Notas


Coincidencias 50,001 a 50,100 de 52,389

      «Anterior «1 ... 497 498 499 500 501 502 503 504 505 ... 524» Siguiente»

 #   Notas   Vinculado a 
50001 Soltero. Achával Riglos, César de (I14352)
 
50002 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Paunero Hughes, Pedro (I72337)
 
50003 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Paunero Pividal, Adolfo Julio (I72407)
 
50004 Soltero. Gallardo Drago Mitre, Guillermo Jorge (I20163)
 
50005 Soltero. Iturraspe García Vieyra, Juan Luis (I690501)
 
50006 Soltero. Massini Ezcurra Crotto, José María (I153056)
 
50007 Soltero. Vera Ortega, Emilio Bernabé (I156820)
 
50008 Soltero. García de Cossio Zamudio, Felipe Antonio (I159028)
 
50009 Soltero. Lagraña Dicidio de Zamudio, Manuel Ignacio de (I60075)
 
50010 Soltero. Figueroa Valverde, José Faustino (I617377)
 
50011 Soltero. Rezábal Ugarte, Ignacio María Silvano (I652080)
 
50012 Soltero. González Marcó, Sixto Juan Enrique (I685892)
 
50013 Soltero. Peña Funes, Eliseo de la (I667268)
 
50014 Soltero. Viñas Escudero, Francisco (I211176)
 
50015 Soltero. Camelino Vedoya, Urbano de Dios (I130275)
 
50016 Soltero. Elector de presidente en 1910 y 1916. Senador provincial. Echagüe Puig, Eduardo (I388408)
 
50017 Solterón, hombre de mundo en los salones porteños de su tiempo. Le conocí en mi infancia, pues frecuentaba la casa de mi abuelo Aguirre en la calle Cerrito. Era cariñosísimo conmigo, y siempre sacaba de una pastillera de oro caramelos de miel para convidarme.
por Carlos F. Ibarguren 
Larrazábal Garretón, Juan Manuel (I21)
 
50018 Solveyra Tomkinson data la fecha de su muerte el 9 de septiembre de 1906. Casares Urioste Molina, Alberto Ildefonso (I12991)
 
50019 Sombrerero de Londres. Shearman, William (I94782)
 
50020 Son el tronco de la familia cordobesa de ese apellido. Familia F21631
 
50021 Son escasos los retratos de los hombres públicos que actuaron a mediados del siglo XIX en nuestro país. Por eso no sabemos que exista, en Tucumán, más que una fotografía -acaso tomada de un dibujo- del doctor Arsenio Granillo. Muestra a un hombre con mirada decidida, flaco, de gran barba y pelo oscuro partido al costado, con mechones que le tapan las orejas. Tucumán debe mucho, en materia de tareas del espíritu, a este caballero cuyo rostro tenía cierta semejanza con las efigies de Don Quijote.
Escribió la primera obra descriptiva de nuestra provincia; el primer texto para enseñanza del Derecho editado entre nosotros, y fue coautor del más importante código tucumano del siglo XIX. Si a esto agregamos que se desempeñó como maestro, magistrado y funcionario en tiempos difíciles, se dibuja una figura olvidada que merece recuerdo y gratitud.
Granillo había nacido en La Rioja en 1832. Sus padres, Francisco Solano Granillo y Josefa de la Colina, pertenecían a antiguas familias de esa provincia. Consta que estudió en el Colegio de Monserrat y que se graduó de abogado en Córdoba. Por junio de 1861, se incorporó a la matrícula de abogados de Tucumán. Un mes más tarde, lo nombraban Fiscal de Gobierno.
Transcurría la época azarosa que rodeó la definición de Pavón y el final de la Confederación Argentina. Sus turbulencias tuvieron especial dramatismo en Tucumán, con la invasión del general Octaviano Navarro y su victoria sobre los liberales, en la batalla de El Manantial.
Sin titubear, Granillo se comprometió con los liberales. Hay que suponer que su condición de letrado distinguido lo destacó de inmediato, y que su sensatez lo habilitó para manejar problemas serios en ese particular momento.
Por eso, antes de reventar las hostilidades con los confederados, el gobernador Benjamín Villafañe lo destacó como comisionado ante Navarro, junto con el doctor Manuel Fernando Paz.
En las luchas que siguieron, el gobernador José María del Campo lo nombró su "secretario de campaña", con retención de la fiscalía. También sería secretario del "agente confidencial", doctor Agustín Justo de la Vega. Más tarde, Del Campo lo designó su ministro de Gobierno. En ese carácter, desempeñaría la gobernación interina en las ausencias del titular.
En 1864, La Rioja lo eligió diputado al Congreso. Llenó su banca a conciencia entre mayo de ese año y abril de 1866. Pero seguiría radicado en Tucumán, donde se casó con Sabina Posse, hermana de los futuros gobernadores Wenceslao y Juan Posse.
Así, entre nosotros fue profesor del Colegio Nacional y vocal del Superior Tribunal de Justicia. En 1871, llegó a la ciudad Paul Groussac. Se convirtió fácilmente en amigo y admirador del doctor Granillo. Lo consideraba "uno de los pocos hombres, en Tucumán, con quienes se puede conversar con gusto y provecho, disintiendo en política y en religión. No buscaba la discusión, pero admitía la contradicción".
Erudito jurisconsulto y católico ortodoxo, "no pretendía nunca impugnar una convicción sincera y razonada con un axioma jurídico", y "no hacía nunca, a la conciencia de su adversario, la injuria de suponerla menos noble ni leal que la suya".
El ambiente intelectual de la ciudad era pobre. Recién se había fundado el Colegio Nacional, la Normal llegaría en 1875 y habría que esperar hasta 1882 para contar con un ateneo, la Sociedad Sarmiento. Pero el doctor Granillo estudiaba y escribía afanosamente.
"Durante su juventud y hasta hace poco -diría Groussac en 1875- su elevada naturaleza había participado un tanto de la indolencia intermitente, peculiar de las organizaciones delicadas y artísticas. Pero durante estos últimos años, parecía que sentía ya cernida sobre su frente el ala invisible de la muerte, y se había puesto a producir con afán, con fiebre, deseoso él también de imprimir en este frágil suelo una huella profunda".
Si descartamos, por exclusivamente literaria, la "Memoria descriptiva de Tucumán", de Juan Bautista Alberdi, en 1834; y, por su brevedad, el folleto que Hermenegildo Rodríguez redactó en 1845 por encargo oficial, tenemos que el primer libro que describió nuestra provincia fue obra del doctor Granillo.
Lo compuso en 1870, para la Exposición de Córdoba. Dos años más tarde, lo editaron las prensas tucumanas de "La Razón". Se titulaba "Provincia de Tucumán. Serie de artículos descriptivos y noticiosos. Mandados a publicar por S.E. el Sr. Gobernador D. Federico Helguera". La edición tenía la curiosidad de llevar pegadas las célebres fotografías de Ángel Paganelli, primeras que documentaron el aspecto de la ciudad.
La obra ofrecía una "fisonomía física" de Tucumán, informaba sobre sus límites, división territorial, organización política y administrativa. Traía datos de población, descripción de la Capital y sus edificios principales, la instrucción pública, las industrias y producciones, etcétera. Era, dice Manuel Lizondo Borda, "más bien una geografía general de Tucumán, en el sentido usual y moderno del término".
Incluía interesantes textos descriptivo-literarios. Algunos eran del propio Granillo: "Reflexiones sobre el progreso de Tucumán", "Alto de las Salinas", "De la ciudad de Tucumán a La Reducción". Firmaban también el doctor Domingo Navarro Viola ("La Quebrada de Lules"); el teniente coronel Lucas Córdoba ("Tafí"); Vicente Alcalde Espejo ("Paseo a vuelo de pájaro"). Y se insertaba igualmente el magnífico artículo temprano de Paul Groussac, "Un paseo a San Javier".
Al año siguiente de esta edición, el doctor Granillo, junto con los doctores Benjamín Paz y Ángel M. Gordillo, firmaba un trabajo jurídico de verdadera trascendencia. Era el nuevo "Código de Procedimientos Civiles" que entró a regir al año siguiente. El trabajo llamaría ya entonces la atención de los estudiosos. Sin duda, cuando se ahonde en la Historia del Derecho en Tucumán, alguien tendrá que ocuparse detenidamente de este texto.
En 1872 se habían inaugurado, en el Colegio Nacional, los "Cursos libres de Derecho". Al igual que los otros distinguidos abogados que los dictaban, Granillo aspiraba a que la experiencia fuese preludio de una casa de estudios superiores. Por eso se puso a la tarea de redactar un texto para los alumnos.
Fue editado en 1873, también en la imprenta de "La Razón", con el título "Curso de Derecho Internacional Privado teniendo por base la doctrina de M. Foelix enriquecida con de otros autores y concordada con la lejislación argentina". En el prólogo, Granillo reproducía su discurso de apertura de los "Cursos libres". Dirigiéndose a los alumnos, les decía: "el Gobierno de la Nación tiene en vosotros fija su mirada, porque en vosotros se ensaya la futura Universidad del Norte, que responde a una necesidad sentida en esta parte de la República".
Como se sabe, en 1875 los cursos se convirtieron en una "Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas". Ésta aspiraba, decía la ley provincial que la creó, a ser el plantel de una futura Universidad. Era demasiado optimismo. La Facultad funcionó hasta 1882, año en que desapareció a causa de que el Gobierno Nacional se negó a apoyarla, mientras el Provincial no tuvo mejor actitud.
Granillo fue uno de los más entusiastas profesores de efímera institución. "Dictaba a sus alumnos de Derecho -recordaría Groussac- dos cursos doctrinales, uno de ellos sin remuneración alguna, sin más recompensa inmediata que el respeto creciente con que rodeaba su cátedra una parte selecta de la juventud".
Quienes fueron sus discípulos, también exaltarían esa actitud de desprendimiento. Silvano Bores lo llamó, en 1897, "un maestro que prodigó, cuando pocos pensaban, las enseñanzas de su intelecto y brillantez de su talento". Y el doctor Napoleón Vera evocó con emoción al "querido y respetado maestro, que escribía una obra sobre Derecho Internacional, mientras los estudiantes de Buenos Aires se veían obligados a recurrir a textos extranjeros".
El doctor Arsenio Granillo murió en la madrugada del 17 de agosto de 1875, a los cuarenta y tres años. La nota necrológica que publicó "La Razón" estaba firmada por Groussac. Hemos entresacado más arriba algunos de sus párrafos. En los finales, afirmaba que Granillo tenía talento: "poseía la facultad de ver las cosas con sus propios ojos y de comprenderlas; es decir, de descubrir sus leyes íntimas", esto unido "con la facultad de interpretarlas con potencia y originalidad".
En suma, "creía que la misión de la conciencia humana es guardar con valor y reserva el tesoro de convicciones adquiridas con el sudor de la frente y las lágrimas del corazón: no exigiendo de las acciones sino la rectitud, de las ideas sino la pureza, y de la conducta presente, sino el respeto de la conducta de ayer".
Fuente : Carlos Paez de la Torre. La Gaceta del 13-04-2014 
Granillo de la Colina, Arsenio (*) (I108019)
 
