María Josefa Eulalia Balbastro Dávila[1]

Mujer 1759 - 1804  (45 años)


Información Personal    |    Notas    |    Fuentes    |    Todos    |    PDF

  • Nombre María Josefa Eulalia Balbastro Dávila 
    Apodo Pepa 
    Nacimiento 11 Sep 1759  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    • Scaramellini, en su estudio sobre los Balbastro, sostiene que nació el 18 de febrero de 1767, en Buenos Aires. [2]
    Bautismo 15 Sep 1759  Basílica Nuestra Señora de la Merced, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    Sexo Mujer 
    Fallecimiento 5 Oct 1804  Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    Causa: Ahogada en batalla naval contra los ingleses. 
    ID Persona I68413  Los Antepasados
    Última Modificación 30 Oct 2013 

    Padre Isidoro José de Balbastro Catalán,   n. 16 May 1727, Cariñena, Aragón, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 20 Sep 1802, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 75 años) 
    Madre Bernarda Josefa Antonia Dávila Fernández de Agüero,   n. 20 Ago 1736, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 27 Jun 1815, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 78 años) 
    Casado 9 Dic 1757  Basílica Nuestra Señora de la Merced, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1, 5
    • Velados el 6 de junio de 1773. [4]
    ID Familia F23426  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia Diego Estanislao de Alvear Ponce de León,   n. 13 Nov 1749, Montilla, Córdoba, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 15 Ene 1830, Madrid, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 80 años)  [4
    Casado 2 Abr 1782  Basílica Nuestra Señora de la Merced, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1, 6
    Tipo: Canónico 
    • Lº 6 Año 1782 Fº 194. Ts.: Exmo. Tt. Gral. de los Reales Ejércitos y Virrey que ha sido del Nuevo Reino de Granada, y Virrey del Perú, don Manuel Gririor y su señora esposa, Sra. Virreina, María Ventura Gririor. [4]
    Hijos 
     1. Benito Manuel Diego de Alvear Balbastro,   n. 12 Ene 1784, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 10 Oct 1800, Cádiz, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 16 años)
     2. Manuela Norberta de Alvear Balbastro,   n. 6 Jun 1786, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 5 Oct 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 18 años)
     3. Diego Estanislao de Alvear Balbastro,   c. 13 Ago 1788
    +4. Carlos Antonio Gabino del Santo Angel de Alvear Balbastro, (*),   n. 25 Oct 1789, Santo Ángel Custodio, Misiones Jesuíticas, Brasil Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 2 Nov 1852, Nueva York, Nueva York, Estados Unidos Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 63 años)
     5. Zacarías de Alvear Balbastro,   c. 27 Nov 1790,   f. 5 Oct 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 13 años)
     6. Isidro José de Alvear Balbastro,   c. 23 Oct 1792
     7. Francisco Solano de Alvear Balbastro,   c. 1 May 1794,   f. 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 9 años)
     8. Ildefonso de Alvear Balbastro,   c. 12 Jun 1795,   f. 5 Oct 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 9 años)
     9. María Teresa de Alvear Balbastro,   c. 2 Jun 1796
     10. María Josefa de Alvear Balbastro,   c. 5 May 1797,   f. 5 Oct 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 7 años)
     11. María Bernarda de Alvear Balbastro,   c. 9 Jun 1799,   f. 5 Oct 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 5 años)
     12. Francisco de Borja de Alvear Balbastro,   c. 15 Sep 1800,   f. 5 Oct 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 4 años)
     13. Juliana de Alvear Balbastro,   c. 13 Nov 1803,   f. 5 Oct 1804, Cabo Santa María, Cádiz, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 0 años)
    Última Modificación 22 Jun 2017 
    ID Familia F3297  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Notas 
