Alejandro Rufo Felipe Luis Sancho Miñano García Quijano

Alejandro Rufo Felipe Luis Sancho Miñano García Quijano

Varón 1855 - 1931  (76 años)

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Alejandro Rufo Felipe Luis Sancho Miñano García Quijano  [1
    Nacimiento 22 Ene 1855  Cádiz, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    Bautismo 11 Feb 1855  Parroquia castrense la ciudad de Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [2
    • Fue bautizado en la Parroquia Castrense de Cádiz.
      Fué su padrino su abuelo paterno el Coronel de los Reales Ejércitos D. Rufo Sancho Miñano y Beltrán de Salazar, representado por su abuelo materno D. Felipe García de Quijano y Sánchez de Bustamante.
      Libro 2577, Folio 5, 5vta. (Archivo Eclesiástico del Ejercito DIAPER). [2]
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 29 Abr 1931  San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    ID Persona I83595  Los Antepasados
    Última Modificación 9 Nov 2019 

    Padre Alejandro Antonio Ramón Sancho Miñano Domínguez Buiza,   n. 8 Jul 1822, Gerona, Gerona, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 26 Ene 1884, Cádiz, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 61 años) 
    Madre Amalia María de la Paz García Quijano Ruiz de Bustamante,   n. 18 Abr 1829, Cádiz, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 27 Abr 1886, Cádiz, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 57 años) 
    Casado 6 Feb 1854  Cádiz, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    ID Familia F28922  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia Argentina Murphy Cantolla,   n. 1871,   f. 20 Jun 1941  (Edad 70 años) 
    Casado 2 Ago 1888  Salta, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    Hijos 
    +1. Isabel Sancho Miñano Murphy,   n. 6 Ene 1892, Salta, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    +2. Argentina Zulema Sancho Miñano Murphy,   n. 26 Dic 1892, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    +3. Enrique Dionisio Sancho Miñano Murphy,   n. 9 Oct 1895, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 25 Ago 1981, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 85 años)
    +4. Juan Carlos Sáncho Miñano Murphy,   n. 23 Dic 1911, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 9 Nov 1986, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 74 años)
    +5. Emilio Sancho Miñano Murphy,   n. 22 Feb 1906, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    Última Modificación 1 Sep 2019 
    ID Familia F28788  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Fotos
    Sancho Miñano Garía Quijano, Alejandro
    Sancho Miñano Garía Quijano, Alejandro

  • Notas 
    • Don Alejandro Sancho-Miñano García-Quijano fue el fundador de la rama argentina de los Sancho-Miñano, estirpe que se ha extendido -por línea de varón y de mujer- por las provincias de Salta, Tucumán, Santiago, Córdoba, Mendoza y Buenos Aires.

      Nació en Cádiz el 22 de enero de 1855, y fue bautizado el día 11 de febrero del mismo año, en la Parroquia castrense de dicha ciudad, con los nombres de Alejandro Rufo Felipe Luis, siendo su padrino su abuelo paterno el coronel don Rufo Sancho-Miñano Beltrán de Salazar, representado por su abuelo materno don Felipe García de Quijano Sánchez de Bustamante.

      Don Alejandro fue hijo del coronel don Alejandro Sancho-Miñano Domínguez Buiza, caballero de la Orden de Cristo de Portgal, y de doña Amalia García de Quijano Ruiz de Bustamante, de familias hidalgas originarias del valle de Reocin. Vivían en una casona en la calle Ancha 8, catalogada como arquitectura doméstica histórica 170-C2; Denominación: "Palacete"; Comentario: "Casa burguesa con lenguaje barroco de transición a neoclásico. Reforma en el XIX" (Juan Jiménez Mata y Julio Malo de Molina, "Guía de Arquitectura de Cádiz", Sevilla: Consejería de Obras Públicas y Transporte, 1995, pág. 176).