50022 Son los abuelos de Rufina de Garfías, esposa del prócer Miguel de Azcuénaga con el que dejó posteridad. Familia F12458
 
50023 Soprano. Barrientos López, María Alejandra (I683455)
 
50024 Soprano. Coll Casas, María Luisa (I690578)
 
50025 Sor María de Jesús de Córdoba y Ruiz de Llanos, monja en el convento cordobés de Santa Catalina de Sena. Las vísperas de profesar, el 12-I-1713, ante el Notario Juan López de Tapia, ella otorgó en Córdoba su testamento. Dispuso que el monto de su herencia paterna y materna, así como el que pudiera corresponderle en las sucesiones de otros deudos suyos, fuera aplicado, en "su tercia parte, para la festividad de la gloriosa Santa Rossa de Santa María, que selebra mi Convento", y con los respectivos réditos de los bienes hereditarios "se haga su fiesta o se apliquen para su adorno". Las otras dos partes de su heredad debían ir a poder de sus hermanos, en igualdad de condiciones, y de "María Ignacia de Córdoba, mi prima hermana, yja lexítima del Capitán Joseph de Córdoba, mi tío, y de doña Blanca de Figueroa". La escritura se protocolizó ante el nombrado Escribano, en presencia del Regidor y Alcalde ordinario Francisco de Molina Navarrete, y de los testigos Capitanes Pedro Pacheco de Mendoza, Juan Bracamonte, Andrés Ortiz del Valle e Ignacio Echeverría. Córdoba Ruiz de Llanos, Sor María de Jesús de (I26009)
 
50026 Sor Teresa de la Asinción. Monja. Ortiz de Rozas Ruiz, Ignacia (I13257)
 
50027 Sordo de nacimiento, sin descendencia. Fue enviado a Madrid a la academia de sordos mudos. En 1892 inicio sus estudios de pintura en la famosa academia de la "sociedad de estimulo de las bellas artes" dirigida por los profesores Reinaldo Giudice, Angel Della Valle y Ernesto de la Carcova. En 1902 acompaño a su padre a Chile, donde era diplomatico. Alli continua sus estudios en la academia nacional de Santiago. En 1904 viajo a estudiar a Francia. En 1911 conociendo que habia pintado en Europa usos y costumbres fue invitado a pintar en Tilcara. Queda atrapado por el lugar y decide radicarse.
El 30/6/1912 fundador y presidente de la asociacion de Sordomudos, pionera en America Latina. Fue presidente hasta 1942. En 1922 compra la casa de don Liborio Pereyra en Tilcara hoy convertida en "Museo regional de pintura J. A. Terry". En 1926 viajo a Paris visitando museos y pintando en su atellier en Montparnasse. Expone en la galeria Witcomb. En 1929 hace otro viaje a Paris. En 1952 miembro del congreso internacional de sordos mudos en Paris, Lieja y Madrid.
Tambien hay una fundacion con su nombre, dedicada a la promocion de la pintura que funciona en Reconquista 657 1er piso en el estudio C & C Beccar Varela. 
Terry Quirno, José Antonio Alejandro (I90248)
 
50028 Soria llegó a ocupar en 1792 la capitanía del puerto de Montevideo, y en 1801 la Comandancia Militar de dicha ciudad. Caballero de la Orden de San Hermenegildo. Soria Santa Cruz y Guzmán, Capitán de Fragata Fernando de (I651263)
 
50029 SOTELO de SCATTINI, María Elvira, q.e.p.d., falleció en Concordia, Entre Ríos, el 27-5-2018, c.a.s.r. y b.p. - Su esposo Edmundo P. Scattini; sus hijos Diego, María Laura, María Elvira y Javier, su hija política Kiki y nietos la despiden con un profundo dolor y ruegan una oración en su memoria por el eterno descanso de su alma. Sus restos fueron inhumados en el cementerio Parque Pinar del Campanario.
La Nación, 29.05.2018. 
Sotelo, María Elvira (I690622)
 
50030 Sotlera, sin sucesión. Murió a los 45 años en el Hospital de alienadas de Bs.As. Campos Campos, Sixta Elisa (I682575)
 
50031 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Beccar Varela Ibarguren, Alfonso María (I1)
 
50032 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Privatizar la información del propietario (I194795)
 
50033 St.Andrew's Westland Row, Dublin.
 
Familia F74225
 
50034 St.Anne's Clonskeagh, Dublin. Nelson MacCormack, Lady Elizabeth Oswaldina (I230215)
 
50035 STEGMANN, Susana. - Tus nietas y bisnietos te agradecen tanto amor. Bendiciones por tus 105 años, luz infinita.
La Nación, 27.12.2014 
Stegmann Buttner, Susana (I58372)
 
50036 Steiner becama a naturalised British subject when he established his own firm in 1836 and bought Hydburn House from the Peels, c. 1849. He also invited to England the Alsatian Accrington in 1843. Gatty improved the dyeing of Turkey red with garancine, for the manufacture of which Steiner took out a patent on 8 August 1843. He made "Gatty red" famous in Eastern markets. Finally, he discoverd the mineral khaki dyeing which he produced by using oxides of chromium and iron and which he patented on 20 Auguyst 1884.
https://www.genealogieonline.nl/en/west-europese-adel/I45693.php
The Census for 1861 showed a multicultural and cross-county household at Hyndburn House, Old Accrington. Head of the household was Frederick Steiner, 70, who had been born in France but was a turkey red dyer, printer and merchant employing 683 people. His French-born wife Emma, 54, did not work and they had a butler from Yorkshire, a footman from Staffordshire, a valet from France, a housekeeper from Westmorland, a ladies' maid from Somerset, a maidservant from Lancashire, two housemaids called Hannah Lamb and Sarah Veal from Yorkshire, another housemaid from Staffordshire and a kitchen maid who had been born in Germany.
Industriel, fondateur de la Manufacture Steiner et Cie à Manchester. Frédéric Steiner et son épouse Emma Beysser sont nés à Ribeauvillé. Frédéric Steiner a quitté sa ville natale vers 1818, voulait-il tenter une expérience professionnelle ou éviter des créanciers qui ne lui laissaient pas la liberté ? On ne le sait pas. Il est parti en Angleterre, à Accrington près de Manchester où il a développé une importante industrie textile. Inventeur d?une nouvelle méthode pour fabriquer le rouge turc (ou Andrinople), il a fait fortune. Très impliqué pour le bien de sa ville d?adoption, il y a laissé une forte empreinte. De nombreuses rues portent son nom ou celui de ses proches. La liste est impressionnante : Steiner Street, Steiner Lodge, Frederickstreet, Emma Street (sa fille Emma, mariée à un Hartmann), Lina Street, Countess Street (sa fille Caroline), Hartmann Street, Tremellen Street?.Un grand parc-le Gattypark- porte le nom d?un autre alsacien, associé de Steiner. Leur fille, Emma HARTMANN-STEINER était une des maîtresses du roi Edouard VII et est décédée à Nice vers 1919.
https://www.cercle-historique-ribeauville.com/fr/enfants-de-ribeauville-et-personnalites-marquantes.html 
Steiner Finck, Henry Frederik (I205407)
 