    • La historia comenzó a principios de 1804, cuando, luego de una breve paz, Europa se encontró nuevamente en guerra. Siempre afecto a las empresas ambiciosas, Napoleón estudiaba seriamente la idea de invadir Inglaterra y amasaba un gran ejército en Boulogne. El gobierno inglés observaba estos preparativos con alarma. También notaba con preocupación la incipiente alianza entre Napoleón y España. Lo que le preocupaba al primer ministro William Pitt "El Joven" era que el emperador francés utilizara el oro y la plata procedentes de América para financiar su ejército de invasión.
      A mediados de 1804, Pitt recibió información sobre el inminente arribo a aquel puerto de una escuadra procedente del Perú con un valioso cargamento de oro y plata. El primer ministro inglés decidió interceptar el convoy antes de que llegara a España y cayera en manos de Napoleón. Siguiendo sus órdenes, el Almirantazgo encomendó esta delicada misión al capitán Graham Moore, al frente de cuatro buques de guerra. En ese momento, tres naves españolas, la Clara, la Asunción y la Mercedes, se disponían a zarpar de El Callao bajo el comando del vicealmirante Tomás de Ugarte. Su destino final era Cádiz. A principios de agosto la escuadra recaló en Montevideo. Allí se le incorporaron la Medea y la Fama, dándose de baja a la Asunción. También se embarcaron José de Bustamante y Guerra, saliente gobernador de Montevideo, y varios pasajeros, entre los que se encontraban algunos antepasados del autor de este artículo. Uno de ellos era don Diego de Alvear y Ponce de León, capitán de navío de la marina española que regresaba a España luego de casi treinta años de servicio en América del Sur. en compañía de su esposa, la porteña María Josefa Balbastro, ocho hijos (cuatro mujeres y cuatro varones), un sobrino y cinco esclavos. Todos ellos se embarcaron en la Mercedes. Pero por esas cuestiones del azar, un día antes de zarpar de Montevideo, don Diego transbordó a la Medea como segundo jefe de la escuadra, ya que una grave enfermedad obligaba a Ugarte a permanecer en tierra. Lo acompañó su hijo Carlos de Alvear, cadete del regimiento de Dragones de Buenos Aires, que tenía entonces 16 años. La Medea llevaba, además, un valioso cargamento de Juan Esteban de Anchorena, mientras que en la Clara viajaba el abogado cordobés Narciso Lozano y Goyechea (ambos antepasados del autor). Ninguno podía imaginar lo que les depararía el destino.
      Desde fines de septiembre de 1804, el capitán Moore patrullaba la costa de Algarve en busca de su presa. En la mañana del 5 de octubre, finalmente logró interceptar las cuatro fragatas españolas. A través de un mensajero, Moore informó a Bustamante que tenía orden de apoderarse de sus buques y llevarlos a Inglaterra, incluso por la fuerza si era necesario. Al negarse el comandante español a cumplir estas órdenes, se desató un intenso combate entre ambas escuadras -en el que el capitán Alvear tuvo un papel importante como segundo de Bustamante, que estaba enfermo, y en el que su hijo Carlos recibió su bautismo de fuego-. A poco de iniciarse la acción, la Mercedes recibió un cañonazo en su santabárbara y voló por los aires: instantáneamente, murieron la señora de Alvear, sus siete hijos y otros casi doscientos cincuenta pasajeros y tripulantes. Desde la Medea, Alvear padre e hijo fueron testigos de esa espantosa tragedia. Pero ni siquiera tuvieron tiempo para llorar, ya que el combate se hizo cada vez más intenso. La Medea tuvo que enfrentarse sola con dos fragatas inglesas que luego de un intenso cañoneo le provocaron más de cincuenta bajas y la dejaron completamente desmantelada. Ante esta situación, Bustamante decidió izar la bandera blanca. El capitán Moore luego visitó la Medea para presentar sus respetos al jefe español y conoció a Diego de Alvear, a quien le expresó "su tierno y vivo sentimiento" por la pérdida que había sufrido. El propio Moore admitiría que apenas pudo "soportar mirarlo a los ojos."
