Abraham Fernández Hernández, (*)

Abraham Fernández Hernández, (*)

Varón Cir. 1887 - 1918  (~ 31 años)

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Abraham Fernández Hernández  [1
    Sufijo (*) 
    Nacimiento Cir. 1887  Nava del Rey, Valladolid, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [2
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 14 Ago 1918  Molinos, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    Enterrado/a Cementerio de los Molinos, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    ID Persona I270151  Los Antepasados
    Última Modificación 2 Jul 2020 

    Padre Lorenzo Fernández 
    Madre Manuela Hernández,   n. España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Familia F92731  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia Fanny Cardona Ramón,   n. Cir. 1896, Ibiza, Islas Baleares, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida 
    Casado 7 Dic 1917  Parroquia San Juan Bautista de la Merced, Salta, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [2
    Hijos 
    +1. Blanca Fernández Cardona
    Última Modificación 2 Jul 2020 
    ID Familia F88638  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Fotos
    Fernández Fernández, Abraham
    Fernández Fernández, Abraham

  • Notas 
    • En tiempos de la pandemia de coronavirus son muchísimos los casos que escuchamos a diario de héroes anónimos que desde la medicina y la enfermería mueren todos los días a causa de esta enfermedad.

      Hoy quería recordar al Doctor Abraham Fernández, médico sanitarista nacido en Nava del Rey (España) en 1887. Era hijo de Lorenzo Fernández y de Manuela Hernández, españoles, quienes se instalaron en la ciudad de Salta cuando Abraham era apenas un niño.

      A fines de 1917, ya graduado de médico, Abraham Fernández se casó en Iglesia Nuestra Señora de la Merced de Salta con Fanny Cardona Ramón, nacida en Ibiza en 1896. Fueron testigos la hermana de la novia, María Cardona de Ranea (mi bisabuela) y David Michel, soltero . Dos meses después, en febrero de 1918, el flamante matrimonio ya estaba afincado en Cafayate, en el corazón de los Valles Calchaquíes. Fanny estaba embarazada.

      A fines de junio de ese mismo año de 1918 llegó a Salta la noticia de que en el pueblo de Molinos una enfermedad estaba diezmando a la población y generando un gran temor. Había grandes sospechas que era fiebre tifus. El Dr. Ricardo Aráoz, presidente del Consejo de Higiene, convocó al Dr. Abraham Fernández y al Dr. al doctor Máximo Moncorvo para que se trasladen a Molinos a tomar las medidas sanitarias necesarias en lo que respecta a identificar la enfermedad, aislamiento y tratamientos médicos. Ambos doctores tenían diferencias profesionales y personales lo cual explica quizás la razón por la cuál fue Fernández quien finalemente tomó la posta.

      Aceptando el pedido de Aráoz y su ofrecimiento de los medios necesarios, Fernández se trasladó a Molinos desde Cafayate en un penoso camino a mula que cualquiera que haya recorrido la zona puede darse una idea de lo que significaba hacerlo un siglo atrás. Abraham Fernández llegó a Molinos, el 5 de julio. Apenas desensillado comenzó a revisar enfermos y a la mañana siguiente envió un parte telegrafiado a las autoridades de Higiene en Salta. En ese informe confrma que se trata de una epidemia de fiebre tifoides, actualiza la situación de los enfermos y la mortandad a la vez que identifica la fecha de comienzo del mal. Solicita insumos y personal a la vez que describe que la "proximidad (del) cementerio al pueblo tan mal ubicado que vertientes aprovechadas son subterráneas de aquel".

      El Dr. Rafael Villagrán en su estudio "Tifus Exantemático en Molinos - Año 1918" resalta "notable el criterio clínico que demuestra el Dr. Fernández, ya que a poco de su arribo..., sin ayuda de investigaciones auxiliares, reacciones, culturales, etc, capta el genio tífico de la epidemia presumiendo con toda razón sus características y desechando, a pesar de la insinuaciones, de una peste o carbunclo". Durante días, el médico trabaja en el pueblo y alrededores tratando de aliviar la grave situación epidemologica, revisando enfermos y tomando distintas medidas preventivas.