50037 Su abuelo materno, al testar en 1697, declaró ser su tutor y curador por muerte de sus padres y lo mejoró con la cuarta parte del tercio de sus bienes. Declaró, asimismo, que el rey de España "me hizo merced del hábito de la Caballería de Santiago o la que yo quisiera escoger de las tres Ordenes Militares" y que no habiendo podido armarse Caballero "pido y mego con todo rendimiento a la Católica y Real Majestad de Nuestro Rey se sirva de pasar la dicha merced en el dicho mi nieto Don Juan de la Palma Lobatón".
En 1713 recuperó una estancia situada en "el río que llaman de los Arrecifes", distante de la ciudad mas de treinta leguas, herencia de su abuelo materno, que se hallaba "a réditos pupilares" en poder de su tío y tutor Alonso del Pozo y Silva y lindaba con Antonio de Vergara, clérigo", y tierras despobladas. La estancia tenía un montéenlo de frutales y se hallaba poblada con ganados mayores y menores. El 7.7.1714 la vendió a Diego de Santana.
En enero de 1717 fue elegido regidor y poco después fue designado diputado para asistir al alférez real en la preparación de los festejos del día de San Martín, patrono de la ciudad, y especialmente en todo lo relacionado con "el cuidado y compostura de la Plaza para los días de toros" que serían tres: dos en honor del Santo y el tercero para celebrar el "feliz arribo" a Buenos Aires del gobernador Bruno Mauricio de Zabala. En diciembre, para buscar alivio a la gran epidemia que afligía a la población, fue nombrado para vigilar el estado general de la ciudad, debiendo evitar "todo cuanto pueda ser dañoso al bien común" y favoreciera la propagación de la peste, que ya había cobrado muchas víctimas. Y en 1719 intervino para que el gobernador levantara la prohibición de hacer vaquerías en la otra banda del río a los vecinos que tenían "repartimiento de cueros".
Conjuntamente con sus obligaciones de cabildante, se ocupada de la explotación de sus estancias y chacras. En enero de 1719 arrendó por diez años a Martín de Peredo una chacra en el pago de la costa, "como a dos leguas de la ciudad", que tenía un monte de frutales y otro de espinillos, una casa de paja maltratada, una atahona con veinte caballos mandos y "atahoneros", una carreta usada y "otros aperos". Juan reveló su interés en esta chacra al dejar sentado en la escritura que "en el caso de ser vendida ha de ser preferido como comprador".
En 1722 el Cabildo le confió la misión de llevar a la Banda Oriental un regalo para dos caciques minuanes y tratar con ellos la paz, procurando rescatar a dos españoles que mantenían como rehenes y le dio, a tales fines, amplia libertad "para que ajuste las capitulaciones que mas convengan".
En mayo de 1724, a causa de un pedido del teniente de gobernador, Juan fue sus pendido -ignoramos los motivos- en el ejercicio del cargo de regidor junto con un grupo de cabildantes. Seis años después - noviembre de 1730- Carlos III mandó restituirlos en sus cargos ocasión en la que fueron llamados y se les dio a todos, otra vez, "el lugar y aciento que les toca".
En 1731, al testar su tío y tutor Alonso del Pozo y Silva le donó "una estancia de media legua de frente al linde de Joseph de Hinojosa, río abajo -Arrecifes- por los muchos y buenos servicios que le debo y otras justas causas que me mueven".
Juan de la Palma fue un hombre distinguido, de juicio mesurado, cumplidor fiel de sus obligaciones de funcionario, delicado en el manejo de los dineros públicos y su voto como cabildante fue siempre decidido y franco, expresado con firmeza a favor de las causas que consideró justas o de interés públicas. Moderado en sus costumbres, conservador de las tradiciones de la ciudad y de los usos de su pueblo, las defendió con ahinco siempre que fue necesario. Dinámico y empeñoso, en diversas ocasiones se le confió la organización de las fiestas públicas, especialmente las que se celebraban para honrar a San Martín, patrono de la ciudad. Así en 1732, se le comisionó para que pidiera al gobernador "mande romper bando" para que los vecinos monten a caballo dicho día "para acompañar el Real Estandarte en el paseo acostumbrado", hábito que aparentemente iba cayendo en desuso. En otra ocasión se opuso a que los cabildantes quitaran de sus indumentarias las golillas "por de uso inmemorial". Otro día se quejo de no haber sido citado al acuerdo como correspondía, y a pesar de encontrarse en los por tales, se negó a entrar porque "no traía capa". Tanto se lo designaba para escribir las cartas al Rey como para ocupar el cargo de comisario cuando el Gobernador Salcedo, en 1734, hizo la primera división de la ciudad, encargando a estos funcionarios la confección de un plano y la colocación de los primeros carteles con los nombres de las calles porteñas. Atento a la seguridad de la ciudad y al manejo de sus fondos, pidió en septiembre de 1740 que se le informara "sobre los gastos demandados por las expediciones que se han hecho contra los indios infieles" que robaban ganado, asaltaban las estancias y llegan audazmente hasta las puertas de la ciudad.
En marzo de 1746 Juan compareció ante el escribano Camón y declaró que sus cinco hijas "se hallaban con el ánimo deliberado de entrarse religiosas en el Monasterio de Santa Catalina y Santa Rosa erigido en esta dicha ciudad... el día de Nuestra Señora de la Encamación del Hijo de Dios 25 del corriente..." y por tanto donaba "por vía de dote para su entrada al Monasterio y por cuenta de sus legítimas paterna y materna de cada una la casa de su morada" que lindaba con Dionisia de Asocar y Roberto de la Fontaine.
A mediados de 1749 comenzó a faltar a los acuerdos del Cabildo por su mala salud. El 14 de Junio testó ante el escribano Cabral y en tal ocasión dijo ser "regidor decano propietario desta ciudad, vecino della" y agregó que las casas de su morada eran de Juan de Lezica137. En 1751 su salud lo obligó a faltar a varios acuerdos y debido a ello en marzo se negó a aceptar la vara de fiel ejecutor y el Cabildo lo intimó para que así lo hiciera pues, según le informaron "se fue oy día de los portales de estas casas sano y bueno".
En 14 de junio de 1759 volvió a testar y dispuso que su cuerpo, ataviado con el hábito y cordón de San Francisco, fuera sepultado en "esta Santa Catedral declarando que soy hermano de la Cofradía y hermano del Glorioso San Pedro". Mencionó como bienes suyos la casa de su morada, cercada de pared, y una quinta en el ejido de la ciudad en la que tenía un homo de cocer material, varias casas y un monte de duraznos, todo cercado de tunas. Declaró también ser amo de ocho esclavos negros y haber criado una niña llamada María Isabel de la Rosa138. El acta del Cabildo del 27 de octubre de aquel año dice: "...respecto de aver fallecido don Juan de la Palma..." párrafo que nos induce a suponer que murió entre el 20 y el 26 de octubre de 1759. 
Palma Lobatón del Pozo Silva, Juan José de la (I20899)
 
50038 Su abuelo paterno fue Christopher Wentworth, y su abuela paterna fue Catharine Marbury, hermana del Reverendo Francis Marbury (1555?1611). El padre de William, por lo tanto, era primo hermano de Anne Hutchinson (née Marbury), (1591?1643), famosa teóloga y consejera espiritual británica, reconocida por causar revuelo con sus doctrinas sobre la fe y la tolerancia religiosa en una sociedad netamente puritana.  Wentworth, William (I190009)
 
50039 Su acta de bautismo (original quemado) en el Libro 11 folio 264. Padrinos: Félix Egusquiza y Francisca Viana de Rodríguez. Quintana Rodríguez, María Luisa (I12840)
 
50040 Su acta de bautismo (original quemado) estaba al Libro 15 folio 306. Padrinos: Julio A. Quintana y Atanasia Álzaga. Quintana Rodríguez, Elena Julia (I5715)
 
50041 Su acta de bautismo (original quemado) estaba al Libro 16 folio 104. Padrinos: Enrique Quintana y su esposa Mercedes Quintana de quintana. Quintana Rodríguez, Adela Mercedes (I2032)
 
50042 Su acta de bautismo (original quemado) estaba al Libro 20 folio 393. Padrinos: sus hermanos Eduardo y Susana Quintana. Quintana Rodríguez, María Eugenia (I80158)
 
50043 Su acta de bautismo (original quemado) estaba en el Libro 19 folio 230. Padrinos: sus hermanos Manuel Carlos Quintana y María Luisa Quintana. Quintana Rodríguez, Alfredo Luis (I601285)
 
50044 Su acta de defunción dice que murió "accidentalmente en la campaña, en Maipú". Su sucesión en el AGN, legajo 6470 Justo Rolón, Juan Bautista Rómulo (I81943)
 
50045 Su acta de defunción en la Catedral de Corrientes, libro de defunciones de los años 1836-1867 al folio 96. Vedoya Lagraña, María Josefa Petrona de (I25880)
 
50046 Su acta de defunción en la Iglesia de San Ignacio,decía que murió en su domicilio de la calle Moreno 69, de hemorragia cerebral. Viana de la Mora, Francisca Carlota (I4378)
 
50047 Su acta de defunción en la Iglesia San Ignacio de Buenos Aires, Libro 4 folio 302 (quemado el original) decía que murió de ataque cerebral a los tres meses de nacido Quintana Rodríguez, Adolfo Mario (I601284)
 
50048 Su acta de defunción en la iglesia San Nicolás de Bari dice que murió de "inflamación" a los 36 años. Astengo Caminati, Francisco (I19500)
 
