victoria de Maipú, fue entrevistarse nuevamente con el Comodoro William Bowles, jefe de la flotilla inglesa estacionada en el Rio de la Plata. Ya habían estado juntos a fines de 1817, hacía apenas seis meses, pero al parecer, consideraba fundamental conversar nuevamente con él, dado que el éxito obtenido en Maipú le daba una mayor autoridad para las negociaciones que tenía en vista.

Nueve días después de la batalla de Chacabuco (13 de Febrero de 1817) San Martín escribió una carta a Bowles fechada el 22 de ese mismo mes y año. A raís de eso, el comodoro inglés informa a su gobierno que San Martín “expresa sus deseos de entrevistarse conmigo y su persuasión acerca de las ventajas que estas provincias derivarán de nuestra reunión, (lo que) sólo puede ser concebido como significando que él tiene algún plan que confiarme en el cual la intervención del gobierno de SM (Británica) puede ser necesaria y que él no se atreve a librarlo a papel escrito.” (Sierra, op.cit. pag. 586).

Lamentablemente para San Martín, cuando llegó a Buenos Aires en su primer viaje, después de Chacabuco, Bowles estaba en Río de Janeiro motivo por el cual conversó extensamente con el cónsul inglés, Mr. Staples y el 17 de Abril (1817) le escribió a Bowles lamentando “que mi penoso y dilatado viaje (desde Chile) haya sido inútil pues mi principal objeto no era otro que el de abrazarlo y repetir nuestras antiguas conferencias en beneficio de estos países…Mr. Staples informará a V. de todo y bajo estos principios haré cuanto esté a mis alcances para la terminación de una guerra desastrosa, y la exterminación del poder español en América.” (ibidem, pag. 584). El general quería que Bowles le diera “los esclarecimientos que pueda sobre este particular (la terminación de la guerra) los que conservaré con la mayor reserva.” (Sierra, op.cit., carta de San Martín a Bowles del 18 de Junio de 1817, citada en la nota de pag. 585).

Según Staples informó a sus superiores del Foreign Office, San Martín “declaró que su principal deseo era que el gobierno británico le informara en alguna forma secreta, el camino que, de seguirlo, contara con su aprobación” (ibidem, pag. 585).

San Martín estaba sumamente interesado en la presencia de una fuerza naval británica en el Pacífico.

Al no haberse encontrado en Buenos Aires, el comodoro Bowles decidió viajar a Chile y así lo hizo llegando a Valparaíso en Octubre de 1817 siendo objeto de grandes agasajos por San Martín y O´Higgins.  Allí estuvo un mes y en ese tiempo los generales anfitriones le hicieron saber que “el agente del gobierno de Chile en Londres, J. Irisarri, está facultado para ofrecer las siguientes ventajas y concesiones si Gran Bretaña quiere favorecer la causa de la independencia: 1ro) la cesión de la isla de Chiloé y el puerto de Valdivia; 2do) la reducción del 10 al 15% (de los derechos aduaneros) sobre las importaciones y del 4% sobre las exportaciones para todos los barcos británicos por treinta años.” (ibidem, pag. 590).

Después de la victoria de Maipú, el 11 de Abril (1818), o sea menos de una semana después de la batalla, San Martín escribió a Lord Castlereagh, ministro de Relaciones Exteriores inglés, en la cual, entre otras cosas le decía: “Al siglo de la Ilustración, Cultura y Filantropía estaba reservado el ser testigo de los horrores cometidos  los españoles en la apacible América. Horrores que la humanidad se estremece al considerarlos, y que se emplea con los americanos que tenemos el gran crimen de sostener los derechos de la voluntad general de sus habitantes… Son demasiado conocidos los sentimientos benéficos de S.A.R. el Príncipe Regente de la Gran Bretaña para dejar gemir la humanidad ultrajada en estos países; su respetable mediación pondría un paréntesis a los padecimientos de estos habitantes, contribuyendo a la consolidación de su libertad política…” (ibidem, pag. 591).

En su viaje de 1818 San Martín se encontró varias veces con el comodoro Bowles al que le expuso sus planes para Chile, el Río de la Plata y Perú.  Esa especie de “rendición de cuentas” que hacía ante el agente inglés, es un indicio muy claro de las estrechas relaciones que tenía con Gran Bretaña para acabar con la dominación española en América y junto con ella, con los restos de la influencia del catolicismo y de las tradiciones hispánicas que eran incompatibles con ese “siglo de la Ilustración, Cultura y Filantropía”.

Como hemos visto, los ingleses estaban involucrados en la guerra de la Independencia. Y eso no sólo en el Río de la Plata sino también en el norte de América del Sur ya que el núcleo efectivo del ejército libertador de Bolivar estaba compuesto por un poderoso regimiento compuesto con ingleses supuestamente voluntarios. A través de su representante en Londres, el Sr. Lopez Mendez, Bolivar, consiguió un préstamo de un millón de libras y un contingente de 5.000 hombres, supuestamente voluntarios o soldados mercenarios para su ejército (“Historia Argentina”, José María Rosa, Tomo 3, pag. 235/6).

Según puede verse en la historia de Bolivar escrita por Salvador de Madariaga, ese regimiento inglés fue el principal factor de las victorias de Bolivar en Venezuela y Colombia.


Propietario/Fuentepor Cosme Beccar Varela
Fecha"Aquellas aguas trajeron estos lodos", Editorial A
Vinculado aJosé Francisco de San Martín Matorras, (*)

» Mostrar Todo     «Anterior «1 ... 20 21 22 23 24 25 26 Siguiente»     » Mostrar como diapositivas