      Las tres fragatas sobrevivientes, con todo su cargamento y sus pasajeros, fueron llevadas a Inglaterra, adonde arribaron a fines de octubre. La mayor parte del cargamento que llevaban, más de tres millones de pesos fuertes, quedó en poder de la corona inglesa. Nunca Albión pareció más pérfida. Sin embargo, la tragedia de Diego de Alvear causó gran impacto en la sociedad londinense, que, avergonzada, lo trató con la mayor consideración. George Canning, entonces tesorero del Almirantazgo, se encargó personalmente de gestionar una indemnización de 12.000 libras esterlinas, en compensación por los caudales que había perdido en la Mercedes (Diego de Alvear sólo recibiría la mitad de esta suma, equivalente a alrededor de medio millón de dólares de hoy). A fines de 1805, don Diego regresó a España luego de contraer matrimonio con Luisa Ward, una joven inglesa de 19 años con la que tendría casi tantos hijos como con su infortunada Josefa Balbastro. A su hijo Carlos le costó más sobrellevar la tragedia. La muerte de su madre, tres hermanos pequeños y cuatro hermanas le provocó una aversión a los ingleses que no disminuyó con el paso del tiempo. Algunos historiadores se empeñan en presentarlo como un anglófilo, basándose en una carta a lord Castlereagh que nunca fue entregada. La realidad es que en los albores de la Independencia, los comandantes ingleses en el Río de la Plata siempre lo consideraron un "aventurero" con ideas jacobinas contrarias a los intereses de Inglaterra y nunca confiaron en él. "Quiere mal a los ingleses y la política de su partido apenas lo induce a mostrarse educado con ellos", observó el cónsul norteamericano Joel Roberts Poinsett. Un viajero inglés que conoció a Alvear en 1820 advirtió que "si experimenta cierta antipatía hacia nuestro país, ello se debe a esta terrible catástrofe". Cuatro años más tarde, cuando Alvear visitaba Nueva York en misión diplomática, le presentaron a un oficial inglés que comenzó a hablar sobre el fatídico combate de Santa María, en el cual había participado. "Yo perdí a toda mi familia en la fragata Mercedes", lo interrumpió Alvear, poniendo así fin a la conversación. Después de 20 años, los recuerdos de esa tragedia aún lo conmovían.
      Más allá de la desgracia personal de los Alvear, el combate de Santa María tuvo importantes consecuencias geopolíticas. Al poco tiempo, España le declaró la guerra a Inglaterra. Napoleón, a su vez, abandonó sus planes de invasión de las islas británicas y marchó hacia Viena con su ejército para frenar una ofensiva austrorrusa que amenazaba sus espaldas. Para fines de 1805, habían tenido lugar las batallas de Austerlitz y Trafalgar. La primera dejaría a Napoleón en control del continente y la segunda a Inglaterra como dueña de los mares. Con España aliada a Francia, el gabinete inglés continuó evaluando planes para apoderarse de las colonias de aquélla en América. A principios de 1806, una fuerza expedicionaria inglesa intentó ocupar Buenos Aires. Aunque en esos momentos Napoleón se encontraba en campaña en el norte de Europa, esta incursión inglesa en América del Sur llamó su atención. El bloqueo continental que había impuesto para estrangular comercialmente a Inglaterra era inútil si las manufacturas inglesas lograban penetrar los vastos mercados de las colonias españolas. A partir de entonces, el control de estas posesiones se convirtió en un objetivo estratégico para ambas potencias.
      Fuente: La Nac ión, El Tesoro de la Mercedes, 17-8-2008

  • Fuentes 
    1. [S473] Genealogía de los Alvear, Solveyra Tomkinson, Ignacio, Medrano Balcarce, Juan Manuel; Pérez Calvo, Lucio y Temperley Schoener, Jorge, (www.genealogiasdebuenosaires.org).

    2. [S1456] La Familia Balbastro, Scaramellini Guerrero, Francisco J.

    3. [S784] Chirico, Gabriel, Chirico, Gabriel, (gabrielchirico(AT)hotmail.com).

    4. [S451] Medrano Balcarce, Juan Manuel, Medrano Balcarce, Juan Manuel, (jmedrano76(AT)hotmail.com).

    5. [S451] Medrano Balcarce, Juan Manuel, Medrano Balcarce, Juan Manuel, (jmedrano76(AT)hotmail.com), https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:939D-VQSG-Q.

    6. [S451] Medrano Balcarce, Juan Manuel, Medrano Balcarce, Juan Manuel, (jmedrano76(AT)hotmail.com), https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:939D-VQ9X-G.