50049 Su acta de defunción en la Iglesia San Nicolás de Bari. Rivadavia del Pino, Martín (I600956)
 
50050 Su acta de defunción figura N. N. párvulo su nombre es desconocido.  Maradona Villalba, N. N (I225970)
 
50051 Su acta de matrimonio dice hija de padres no conocidos.  Reinoso, María Leocadia (I84156)
 
50052 Su apellido aparece como Navarrini en su acta de matrimonio, y Navarrino en su acta de bautismo Navarrini Navarrini, Urbano Arturo (I146525)
 
50053 Su apellido aparece Ferau, Ferrau y Ferrand.  Feraud Arraéz, Eloísa (I607262)
 
50054 Su apellido original era Schlapacov, pero fue bautizada Lapacó en Migraciones. Lapacó, Valentina (I691759)
 
50055 Su apellido se escribe así y no "Lenhardtson". Lenhardson Silveyra, Juan Carlos (I62874)
 
50056 Su boda con Ferrer se registra en Libro de Matrim. Nstra. Sra. de la Asunción (Catedral) fs. 106 vta. - Fueron testigos de la boda: D Juan Bautista Ferrer (padre del novio) y Da. Damiana Figueroa (madre de la novia). Familia F216355
 
50057 Su carrera de funcionario se inició en 1962, como secretario de Comercio, Industria y Minería, por un breve lapso. Luego y durante casi una década, estuvo al frente de Vialidad de la Provincia, además de desempeñarse simultáneamente, y durante varios años, como presidente del Consejo Vial Federal. Su gestión fue responsable de obras camineras de gran trascendencia, en materia de apertura de nuevas rutas, de pavimentación de las existentes, de ejecución de importantes puentes y carreteras transversales, etc. La tarea -imposible de detallar en este espacio- se caracterizó por una visión estratégica de largo plazo.
Asimismo, en ese propósito impulsó con fuerza la especialización de los profesionales de su equipo. En otro orden, fue presidente del Jockey Club de Tucumán y miembro de las comisiones directivas del Automóvil Club Argentino y del Club Argentinos del Norte. Formó su cristiano hogar con Marta Terán, de quien enviudó hace ya varios años. Amigo fiel y generoso, dotado de profundas convicciones éticas, gozó del respeto general en nuestra comunidad.  
Chrestia Brown, Luis (I674740)
 
50058 Su casa natal todavía se encuentra en pie y esta ubicada en calle San Martín y Laprida de San Miguel de Tucumán, ochava N.E. Hace pocos años, se puso allí una placa de bronce recordativa, con una síntesis de su trayectoria, desapareciendo al poco tiempo. Egresó del Colegio Nacional de Tucumán como Bachiller en 1913. Obtuvo su título de Médico en la Universidad de Buenos Aires con el más alto promedio, en 1922. Fue presidente del Centro de Estudiantes de Medicina, enrolado en la reforma universitaria. En 1927, incorporado en el partido "Defensa Provincial Bandera Blanca" de D. Juan Luis Nougués, llegó a ser Concejal y luego Vicepresidente del Concejo Deliberante. El 9 de Abril de 1929, cuando renuncia Nougués como Intendente, para postularse a su reelección, Prebisch es elegido Intendente. Cumple dichas funciones hasta la reasunción de Nougués. Ese mismo día, Prebisch asume la Presidencia del Concejo. Poco después renuncia y es postulado como Rector de la Universidad Nacional de Tucumán, siendo elegido en la asamblea de 1929, sucediendo en este cargo al Ing. Alejandro Uslenghi, Rector interino por renuncia de su fundador, el doctor Juan B. Terán. Cumple dichas funciones hasta 1933. Fue reelegido Rector por segunda vez en 1937 hasta 1940. Logró la creación de la Escuela de Arquitectura, de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales; de Bioquímica y Farmacia; la carrera de Ingeniería Civil; la transformación del Departamento de Humanidades en la actual Facultad de Filosofía y Letras; y el Instituto de Medicina Regional, base para la creación de la actual Facultad de Medicina. En 1939 se desempeñaba como docente libre en la Escuela de Bioquímica y Farmacia. En el año 1942 fue director del diario tucumano La Unión (diario que duró sólo hasta el año 1944). En el año 1948, obtuvo su título de Médico Homeópata en la Asociación Homeopática Argentina. Se lo considera el iniciador y propulsor de la Homeopatía en Tucumán. También fue miembro de la Primera Comisión vitalicia Asesora de la Fundación Lillo. Actualmente, en su homenaje, llevan su nombre no sólo la Escuela Médica Homeopática de Tucumán, sino también un Centro Universitario de la U NT y una calle.  Prebisch Linares, Julio Faustino Segundo (I96583)
 
50059 Su cuñada Adriana le dedicó algunas líneas en sus Memorias (1910): "Era habitué a nuestras reuniones, Antonio Gianotti, joven italiano, que desde el primer momento se enamoró de mi hermana. Pidió su mano y aunque no de muy buena gana por parte de mi padre pues hubiera deseado para su hija un compatriota, le fue otorgada. Gianotti; era un real mozo, un completo caballero y uno de los comerciantes más fuertes de aquellas época. Se casó mi hermana a los 17 años." Gianotti Masochi, Antonio (I153180)
 
50060 Su desaparición constituye, para la filosofía argentina, en especial, y para la teoría del derecho y la lógica, una pérdida muy grave. Desde que sus ideas sobre los problemas de los sistemas normativos se divulgaron por el mundo científico, a partir de la década del 70, su obra ha tenido una repercusión grande y profunda. Quienes hemos sido sus amigos, sus colegas y sus asociados en tantas actividades desplegadas, desde los años 50, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, sabemos bien la importancia de su pérdida. Para estudiosos de la lógica, la filosofía y el derecho de otras latitudes, estas líneas pretenden destacar aspectos de la personalidad y de la obra de Alchourrón que explican la gravedad de una muerte prematura que lamentamos.
www.cervantesvirtual.com/descargaPdf/carlos-e-alchourrn-19311996-0 
Alchourron Ciaño, Carlos Eduardo (I196053)
 
50061 Su descendencia prolonga el Marquesado de Legarda. Familia F23602
 
50062 Su descendencia se prolonga en el reino danés; como aquí en la Argentina, a través de los Ziegner Uriburu Peró, Dedyn Ziegner Peró, Miguens Laboulage Dedyn Ziegner, Llosa de la Serna Dedyn Ziegner, etc. etc..
Créase o no en fenómenos sobrenaturales, los sueños traen, a veces, indicios premonitorios, revelaciones más o menos sibilinas, y nos comunican misteriosamente con el espíritu de algún muerto. El 24-VI-1931, Flora Uriburu, desde la población de Orholm en Lingby, Suecia meridional, le escribió a su hermano: “Mi querido Pepe … Te sigo por los diarios, léo tus lindos discursos y arengas y todo tu buen proceder, y me acuerdo de mi mamá y de la cobardía que he tenido de no acabar de oirla hablarme por el susto que tuve. Quizá te haga reir el sueño que tuve un mes antes de la revolución, del que hasta ahora estoy desconsolada. La voz que me llamaba del cuarto inmediato al mío, que es de baño y estaba oscuro, la reconocí que era mi mamá, y la convidé a entrar al mío, que había luz y me preparaba a acostarme. Como no viniese, fuí yo en su busca, y me dice: ‘Flora, vengo a decirte un gran secreto’. En cuanto oí secreto, me desperté de susto, que me dura hasta ahora; y el día que salió la noticia de la revolución en los diarios de aquí, yo estaba aturdida de leer tu nombre y pensar en el sueño de pocos días antes. Nunca he creído en sueños, ni cosa por el estilo, pero de este no puedo deshacerme, y con vergüenza de haberme hecho tan cobarde”.
por Carlos Ibarguren 
Uriburu Uriburu, Flora (I35169)
 
50063 Su epitafio dice: Aquí yace (...) Matrona de Ilustre Cuna, de pronto afable y liberal carácter, de generosidad inagotable, de virtud ejemplar. Hija piadosa hasta la abnegación , esposa fidelísima aun en la viudez. No tuvo hermanos; fuéronlo para ella todos los albacetenses. Dejó una sola hija. Amó como madre a todos los desgraciados (...)". Arce Lara, María Joaquina (I625348)
 
50064 Su esposa aparece como Amalia Sánchez Boado de Benítez en el Boletín de Comunicaciones Nº150, Año II, 05 Jan 1951, de la Dirección General de Personal del Ministerio de Educación de la Nación. Benítez (I134008)
 
50065 Su esposa ya era viuda en el Censo de 1869. Incháurregui Ruiz de Gaona, Manuel María José (I104665)
 
50066 Su esposa ya era viuda en el Censo de 1895. Martín Piella, Bartolomé de la Cruz (I142029)
 
50067 Su esposa ya era viuda en el censo de ese año. White Allen, Allen (I85594)
 
50068 Su familia era originaria de Giustenice, provincia de Savona (Liguria, Italia) y fue hijo de Domingo Serrato y María Bergeróo.? Asistió a la escuela "Elbio Fernández" fundada por José Pedro Varela para luego recibirse en la Universidad de Agrimensor en 1888.1? Luego estudió ingeniería en la Universidad de la República y se graduó en 1892, siendo uno de los tres primeros ingenieros en recibirse. Ejerció como Catedrático y profesor de Matemáticas en la Enseñanza Secundaria y en niveles superiores. Estaba casado con Josefina Perey.