      Siguiendo la tradición familiar, ingresó en el Colegio Naval Militar, donde era Jefe de Estudios Superiores su tío el capitán de navío don Evaristo García Quijano Ruiz de Bustamante. En el Colegio Naval fue compañero y amigo de Maya y Mercader quienes luego serían, junto a Isaac Peral, los inventores del submarino.

      Su espíritu romántico y aventurero, lo impulsó a dejar la carrera militar y, a los 17 años, en 1872 se embarcó rumbo al Perú donde vivían sus primas hermanas Amalia e Isabel García Quijano, hijas de don Enrique García Quijano Ruiz de Bustamante, natural de Cádiz, y de doña Isabel Dávila, natural de Moquegua (Perú), hija de don Juan de Mata Dávila y doña Toribia Fernández Maldonado.

      Por sus cualidades personales y extraordinaria simpatía, muy pronto don Alejandro fue un miembro más de la aristocrática sociedad limeña.

      Como lo describe el Dr. Carlos Páez de la Torre (h), "don Alejandro era todo un personaje, tanto por su romántica vida como por su apostura física (...) lo que en esa época se llamaba 'un lindo hombre'. Alto, de ojos claros, con una magnífica barba y un porte de inconfundible distinción".

      De su vida en el Perú, sabemos que don Alejandro estuvo en Arica, en Tacna -donde fundó una empresa minera-, y en Iquique, lugares donde hizo amistad con Alfonso Ugarte, Eduardo Llanos, Jaime Puig Verdaguer, los cuales -a causa de la Guerra del Pacífico- pasarían a la historia por diferentes hechos.

      Al estallar la Guerra del Pacífico en 1879, es posible que se encontrara en Iquique y presenciara el combate naval del 21 de mayo de 1879 entre el monitor Huascar, comandado por Grau, máximo héroe de la armada peruana, y la corbeta Esmeralda, comandada por Prat héroe de la armada chilena. Precisamente, fue su amigo Eduardo Llanos quien rescató el cuerpo del Comandante de la Esmeralda don Arturo Prat, muerto en la cubierta del Huascar. "El acto de los españoles en Iquique, no solo se circunscribió al piadoso enterrar a los muertos, sino también, a dar socorro material y espiritual a los sobrevivientes de la épica hazaña".

      Durante la guerra hizo amistad con los héroes peruanos: Bolognesi, Grau e Inclán. También hizo amistad con Roque Sáenz Peña y el Dr. Indalecio Gómez, amistad que luego sería motivo de su definitiva radicación en la Argentina.

      Según tradición oral, estuvo en la batalla del Morro de Arica, el 7 de junio de 1880, donde su amigo Alfonso Ugarte murió combatiendo heróicamente al lanzarse con su caballo desde la cima del Morro para evitar que las tropas chilenas se apoderen de la bandera peruana. En esta batalla también murió el coronel Bolognesi.

      Cuando el ejército chileno entró en Lima, don Alejandro defendió la ciudad como soldado de la Guardia Urbana de Lima, hecho por el cual fue reconocido como "Defensor Calificado de la Patria" conforme la Ley N° 2432, promulgada por el Congreso del Perú en fecha 3 de septiembre de 1917, rubricada por el Presidente Constitucional don José Pardo y Barreda. Como veremos más adelante, durante su sepelio, Ricardo Chirre Danós lo llamó héroe del Perú.

      Terminada la Guerra del Pacífico, continuó don Alejandro con su empresa minera. Sin embargo, su socio y amigo lo estafó, dejándolo en la ruina. Entonces don Alejandro, antes que retar a duelo a un amigo, prefirió marcharse del Perú.

      En el Perú, don Alejandro dejó entrañables amigos como -además de los ya nombrados- a Joaquín de la Costa, Alfredo Vallebona, José Durandeau, Celia Billinghurst (hermana de Guillermo Billinghurst, presidente del Perú), Inés, Rosa y Josefina Laos Elguera, la familia Larrieu, la familia Tirel, entre muchos otros.

