Notas


Coincidencias 50,201 a 50,300 de 51,246

      «Anterior «1 ... 499 500 501 502 503 504 505 506 507 ... 513» Siguiente»

 #   Notas   Vinculado a 
50201 Tradujo, en colaboracion con Pippig, algunos de los cuentos de "La Muralla China" de Kafka. Es un clásico que puedes encontrar en todas las bibliotecas públicas. Tambien tradujo la version teatral de "El proceso". Sus libros son Andromeda, Los que miran y los que ven, La Argentina ante sí misma y La Deuda que fue el 2º premio Kraft junto con Rosaura a las Diez que lo ganó. Además colaboró hasta su muerte con el diario Clarin y con la Editorial Emecé. Ruiz Guiñazú Cantilo, Alejandro (I19618)
 
50202 Tragedias familiares de un congresal
Cuando murió Tomas Godoy Cruz, la esposa ocultó el hecho para no interrumpir una fiesta. Después, mandó matar al yerno.

El bachiller en Cánones y en Leyes, don Tomás Godoy Cruz, con sus 25 años, era en 1816 el más joven de los diputados al Congreso reunido en San Miguel de Tucumán. Representaba -junto con Juan Agustín Maza- a la natal provincia de Mendoza. Sus datos biográficos son conocidos. Gran amigo y colaborador de José de San Martín en la preparación del Ejército de los Andes, concluida la existencia del Congreso fue gobernador de Mendoza, así como presidente de su Legislatura, ministro y diputado al Congreso de 1822, entre otras dignidades. Esto además de sufrir un largo exilio en Chile.
Pero son aspectos de su vida familiar los que tienen verdadero atractivo de novelas. Se han ocupado de ese ángulo estudiosos como Marcelo Ignacio Sánchez o Daniel Balmaceda, además de innumerables notas periodísticas sin firma. Esta se basa en sus referencias.
Sobre la personalidad de Godoy Cruz existe el testimonio de Vicente Fidel López, quien lo conoció durante el destierro en Chile. Lo pinta como un personaje ?grave y taciturno?, de ?maneras muy urbanas, pero tieso e inflexible?. Agrega que ?tenía en grande aprecio su propia persona y el acierto en sus juicios?. Una crónica de Manuel Lugones lo describe como ?bajo, un poco grueso, de maneras y porte solemnes?.
Sin duda, a esa tiesa solemnidad y a esa elevada autoestima la debe haber afectado profundamente la experiencia sentimental que vivió en Buenos Aires, cuando el Congreso de la Independencia mudó allí la sede de sus sesiones, al iniciarse el año 1817. Se entusiasmó con Victoria Ituarte, una bella sobrina del Director Supremo, brigadier Juan Martín de Pueyrredón. Pero ella permaneció sorda a su asedio, porque estaba enamorada de otro hombre, don Manuel Hermenegildo Aguirre. A pesar de que el Director Supremo fogoneó activamente el proyecto del romance, Victoria se mantuvo firme y terminó casándose con Aguirre: serían los bisabuelos de la escritora Victoria Ocampo.
Ya de vuelta en su Mendoza y mientras alternaba en los cargos públicos, Godoy Cruz se puso finalmente de novio y se casó, en 1823, con doña María de la Luz Sosa y Corvalán, a quien llevaba nueve años. Su único retrato revela un rostro redondo y agraciado, de grandes ojos. Tuvieron un total de cinco hijos: cuatro varones, Juan Bautista, Jorge, Eliodoro (muerto en la niñez) y Gabriel; y una mujer, Aurelia.
Doña María de la Luz integró ese grupo de las ?patricias mendocinas? que entregaron donativos en joyas y aportaron su ayuda personal al Ejército de los Andes. Tuvo, por cierto, buena amistad con el general José de San Martín y con su esposa, Remedios de Escalada, durante la permanencia de ella en la ciudad cuyana.
Al parecer, no se llevaba muy bien con Godoy Cruz, según ese conjunto de cuentos que suele denominarse ?tradición?. Por eso hubo de sentirse bastante aliviada -conjeturamos- cuando el ex congresal partió solo, en 1831, a exiliarse en Chile, cuando los ?federales? tomaron el dominio de la región. Permanecería trece años en ese país.
Entretanto, en Mendoza, doña María de la Luz era una auténticas estrella de la vida social. Organizaba frecuentes reuniones en su casa y se movía en el alto mundillo mendocino como pez en el agua, como amiga tanto de ?federales? como de ?salvajes unitarios?.
En 1844, la benevolencia del gobernador José Félix Aldao permitió que Godoy Cruz pudiera regresar a Mendoza. Claro que ya no se metió más en política. Se concentró en promover la industria de la seda y las plantaciones de té, que juzgaba de enorme beneficio futuro para la economía de la provincia.
Como profesor de piano de su hija Aurelia, contrató a un médico, Federico Mayer, hijo de alemán y de porteña, que se había detenido en Mendoza de paso para Chile y que le presentó cartas de recomendación. A poco andar, la negativa de Mayer a usar el chaleco punzó fue sancionada con el destierro a San Juan, pero Godoy Cruz logró que volviera a Mendoza. En cuanto a las clases de música, culminaron en romance. Mayer terminó casado con Aurelia, el 6 de diciembre de 1851, a pesar de la enconada oposición de Doña María de la Luz.