Actividad política

Colorado batllista, fue diputado, ministro de Fomento en 1913, de Hacienda entre 1904 y 1906, de Interior en 1911 y de Exteriores entre 1943 y 1945.

En 1923 fue electo presidente de la República para el período 1923-1927. Negoció un tratado de límites con Argentina, instituyó la Corte Electoral, inauguró el Palacio Legislativo, creó las cajas de Jubilaciones, Pensiones Civiles y de Jubilaciones y Pensiones de Empleados de Banco.

Fue el primer presidente de Uruguay elegido por voto universal, mecanismo previsto en la Constitución de 1918.

Integró además el Consejo de Estado de 1942, encargado de redactar la Constitución de 1942. 
Serrato, José (*) (I50602)
 
50069 Su filiación respecto a sus padres, consta en su carta de dote. Noboa Feyjoó de Castro Sotomayor, Diego de (*) (I643087)
 
50070 Su hermana Bárbara falleció a temprana edad.  Poliche de la Vega, Barbarita (I138841)
 
50071 Su hermano Jean Ihurenbehere, heredero de Meringoarenia, de Urrugne, fallecio el 28 sep 1756 en Inglaterra, donde
fué llevado prisionero estando en viaje de pesca de la ballena. 
Hiurenbehere, Jeanne (I93676)
 
50072 Su hijo Ramón María, nació el 31 de agosto de 1813 y bautizado el 8 de septiembre de ese mismo sño,como hijo legítimo de sus padres.  Familia F27527
 
50073 Su hijo, el escritor Raúl Montero Bustamante, lo recordaba de la siguiente forma: "Mi madre cultivaba entretanto, con exquisito tacto, mi sensibilidad, formaba mi conciencia religiosa, me saturaba de tradiciones y recuerdos, y me iniciaba en el conocimiento de los poetas románticos entonces en boga. Mi padre, a su vez, en animados relatos, me hacía vivir en la época romántica que él había alcanzado, me hablaba de los personajes que había conocido y me daba nociones de latín, haciéndome repetir de memoria y traducir los trozos selectos de prosa y poesía que él recitaba en forma muy personal. Fue también él quien me inició en el conocimiento de las lenguas francesa e inglesa y me reveló el mundo inefable de la música, arte que él cultivaba dentro de la escuela de Gotschalck, que había sido su amigo y maestro".  Montero Wentuises, José (I101321)
 
50074 Su ingreso en el Colegio Militar se produjo el 1º de abril de 1915. Tres años después se graduó de subteniente del arma de Infantería y fue destinado al Regimiento de Infantería 10, de Gualeguaychú, ciudad en la que conoció a su esposa.
Entre 1918 y 1949, cuando se retiró como comandante interino de la Región Militar Buenos Aires, cumplió funciones en el Ejército y en otros puestos de la función pública.
Como militar estuvo destinado en la Escuela de Infantería, en la Inspección General del Ejército, en la Dirección General de Institutos Militares, fue jefe del Batallón del Colegio Militar de la Nación, comandante del Regimiento de Infantería 13 de Córdoba, jefe de Infantería de la III División del Ejército y director del Liceo Militar San Martín.
En 1943 fue designado por el Gobierno Nacional presidente del Consejo para la Reconstrucción de San Juan, debido a que la provincia se vio afectada por un terremoto.
En 1945 fue nombrado interventor en Salta. Al año siguiente se desempeñó como intendente de la ciudad bonaerense de Avellaneda y diez años después, en 1956, como ministro de Gobierno de Córdoba.
www.lanacion.com.ar 
Escalada Bruchi, Coronel Ángel Washington (I636126)
 
50075 Su libreta militar dice que hizo "il militare" en el 5º Reggimento Alpino en el Battaglione Fenestrelle en el Moncenisio (Piemonte) como Caporale. Bernardo era un hombre preparado y muy culto que se desempeñó en el área de las grandes construcciones en la empresa inglesa de ferrocarriles Sir John Jackson Ltd y en sus registros figura como el "Ingeniero" Sonzini como equivalencia de algún título que traería de su tierra. Fue socio del magnate del cemento Luciano Fortabat (Loma Negra) en la fundación del Banco de Azul, donde pierde tras su quiebra muchísimo dinero que traía de Italia dado por su padre Pompeo que a su vez lo había heredado de Giacomo (el personaje de Vicenza considerado como "un ricco" que le dejó todo desde Viena a su único hijo vivo Italiano).
 
Sonzini Scazzini, Bernardo Santiago (I156604)
 
50076 Su linaje hidalgo provenía desde la época de los Reyes Católicos. Se le dio sepultura en el Hospital de Hombres, por haber sido un benefactor de la casa. Años después se llevaron al Cementerio de la Recoleta. Santa Coloma Sollano, Gaspar de (I52058)
 
50077 Su madre figura en su partida de bautismo como "Carolina Grant". Martínez Estrada, Carlos (I146080)
 
50078 Su madre, al testar en 1695, dice que "la crió a sus pechos" una mulata llamada Mariana. Quedó huérfana a los dos años de edad y fue su tutor su abuelo materno. Fue dotada generosamente el 28.9.1712 con esclavos, casa para su vivienda, una chacra, ajuar y muebles. La casa aludida fue una de las principales de la ciudad. Su frente daba sobre la plaza principal -Plaza de Mayo- y lindaba con Juan Guerrero de Escalona Juan Pacheco de Santa Cruz156 y los Deanes de la Catedral, es decir el lugar ocupado actualmente por la Intendencia Municipal. Eran las casas que ocupó Luis de Aresti y luego heredó Juan del Pozo y Silva. La casa se componía de seis cuartos cubiertos de tejas, cocina, pozo de balde corriente y "demás oficinas". El sitio se hallaba cercado con tapias altas. La dote incluía, además, dos negros esclavos, una chacra en el pago de Monte Grande -San Isidro- y una cuadra despoblada en el Alto de San Pedro, "saliendo hacía el campo". El censo de 1744 dice que la casa se hallaba situada "en la calle de la Compañía, casi esquina de la de las Torres". Allí vivía Ana aquel año acompañada de Santiago e Isabel de Saavedra, la negra Mariana que la crió y seis esclavos mas. Palma Lobatón del Pozo Silva, Ana de la (I65756)
 
50079 Su madre, en el testamento de 1762, la mejoró con el tercio del remanente de sus bienes. Falleció soltera. Aramburu Ruiz de Ocaña, Constantina Gregoria de (I40628)
 
50080 Su madrina de bautismo fue Rosa González Delgado de Sáenz Peña Villar Sáenz Peña, Elena (I610042)
 
50081 Su muerte tuvo lugar el 17-02-1834 anotándose su defunción en la Basílica de San José de Flores (Libro 2 Defunciones folio 210).
 
Melián Correa, Catalina María Marcelina (I8787)
 
50082 Su nacimiento aparece registrado en el tercer trimestre de 1842 en el distrito de West Derby (que incluye a la ciudad de Liverpool), Lancashire, vol. 10 pág. 831 (FreeBMD.org.uk). Marsden Woodward, William Ellis (I692451)
 
50083 Su nacimiento fue registrado en el distrito de West Derby el primer trimestre de 1845, vol. 20, pág. 950. Marsden Woodward, Eliza Annie (I692470)
 
50084 Su nacimiento fue registrado en el distrito de West Derby el primer trimestre de 1850, vol. 20, pág. 978. Marsden Woodward, David Rupert (I142434)
 
50085 Su nieto Jorge Pirán Balcarce recuerda varias anécdotas que le contaba su abuela materna, a quien recuerda con particular cariño: "Cuando se casó mi bisabuelo Guillermo Tomkinson Alvear con mi bisabuela, Virginia de Alvear de Tomkison le regaló la medalla que le había dado el gobierno argentino a su padre por la baltalla de Ituzaingó (1827), medalla con la que mi abuela y su hermano jugaban de chicos. Al crearse el Museo Histórico Nacional de Parque Lezama, el fundador Carranza pide a las familias patricias que donen objetos de valor histórico; allí Marcelino Ugarte, presidente del partido Conservador y gobernador de la Provincia de Buenos Aires le pide a su cuñado Guillermo Tomkinson de Alvear la medalla para entregarla al museo y así sucedió. Al día siguiente el diario La Prensa, opositor a Ugarte, en primera página publica FRAUDE, decía que nunca el gobierno argentino había dado esa medalla: acto seguido mi abuela Tomkinson y su prima Malena Tomkinson Temperley de Pera, para que no se rían de su familia, quemaron en la cocina económica de la casa, el contenido de un baúl entero de cartas del general Alvear. La casa era en origen la de él, que había dejado a su hija soltera con la que vivía antes de partir a EE.UU., la cocina se puso color cereza decía mi abuela de tanto papel quemándose". Tomkinson de Alvear Arteaga, María Virginia (I30606)
 
50086 Su nobleza por oficios honoríficos  Calcerén Jodar, Domingo José (I161374)
 
50087 Su nombre artístico es "Don Dean". Llegó a la Argentina en los años 30. Conoció a su futura esposa, contrajo enlace y se radicó en el país, dirigiendo una gran orquesta que animaba los bailes en los salones más lujosos. Su tema característico fue "Bailando en el Alvear".  McCluskey, Donald (I45613)
 
50088 Su nombre completo era Luis Zenón José del Carmen, y nació en Tucumán el 3 de septiembre de 1849. Era el hijo mayor de don Zenón Santillán Silva y de doña Mercedes Martínez Muñecas. Su vieja familia se vinculaba con los comienzos de la patria. Don Zenón se complacía en recordar, en 1898, que ?Belgrano fue íntimo amigo de mi abuelo paterno y mi abuelo materno actuó en el Ejército a sus órdenes, habiendo asistido como capitán a la batalla de La Ciudadela?. En cuanto a su madre, era sobrina carnal del famoso cura patriota Ildefonso de las Muñecas.