      En 1887, DOn Alejandro se establece en la provincia de Salta y, al año siguiente, contrae matrimonio en la Iglesia Catedral con doña Argentina Murphy, previa información de soltería y libertad brindada por el gobernador Dr. Martín G. Güemes. Fue testigo del enlace, el entonces diputado nacional, Dr. Indalecio Gómez.

      En su actuación pública, seguramente por encargo del entonces gobernador de Salta, el Dr. Martín G. Güemes, don Alejandro, junto a David Zambrano, Ministro de Gobierno de la Provincia, y a Manuel Solá, fueron representantes de Salta.

      En la provincia de Salta comenzó a ejercer como martillero, y luego la continuó en Tucumán donde se radicó definitivamente en 1892.

      Don Alejandro "tenía amigos en todos los grupos de la sociedad, que lo consideraba una de sus figuras prestigiosas y queridas" (Carlos Páez de la Torre (h), "Un romántico martillero", en "Crónicas de Antes", publicado en diario La Tarde, el jueves 8 de septiembre de 1988, pág. 12). Las anécdotas sobre la calidad humana de Don Alejandro abundan. Algunas fueron narradas por José María Posse en el libro "María Pampa, relatos y devocionarios del Tucumán".

      Según una nota del diario La Gaceta, podía decirse "sin temor de incurrir en exageraciones, que todo Tucumán conocía al señor Miñano" (30 de abril de 1931).

      Don Alejandro, el "admirable caballero" (diario ?La Gaceta? del día 30 de abril de 1931), de "porte aristocrático e inconfundible distinción" (Carlos Páez de la Torre (h), diario "La Tarde", 8 de septiembre de 1988), falleció en San Miguel de Tucumán el 29 de abril de 1931.

      Sobre este "hidalgo español chapado a la antigua" (diario "El Orden", provincia de Tucumán, el día 30 de abril de 1931), un periodista -con marcada admiración- llegó a sostener que, "si la facilidad de palabra, la prestancia y la gallardía de la figura, los dotes de rectitud y la caballerosidad hicieran reyes o procuraran fortunas, de inmediato don Alejandro lo hubiera sido o la hubiera adquirido" (diario "El Norte", provincia de Salta, 2 de mayo de 1931).

      El Sr. José Carrer (h), durante el sepelio expresó que don Alejandro "...era una figura representativa de nuestros círculos comerciales y de nuestra principal sociedad. Afable, gentil, aristocrático en su espíritu y en sus maneras, semejaba el antiguo caballero patricio, selecto y democrático a la vez, que encantaba a sus familiares, a sus amigos y a los desconocidos que tenían el privilegio de tratarlo. Perteneció a la primera sociedad de Salta, desde donde se traslado a Tucumán, donde buscó mayores horizontes para sus negocios y para su dinámica y de trabajo. Era un 'pioner' del comercio, y aún en la vejez -cuando sus energías parecían abandonarlo- continuó en su puesto de lucha sin desmayar un solo instante. Así su vida íntegra es un ejemplo elevado y digno, que la cómoda juventud de nuestros días debería imitar, para hallar el sendero del éxito.

      Agrega Carrer que "éste admirable caballero antiguo de límpida prosapia y brillante ejecutoria social, merece todos los honores y alabanzas que se queman como un incienso a los grandes hombres. Porque no solo se hace patria y se elabora la grandeza nacional ejerciendo gobierno o mandando ejércitos. La consagración enaltecedora de trabajo, da a la nacionalidad una fuerza centrífuga enorme (...) La muerte de este preclaro caballero, enluta al pueblo todo de Tucumán, aunque sea modesta la esfera de sus grandes esfuerzos. Porque no todos pueden llegar a formar un hogar más respetable y respetado que el que presidiera con su bondad y alcurnia mental don Alejandro Sancho Miñano. Yo me inclino reverente a su memoria. Siento en lo hondo del ser una extraña desazón al ver como se apagan estos hombres ejemplares, de los que van quedando pocos en nuestra tierra, ya que todos se dejan vencer por las corrientes fáciles de las prebendas de la expoliación o del negociado, sin cuidar la pátina inmaculada del honor".