      Asimismo, envía informes a Salta relatando la pobreza y el abandono en que vivían los habitantes del pueblo de Molinos. En un informe a las autoridades sanitarias de la Provincia, expresó: "En el mismo pueblo y entre la gente más acomodada con nociones de higiene, no ha habido un solo infectado, eligiendo en cambio la infección tífica viviendas pobres, de gente mal nutrida, desgraciados famélicos que viven en montonera humana".

      Pero tres semanas despúes, el 27 de julio, la enfermedad contra la que luchaba se apoderó del Doctor Fernández. El médico escribe al Dr. Ricardo Aráoz: "Llevo tres días de 40º de fiebre. Esperaba definirse enfermedad para avisarle. Desgraciadamente estoy infectado, tomando tifus forma cerebro pulmonar. Suplico a honorable Consejo, envío de compañero a esta regiones, indispensable no solo para mí sino demás infectados... Espero contestación. Saludalo. - A. Fernández" Desde Salta, se pide al doctor Máximo Moncorvo, que reside en Cafayate, que asuma el reemplazo en Molinos. A pesar de las diferencias con Fernández, Moncorvo acepta el pedido y viaja a Molinos donde se dedica a atender los enfermos, entre ellos al doctor Fernández, pasando por alto viejos enconos.

      Postrado, el médico Fernández continúa con su noble misión enviando informes a sus superiores y agradeciendo la atención de su colega. En su último informe al Consejo de Higiene el 6 de agosto cuenta: "...llegó Dr. Moncorvo. Visitome cuatro veces. Tuve que leerle telegramas y recetas para evitar contraindicaciones. Por lo demás, hace cuanto puede por mí, al extremo de ser yo el primero en llamarle, vista la soledad en que estaba" Luego de esta misiva, las comunicaciones entre Molinos y el Consejo de Higiene quedaron a cargo de las autoridades policiales. De esta forma, el 14 de agosto de 1918 hay dos comunicaciones referidas al estado de salud del galeno enfermo. La primera decía: "Dr. Fernández continua gravísimo.... Fdo. Subteniente Balmaceda, Comisario Molinos. Y la segunda, finalmente informa: "acaba de fallecer Dr. Fernández. Salúdole - Subte. Balmaceda. - Comisario Molinos".

      A su lado estaba Fanny Cardona, su abnegada y sufriente mujer de 23 años, quien embarazada de seis meses de una niña que nunca llegaría a conocer a su padre, recorrió la agreste geografía calchaquí para cuidar de su jóven marido durante los últimos momentos de su vida.

      El Dr. Villagrán afirma en su trabajo ya citado: "En medio de este triste y desolado ambiente, el Dr. Fernández, sin exhalar queja, sin esbozar reclamo; cierra los ojos para incorporarse a la caravana de mártires de la ciencia el 14 de agosto del año 1918". El 14 de agosto pero de 2018, al cumplirse 100 años de su sacrificada muerte, se realizó un homenaje en Molinos a la figura de Fernández y se ofició una misa, concelebrada por el Obispo de Cafayate y el sacerdote Pablo Pagano Fernández, nieto del desdichado médico. Asimismo, en recuerdo de su entrega, el hospital local de Molinos lleva el nombre de Abraham Fernández.

      Por último, el Círculo Médico de Salta lo nombró "mártir de la medicina y héroe benemérito de la ciencia". [1]

  • Fuentes 
    1. [S595] Ranea Arias, Gonzalo, Ranea Arias, Gonzalo, (gonzaloranearias(AT)hotmail.com).

    2. [S507] Zigiotto, Diego M., Zigiotto, Diego M., (dzigiotto1(AT)gmail.com), https://www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:939X-HZ9M-34?i.

    3. [S507] Zigiotto, Diego M., Zigiotto, Diego M., (dzigiotto1(AT)gmail.com).