Finca con lecturas

No se sabe dónde estudió. Pero sus escritos, de estilo intencionado y redacción impecable, muestran que poseía una bien cimentada cultura. Se dedicó desde joven a atender su gran finca ?Las Muñecas?, al oeste de la ciudad: casi 600 hectáreas, en gran parte plantadas con caña. Era una herencia materna, que acrecentó con posteriores compras y legados. Llegó a constituir un gran fundo, denominado ?Aldea Santillán?, en la parte norte, mientras el resto se conocía como ?Finca Muñecas? o ?Quinta Muñecas?. Poseía también otra finca, en el colindante Cebil Redondo.

En la ?sala? de la ?Finca Muñecas?, don Zenón había formado una nutrida biblioteca, que satisfacía sus fervores de lector. En 1873 empezó a aparecer en público. Administró el periódico local ?La Razón?; fue presidente de la Asociación Literaria de Tucumán (que precedió en ocho años a la Sociedad Sarmiento y que contaba con biblioteca); fue redactor del periódico ?El Pueblo? e Inspector de Escuelas, por ejemplo.

Milicia y diputaciones

Corría 1879 cuando lo designaron secretario de la Municipalidad de Tucumán. Desde ese cargo, compiló y editó un sumamente útil ?Digesto de Ordenanzas, Reglamentos y Acuerdos?, en 1880. Al frente de un batallón de la Guardia Nacional, partió ese año a Buenos Aires, para apoyar al presidente Nicolás Avellaneda contra la revolución porteñista de Carlos Tejedor. Fue durante esa estadía que se dio el gusto de conocer a su admirado comprovinciano Juan Bautista Alberdi. Lo visitó en la casa de los Borbón, sobre la ?calle ancha? de la Recoleta.

Poco después, Tucumán lo eligió diputado al Congreso de la Nación, para un período que terminó en 1882, mientras era diputado a la Legislatura por Burruyacu, en una doble condición entonces permitida. En 1883 volvió al periodismo, como director y redactor de ?La Razón?, y al año siguiente era reelegido diputado al Congreso.

En el periodismo

Al estallar, en los últimos días de 1886, la epidemia de cólera de Tucumán, en la casa de Santillán y bajo su presidencia, se constituyó la Sociedad Protectora de Huérfanos y Desvalidos. Estaba dedicada a amparar a quienes el flagelo dejaba sin familia y sin techo. Por esa época fue elegido diputado por Monteros, y desempeñó la gerencia de la sucursal del Banco Hipotecario Nacional. A la vez, colaboraba en ?Tucumán Literario?, publicación de la Sociedad Sarmiento. También condujo por un tiempo el prestigioso Club Social.

Al promediar 1890, fundó el vespertino ?Gil Blas?. Allí, en columnas firmadas que alternaban con las notas políticas, se desplegó la rica pasta de escritor de Santillán. Varios años después llegó a componer una novela, ?Clamores de un cañero?, que se publicó en folletín en el diario ?La Provincia?.

Cuando se fundó en 1894 el Partido Provincial, don Zenón presidió la comisión ejecutiva de esa agrupación. Ella llevaría sucesivamente al gobierno, a los progresistas Benjamín Aráoz, Lucas Córdoba, Próspero Mena y otra vez Lucas Córdoba. Volvió a la Legislatura en 1895, como senador por la Capital, y luego pasó a presidir el Concejo Deliberante de la ciudad.

El intendente

El 17 de agosto de 1896, Zenón J. Santillán fue elegido intendente municipal de Tucumán. Se iniciaba así una trascendente etapa de su vida. Junto con don José Padilla (quien manejó la Comuna de 1887 a 1890), quedaría en la historia de la ciudad como uno de sus grandes jefes.

De entrada encaró la renovación y extensión del empedrado, triplicando el número de los contratistas. Sancionó una moderna y completa ?Ordenanza de Edificación?, y proyectó la plaza San Martín, además de reconstruir totalmente la plaza Urquiza y dotarla de un lago. Prohibió instalar puestos de abasto fuera del mercado, y empezó a construir un gran crematorio de basura, para impedir que los residuos se usaran como insalubre relleno de callejones o de zanjas.

Abrió numerosas calles, a pesar de las protestas de los afectados. Resolvió que la Municipalidad construiría por administración el Mercado del Sur, que edificó e inauguró a toda velocidad. Fundó el Banco Municipal de Préstamos, para terminar con las operaciones usurarias de empeño a las que se veía forzada la gente de escasos recursos. Creó la Escuela de Parteras en el Hospital Mixto (hoy Padilla), al que equipó con un moderno quirófano. También fundó la Asistencia Pública.

El Hospital de Mujeres

En 1898, fue reelegido intendente. Dio comienzo entonces a la construcción de un gran centro sanitario: el Hospital de Mujeres. Logró que la sociedad propietaria del Teatro Belgrano (único de la ciudad de entonces) cediera el coliseo a la Municipalidad por seis años: procedió a reconstruirlo totalmente y lo inauguró con la compañía de María Guerrero. Puso en marcha la Estación de Desinfección en el Hospital Mixto, con elementos comprados en Europa, e inició la pavimentación de la ciudad con adoquines de madera.

Las realizaciones de su gestión hicieron que, en 1900, fuera reelegido intendente de Tucumán para un tercer mandato. El 9 de julio inauguró con bombos y platillos el Hospital de Mujeres ?San Miguel?. Años después, con toda justicia, sería bautizado Hospital ?Zenón J. Santillán?, y prestaría valiosos servicios a la salud tucumana durante más de seis décadas. Abrió la avenida Mate de Luna hasta el Camino del Perú, y promulgó una batería de ordenanzas básicas para ordenar el municipio. La demora en el tendido de las cañerías de agua corriente le impidió concretar su obsesión por dotar de cloacas a la ciudad. Pero logró que el ingeniero Georges Mac Farlane sometiera el ambicioso proyecto respectivo al Concejo Deliberante.

Últimos años

Sin dar razones, en diciembre de 1901 don Zenón presentó su renuncia indeclinable a la intendencia, luego de haber realizado una gestión de indiscutible magnitud. Al año siguiente, fue elegido senador al Congreso de la Nación, hasta abril de 1904, para completar el período de don Lucas Córdoba. A fines de ese año, lo designaron presidente del directorio del Banco de la Provincia de Tucumán. Fue reelegido en 1907. Volvió poco después al Congreso de la Nación, como diputado por Tucumán.

No alcanzó a desempeñar tres meses su mandato. En un viaje a Tucumán, cayó enfermo de fiebre tifoidea. Su gran amigo, el doctor Carlos Vera, no pudo arrancarlo de los brazos de la muerte. Don Zenón J. Santillán dejó de existir en su casa de calle Las Heras, hoy San Martín, número 224, a las siete y media de la tarde del 4 de agosto de 1910. Tenía 60 años.

Para cosas elevadas

Al despedir sus restos, el doctor Julio López Mañán habló en nombre de la Cámara de Diputados de la Nación. Dijo que ?Santillán fue un hombre útil en la acepción democrática de la palabra, porque tuvo la virtud de conciliar en terrenos discretos la preocupación de los intereses públicos ?a cuyo servicio marcara una larga y varia carrera- con los quehaceres privados, que absorben en nuestro país tanta suma de actividad inteligente y eficaz, a la obligación republicana de servir al Estado. Es que tenía lo que salva una vida de la nivelación aplastadora del olvido: los sentimientos de idealidad, el anhelo y el impulso para las cosas elevadas?. 
Santillán Martínez, Luis Zenón José (I97414)
 
50089 Su nombre completo es Valentín Juan Nepomuceno Chenaut Chenaut Iturralde, Juan Nepomuceno (I505811)
 
50090 Su nombre de bautismo fue Antonio Humberto, fueron sus padrinos D. Evaristo Augier y Da. Antonia Marañón, cónyuges.  Gordillo Augier, Humberto Antonio (I152737)
 