      Concluye Carrer expresando que don Alejandro Sancho Miñano "debe ser como un espejo de virtudes ciudadanas y hogareñas, en que se deben mirar todos aquellos que olviden las normas severas del honor y de la caballerosidad".

      Seguidamente, habló el poeta peruano Ricardo Chirre Danós: "...en nombre de una patria lejana, bajo cuyo cielo cobijaras tus años mozos y cuyos destinos te hicieran latir de prisa el corazón; vengo en nombre de los hombres que en esta tierra de Tucumán representa la patria peruana, para pedirte detengas tus pasos un punto en el umbral de lo desconocido, a fin de que escuches la voz de nuestra gratitud, de nuestro amor y de nuestra angustia.

      "Alejandro Sancho Miñano: en este momento solemne, la voz de la historia habla a mi oído; historia que, acaso, muy pocos conozcan, porque fue la de un heroísmo mudo, hostia de redención, guardada en el tabernáculo de la modestia, historia que yo hoy lanzo a los cuatro vientos, para hacer más alto y más firme el pedestal sobre el que descanse, por los siglos de los siglos, el prestigio de tu nombre venerado: Hace más de diez lustros el flagelo de la lucha fratricida, azotó Sudamérica; el ala trágica de la guerra rozó la frente del Perú y puso la sombra de la desolación y de la muerte sobre el corazón de sus hijos; era de horror que fuera crisol de heroísmo y alquimia de nuevas e indisolubles fraternidades.

      "Eras, tú, Alejandro Sancho Miñano, hombre de España, emigrado por amor a América, uno de los buenos y leales amigos del Perú, tierra de Incas y Visorreyes, viejo prestigio de la patria hispana y en cuyo solar te albergabas; llevabas en ti hecho carne, los idealismos y nobles propósitos de tu raza; Cid y Quijote a un tiempo, tu hervor de juventud exaltó y convirtió en realidad heroica el anhelo magnífico.

      "Muchos fueron los hombres de otras patrias que, en aquella época pusieron en su corazón el ritmo del dolor peruano; y junto a Sáenz Peña y a Toscano, hijo éste de Tucumán, se alzó el heroísmo de Alejandro Sancho Miñano, quien voluntariamente vistió el uniforme de soldado, poniendo su sangre generosa como precio de una bien ganada hospitalidad.

      "Amigo de los héroes, de Grau, de Bolognesi, de Inclan, de Ugarte, quiso ser héroe también; de nada sirve la vida, si ésta no sabe ponerse al servicio de una noble causa espiritual; tal el lema de este hombre, prolongación de la vieja hidalguía española, ante cuyo refugio eterno, condenso el sentir de mi patria, para decirle, lleno de fervor:
      ?¡Soldado de la Guardia Urbana de Lima, generoso defensor del Perú, recibe el homenaje de nuestro eterno reconocimiento!" (publicado en diario "La Gaceta", provincia de Tucumán, el 1 de mayo de 1931). [2]

  • Fuentes 
    1. [S575] Sancho Minano, Enrique, Sancho Minano, Enrique.

    2. [S1448] Los Sancho Miñano, Sancho Miñano, Enrique y Posse Posse, José María, (Revista del Centro de Estudios Genealógicos de Salta, #7, 2011).

    3. [S575] Sancho Minano, Enrique, Sancho Minano, Enrique, https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:Q2XR-4433.
      "España, Provincia de Cádiz, registros municipales, 1784-1956", database with images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:Q2XR-4433 : 1 September 2019), Alejandro Sancho Miñano and Amalia García Quijano.