50091 Su nombre de bautismo fue Maximiano María Antonio Miguel, hijo de Horacio Valdés Ortúzar y Blanca Subercaseaux Errázuriz. Tuvo por hermanos a María, Margarita, Blanca y Gabriel, éste último un destacado político chileno. Realizó sus estudios primarios en el Colegio San Ignacio, en su ciudad natal. A los 17 años viajó con sus padres a Europa, donde siente el llamado de Dios.
En Roma discierne y decide ingresar al Seminario Pío Latinoamericano. Recibe el grado de doctor en filosofía en la Pontificia Universidad Gregoriana en 1929. Al año siguiente, influenciado por la espiritualidad de San Francisco de Asís, decide ingresar a la orden de los Hermanos Menores Capuchinos en Baviera en el año 1930. Recibe la formación franciscana - capuchina en Alemania e Italia. Obtiene varios títulos como fruto de sus estudios en el ámbito de la teología y es ordenado sacerdote en Venecia el año 1934.
En 1935 se le envía de regreso a Chile para servir en el Vicariato Apostólico de la Araucanía (hoy Diócesis de Villarrica), como misionero. Primeramente se desempeña como formador y profesor de filosofía en el Seminario Mayor de San Fidel, en San José de la Mariquina, para luego ser designado vicario cooperador en la parroquia de Boroa y director espiritual de la congregación de las hermanas catequistas de Boroa.
Fue párroco y misionero en Pucón entre los años 1943 - 1956. Su persona y forma de ser impresionan a mucha gente que, al verlo recorrer a pie largas distancias por llanos y cordilleras, sienten la presencia y el amor de Cristo vivo y actuante entre ellos. Durante su apostolado destaca la cercanía que establece con el pueblo mapuche.
Inició muchas obras en beneficio del pueblo y la iglesia de Pucón: el Hospital San Francisco (1947), el monasterio Santa Clara de las hermanas clarisas capuchinas, la Gruta en la península de Pucón, capillas en Caburgua, Huife y Curarrehue; el Cristo de Antumalal, ubicado a la entrada de Pucón y el Cristo del Tromen, ubicado el Paso Internacional Mamuil Malal (Curarrehue), en la frontera entre Chile y Argentina, como signo y garantía de paz entre los dos pueblos.
Según el testimonio de la gente que lo conoció, la pobreza, la austeridad, la oración, la paz, la humildad y el amor a los más pobres eran sus grandes pasiones.
Las numerosas piezas artísticas que él pinta y talla, testimonian su sentido artístico y su profunda admiración hacia Cristo crucificado, y además sirven para financiar sus numerosas obras.
A fines de 1955 el papa Pío XII crea la Diócesis de Osorno, nombrando a fray Francisco como obispo de ésta, encomendándole la labor de organizarla. Su lema episcopal expresa todo su amor, entrega e intimidad para con Dios; lo que conlleva, a su vez, una gran entrega al servicio de la Iglesia: ?Señor, tú sabes que te quiero?. (Jn. 21,17)
Con amor, obediencia y fe se entrega a esa misión, buscando religiosos y religiosas para la atención de la diócesis, creando parroquias y establecimientos educacionales. Desde 1962 a 1965 participó en las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II. En 1977 inaugura la Catedral de Osorno, junto a la compañía de numerosos obispos chilenos (la anterior catedral había caído durante el terremoto de Valdivia en 1960).
A los dos meses de celebrar su jubileo de 25 años de episcopado, su salud se deteriora y se le detecta un cáncer gástrico que fue declarado incurable. Monseñor Valdés pide pasar sus últimos días con sus hermanos capuchinos en la Araucanía, donde había iniciado su trabajo misionero.
Uno de los hechos más impresionantes de su muerte, fue su entrega total y absoluta en las manos de Dios; la que se hace realidad el 4 de enero de 1982 en el Hospital San Francisco de Pucón. En el momento de su muerte manifestó:
?Ofrezco mi vida por el Papa, por la iglesia, por la diócesis de Osorno, por los pobres, por la paz entre Chile y Argentina (en aquél tiempo en medio de un conflicto limítrofe), y por el triunfo del amor?.
Sus restos reposan en la cripta de la catedral de Osorno. En 1992 se inició su proceso de beatificación, y fue declarado Venerable en 1998 por SS. Juan Pablo II. El Papa Francisco autorizó la publicación del decreto por el que se reconoce que vivió las virtudes de modo heróico, el 8 de noviembre de 2014.
 
Valdéz Subercaseaux, Venerable Francisco María (I120220)
 
50092 Su nombre de bautizo era Iraída. Lo cambio por Serafina al profesar religiosa en la Congregación de las Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, fundadas en 1878 por la beata María del Tránsito Cabanillas, con quien colaboró en la fundación. Había enviudado en febrero de 1879 Garzón Vázquez de Maceda, Iraída (Sor Serafina) (I89503)
 
50093 Su nombre figura en una memoria familiar escrita por Jorge Humberto Argañarás Luque. Argañaraz Malbrán, Arquelao (I61281)
 
50094 Su nombre figura entre los fundadores de La Rioja y en su testamento se nombra como "conquistador, vecino feudatario de esta ciudad de Todos Santos de la Nueva Rioja". Pedro de Maidana era encomendero de Motimogasta desde 1591 y en 1608 obtuvo una merced en Valle Viejo. Maidana, Pedro de (I103491)
 
50095 Su nombre segun acta de bautismo es José Antonio Néstor, sus padrinos fueron Bernardo Iturraspe y Mercedes Iturraspe, el Cura que firma es Genaro C. Silva. Iriondo Iturraspe, José Néstor (I100458)
 
50096 Su nombre y apellido se desprende del acta de matrimonio de su hijo Adolfo. Mercadal, Juana (I21319)
 
50097 Su nombre: Mario Aníbal del Carmen López Osornio, quien si bien con acierto es considerado un hijo de Chascomús, había nacido en Buenos Aires, en el hogar de Dalmira Bordeu y Silverio López de Osornio, un 6 de septiembre de 1898, entroncando por línea paterna con el célebre Don Clemente López Osornio, aquel que en tiempos lejanos se aventuró a poblar en tierras por las que aún señoraban los naturales del suelo, en cuyas lides murió; y por rama materna su ascendencia lo vincula a Don Vicente Casco, criollo de origen paraguayo, y nombre muy íntimamente vinculado a Chascomús desde las primeras décadas del Siglo 19, también como poblador de estancias.
Huérfano de padre antes de los dos años, su madre, junto a sus nueve hijos se radicó en la casa paterna de Chascomús, el inmenso solar frente a la Plaza Independencia que es actualmente sede del Instituto Historiográfico.
Cursados los estudios primarios en su ciudad, realizó los secundarios en Dolores y Buenos Aires, donde posteriormente obtuvo la graduación en odontología, y ya con el título bajo el brazo retornó al pago de sus mayores, sitio donde elaboró una amplia obra repartida en diecinueve títulos publicados, heterogénea en los aspectos literarios (cuento, novela ?histórica y de ficción-, teatro, investigación, recopilación, ensayo...), pero homogénea al comprobarse que desde cada uno de sus trabajos apuntó al rescate de la cultura popular, esa que suele dar la identidad de un pueblo pero pasa desapercibida para los cenáculos.
Sus tres primeras obras lo convierten en un caso casi único y pionero, como que de su observación nacen ?Trenzas Gauchas? (1934), ?El Cuarto de las Sogas? (1935) y ?Al Tranco? (1938), tres libros que encierran los mil y un secretos de los trabajos en cuero -tema nunca desarrollado hasta entonces-, como ser: trenzas, botones, nudos, revestidos, sortijas, pasadores, costuras, remates, ingeriduras y ataduras; explicando con la palabra escrita y una adecuada representación gráfica, todas o casi todas las variantes, ya que el oficio de soguero es trabajo de creación, y entonces de esas privilegiadas manos artesanas continúan naciendo variantes y nuevos trabajos. Sin lugar a dudas, la tarea emprendida por el autor es de un valor incalculable, y si bien puede reconocerse algún esbozo anterior, es íntegramente suyo el mérito de haber difundido los secretos de los trabajos en cuero en forma amplia, ya que siempre la enseñanza había estado limitada a la transmisión ?maestro-aprendiz?. A tal punto la importancia de estos libros, que en la actualidad son muchos los buenos sogueros que han consultado o consultan esas sabias páginas.
El éxito de estas obras hizo que reunidas en un solo volumen, se reeditaran en 1943 bajo el genérico título de ?Trenzas Gauchas?, libro que ha superado las seis ediciones.
Su debut como autor es acompañado por el éxito, como que sus libros sobre trenzas y otros trabajos en sogas recibieron el ?Premio Regional de la Comisión de Cultura? en 1936 y 1939, y no sería éste su único lauro literario, como que repite el mismo en el año 1940, esta vez con ?Monografía sobre el lazo?, libro publicado el año anterior.
En el terreno del cuento dos son las obras publicadas: ?Albardones? (1937) de muy buena acogida, y ?Cuentos de Ayer? (1949); en el campo de la investigación, a más de la monografía ya mencionada, escribió ?Las Boleadoras? (1941), ?Esgrima Criolla? (1942) y ?Viviendas en la Pampa? (1944), obras en las que intenta desentrañar los secretos de los temas tratados. En la novelística si bien son cuatro los trabajos editados, podemos hacer dos subgrupos: la novela costumbrista, con ?Punta de Rieles? (1946) y ?Amansados? (1951 - póstumo), y la biografía novelada, con ?Un Poblador de Monsalvo? (1939), en la que trata la vida de Don
Vicente Casco, y ?Don Clemente López (El Abuelo de Rosas)? (1950), sobre Don Clemente López de Osornio.
Encara el aspecto arqueológico con ?Paraderos Querandíes? (1942) y el histórico con ?Fundación del Pueblo de General Lamadrid? (folleto -1942); en dramas, ?Mamaitá? (1941) y ?Teatro de Títeres? (1942).
Y hemos dejado para el final la tarea de recopilación que refleja en ?Oro Nativo? (1944) y ?Habla Gauchesca? (1945).
El primero está dividido en tres partes: diversiones, poesía popular y antología del payador; y el segundo es en realidad una conferencia que pronunciara en oportunidad de ser invitado a disertar por la Asociación del Profesorado con el auspicio de la Asociación Argentina de Estudios Lingüísticos; sin dudas es un estudio de filología (ciencia del lenguaje), sobre la forma de expresión de nuestro hombre de campo, obra fundamental para aquellos que pretenden escribir reflejando el modo gaucho.
López Osornio, más allá de desempeñarse en los quehaceres de su profesión, ocupó también cargos públicos, como que en 1929 fue designado Juez de Paz; por dos veces integra el Consejo Escolar de Chascomús -la primera de ellas en 1928- e incluso lo preside; fue Cónsul de Primera Clase en el Ministerio de Relaciones Exteriores, época ésta en la que reúne información sobre las Islas Malvinas, con cuyo material proyectaba un libro que no llegó a publicar.
Colaboró con la Comisión Pro Centenario de la Revolución de los Libres del Sur y con la fundación del Museo Pampeano del que fue su primer secretario, como también fue director de la Biblioteca Popular ?Sarmiento? desde 1937 hasta su fallecimiento.
Fue socio y/o colaborador de la Asociación Argentina de Estudios Históricos, del Dpto. de Folklore del Inst. de Cooperación Universitaria de Buenos Aires, del Inst. de Historia, Lingüística y Folklore de la Universidad de Tucumán, de la Asociación Folklórica Argentina... y esto no es todo.
Casado con Delia Pereyra, conformó un hogar con tres hijos: Mario Sila, César Silverio y Sergio Aníbal.
Recién sumaba 52 años cuando el 12 de septiembre de 1950, el corazón se le empacó sin darle explicaciones... justo a él, que tantas cosas recopiló tratando de explicarlas para que no las trague el olvido, y aún hoy, dos libros al menos permanecen inéditos: ?De Tierra Pampa?, segunda parte de ?Oro Nativo? y el ya citado sobre las Malvinas.
Con los pies firmes sobre el pago chico, y hurgando en la memoria del término, vivió sembrando aportes para mejorar el cimiento del pago grande que es la Patria.
A 110 años de su natalicio y 58 de su muerte valga la evocación.
¡Gracias, muchas gracias Don Mario López Osornio!
http://carlosraulrisso-escritor.blogspot.com.ar/2011/08/don-mario-aniballopez-osornio-ta-que.html 
López Osornio Bordeu, Mario Aníbal del Carmen (I197803)
 
50098 Su origen y sus dos matrimonios le aseguraron una posición social de "primera línea", pero demostró que su personalidad bastaba para colocarla en el nivel que ocupó. Llenó muchas páginas de la pequeña historia y se convirtió en símbolo de la mujer argentina del pasado por la brillantez de su desempeño y la franqueza de sus actitudes.

Nacida en Buenos Aires el 1º de noviembre de 1786 fueron sus padres el granadino Cecilio Sánchez de Velasco y la porteña Magdalena Trillo. Antes de cumplir quince años se enamoró de su primo Martín Thompson y se comprometió, contra la opinión de sus padres. Empecinada, se presentó al virrey Sobremonte para que dejase sin efecto los arreglos que había hecho la madre -el padre ya había muerto- para casarla con Diego del Arco. Cerca de un año después de iniciado el juicio, los enamorados obtuvieron la autorización y la boda se realizó el 29 de julio de 1805.

A partir de entonces, la vida de Mariquita estuvo ligada a los acontecimientos públicos. Abrazó con fervor la causa de la libertad y colaboró con todas las empresas patrióticas de la Revolución de Mayo. Su casa de la calle Unquera, más conocida por todos como ?del Empedrado? o ?del Correo? (actualmente calle Florida al 200) acogió a las personalidades de su época, atraídas por la hospitalidad graciosa y espiritual de la dueña. Los problemas más delicados eran debatidos allí, lo mismo que los temas literarios.

En 1812 heredó la "Quinta Los Ombúes", en San Isidro.? En ese célebre salón se cantó por primera vez la "Marcha Patriótica", actual Himno Nacional Argentino, el 14 de mayo de 1813. Esa casa fue declarada Monumento Histórico Nacional en el año 2007 para su preservación como testimonio del pasado local y nacional y se convirtió en Museo Biblioteca y Archivo Histórico de San Isidro Dr. Horacio Beccar Varela quien dispuso que "al fallecer el último de mis hijos se consolide el dominio en la Municipalidad de San Isidro..."

Cinco hijos tuvo con Thompson: Clementina en 1807, Juan en 1809, Magdalena en 1811, Florencia en 1812 y Albina en 1817. Este último año marcó una desgracia: Thompson, enviado a los Estados Unidos, enloqueció y murió en el viaje de regreso.

En 1820, la viuda, muy admirada, contraía nuevo matrimonio, esta vez con Washington de Mendeville, francés expatriado cuya conducta le deparó muchos sinsabores, que terminaron en separación, disimulada por las funciones diplomáticas del marido fuera del país. Aquí había sido cónsul y muchos años más tarde Mariquita reveló, en carta a Juan Bautista Alberdi, las miserias de su vida con Mendeville. De este matrimonio tuvo tres hijos: Julio, Carlos y Enrique.

Cuando el ministro Bernardino Rivadavia fundó la Sociedad de Beneficencia requirió la ayuda de Mariquita, que fue fecunda y entusiasta. Fue una de las fundadoras, primera secretaria de la institución en 1823 y presidenta de la misma entre 1830 y 1832. A ésta se le encomendaban las escuelas y colegios de mujeres de toda la provincia de Buenos Aires. También administraba hospitales y casas de huérfanos.

Durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas renunció a dicha Sociedad y se exilió en Montevideo, a pesar de la vieja amistad que existía, pues tomó partido por los opositores al régimen rosista, entre los que estaba su hijo Juan y su esposo Mendeville que, al ser cónsul de Francia, mantenía conflictos diplomáticos con Rosas. Hacía algún viaje a Buenos Aires, pero su hogar estaba en aquella ciudad.

En 1846 fue a Río de Janeiro y al año siguiente volvió a Montevideo, donde permaneció hasta después de la Batalla de Caseros, que terminó con el régimen de Rosas.

Retornó a Buenos Aires, separada de Mendeville, a la que llamaba "la tierra de mis lágrimas", como ella decía durante su exilio y reanudó su labor en la Sociedad de Beneficencia y su salón volvió a brillar como antaño, acogiendo cuanto tuviese que ver con la cultura y el patriotismo. En 1866 y 1867 volvió a presidir la Sociedad de Beneficencia todavía en plena capacidad intelectual, pues trabajaba y escribía cartas admirables.

Mamita Mendeville, como la apodaban afectuosamente sus nietos, falleció el 23 de octubre de 1868 en Buenos Aires, a sus casi 82 años de edad. 
Sánchez de Velasco Trillo, María de Todos los Santos (*) (I10718)
 
50099 Su padre fue un distinguido militar francés condecorado y Chevalier de la Legión d'Honeur. Fréeze Millaud, Nicole (I6483)
 
50100 Su padre había emigrado a Uruguay después de participar de un alzamiento contra el gobernador Sola, aliado de Juan Manuel de Rosas, en la provincia de Entre Ríos, actuando junto al Coronel de Marina Leonardo Rosales y otros miembros del partido unitario, este alzamiento terminó fracasando. Tuvo 8 hermanos entre ellos, Leonardo González Garaño, médico y primer anestesista preparado con actuación en la ciudad de Buenos Aires.

Alejo estudió en el Colegio Republicano Federal y en el Colegio Republicano Bonaerense, matriculándose en retórica, filosofía y matemáticas. En 1849 ingresó a la Universidad donde se graduó en 1852 a los 18 años de edad. Ingresó a la Academia Teórico-Práctica de Jurisprudencia y en 1856 prestó juramento de abogado.

Carrera política y judicial

Obtuvo su título de doctor en jurisprudencia y de 1857 a 1858 fue Consejero de la Municipalidad de Buenos Aires. Varias veces diputado provincial, fue vicepresidente de la Cámara de Diputados en los años 1863, 1866 y 1867 y Presidente durante 1868-1969 y 1871-1872.

Miembro del Partido de la Libertad y después del Partido Autonomista de Adolfo Alsina, fue en 1857 municipal por la parroquia de San Nicolás y después Diputado en la Legislatura de la Provincia entre 1860 y 1874, siendo en ese lapso vicepresidente y presidente de la misma en varias ocasiones. Participó en esa condición de varios debates importantes, entre ellos la cuestión de la Capital Federal en 1862 y otros de gran relevancia para el desarrollo de la Provincia durante aquellos años.

Luego de haber sido sucesivamente juez, vocal de la Cámara de Apelaciones, vocal del Tribunal Superior de Justicia y convencional constituyente, fue designado en 1875 para integrar la primera Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires y presidió el Tribunal en 1877 y en 1881.3? Compartió el Tribunal, en distintos momentos, con Manuel María Escalada, Sabiniano Kier y Andrés Somellera y Sixto Villegas.

Renunció en 1884 y fue nombrado vocal de la Cámara de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal. En esas funciones se jubiló en el año 1888.

Falleció en Buenos Aires el 3 de febrero de 1890. 
González Garaño Iturriaga, Alejo Buenaventura (*) (I11034)
 

      «Anterior «1 ... 497 498 499 500 501 502 503 504 505 ... 524» Siguiente»