Por esa época, ya Godoy Cruz se encontraba enfermo. Tanto que, cuando después de la batalla de Caseros lo nombraron consejero del Gobierno de Mendoza, sólo pudo desempeñar un día ese cargo y renunció. El 15 de mayo de 1852, Doña María de la Luz resolvió dar una fiesta en su casa, a pesar de que don Tomás estaba postrado en cama.
En lo mejor de la velada, una criada la llamó aparte y le dijo que su esposo acababa de morir repentinamente en el dormitorio. Sin inmutarse, la flamante viuda ordenó que cubriera el cadáver con una manta, que cerrara con llave la habitación y que no dijese una palabra a nadie, de modo que la reunión pudiera continuar. Al amanecer del día siguiente se anunció la defunción, y Tomás Godoy Cruz fue sepultado solemnemente en el panteón familiar del cementerio de Mendoza.
Doña María de la Luz se había librado del marido, pero no de problemas posteriores, que serían más que graves. En primer lugar, detestaba a su yerno Mayer cada vez con más fuerza, y quería que su hija Aurelia se separase. Según el malicioso anecdotario, en el fondo del problema ardía el hecho inconfesable de que ella estaba enamorada de su yerno. Además, en los tribunales, la madre y su hijo mayor, Juan Bautista, se enfrentaron ásperamente por detalles de la herencia de don Tomás.
Antes de que se cumpliera un año de la muerte del ex congresal, el 2 de marzo de 1853, cuando Mayer y Aurelia volvían a su casa después de visitar a don Melitón Gómez, fueron de repente atacados por dos hombres en medio de la calle. No les robaron nada, pero ultimaron a tiros y puñaladas a Mayer y se alejaron a la carrera. El yerno fue velado en la casa de la suegra.
Hay más anécdotas de ese momento. Se dice que doña María de la Luz permitió que un criado robara los zapatos que tenía puestos el muerto en el féretro. Cuando lo llevaron al cementerio, el apoderado de doña María de la Luz alegó que no tenía la llave del panteón de los Godoy Cruz; y, en cuanto al cadáver, dijo: ?tírenlo donde quieran, pues es hijo de un hereje?, refiriéndose a la religión protestante del padre. El cadáver fue inhumado allí, de todos modos, gracias a la buena voluntad de un fraile franciscano, ex paciente del muerto.
La búsqueda de los asesinos de Mayer fue iniciada por la policía mendocina con una inexplicable parsimonia, que solamente se modificó presionada por la visible indignación de muchos vecinos. Doña Aurelia había proporcionado una descripción física de los matadores, lo que permitió capturarlos en una de las rutas de la cordillera. Se trataba de dos hermanos, Martiniano y Esteban Zambrano.
Llevados ante el juez Palma, declararon directamente que doña María de la Luz los había contratado para matar a Mayer y que hasta les proporcionó las armas. Cuando fue detenida, ella confesó que lo hizo porque odiaba a su yerno. Quedó presa en una habitación del Cabildo, mientras se sustanciaba la causa.
El juez la condenó a muerte, a ella y a los Zambrano. Se iniciaron entonces interminables apelaciones, en cuyo trámite quedó claro cuánta influencia tenían la parentela y las amistades de doña María de la Luz.
Nuevos magistrados, más complacientes, lograron que la pena de muerte de los hermanos Zambrano se transformara en 10 años de cárcel y, en cuanto a doña María de la Luz, se la dejó en libertad tras cumplir lo que hoy se llama ?probation?.
Quedó obligada a pagar una multa de la entonces elevada suma de 2.000 pesos, para costear la construcción de la Cárcel de la ciudad. Aurelia no le dirigió más la palabra y se fue a vivir a Buenos Aires. Y pasado un tiempo, doña María de la Luz volvió a organizar animadas reuniones en su casa.
Los días de la viuda de Godoy Cruz terminaron bruscamente el 20 de marzo de 1861, cuando el famoso terremoto destruyó prácticamente toda la ciudad de Mendoza. Murió aplastada por una pared. Y existe una última anécdota. Dicen que, cuando retiraban el cadáver destrozado, el camillero vio que colgaba del pecho un medallón con miniatura: la reconoció como retrato de Federico Mayer.
Autor: Carlos Paez de la Torre. La Gaceta del 23-10-2013. 
Sosa Corvalán, María de la Luz (I601961)
 
50203 Trajo de Francia la idea de que las vacas podían aprovecharse también para sacarles la leche, además de ser animales de carga y de las cuales se utilizaban los cueros y la carne. Fundó la lechería "La Martona" (nombre que le puso por su hermana llamada Marta). Luego incursionó haciendo quesos y manteca. Ideó el envoltorio de papel manteca, ya que hasta entonces, dicho producto se envolvía en trapitos blancos. La Martona era especialista en dulce de leche en latitas, espeso como el caramelo. Fundó el pueblo de Vicente Casares, alrededor de las lecherías, para sus empleados. Así nació la industria lechera en nuestro país
Casares tuvo una intensa vida pública. Fue legislador provincial (1886), fundador del Banco Sudamericano (1888), presidente del Banco Nación (1891), fundador de Lotería Nacional (1893), candidato a vicepresidente (1898), diputado nacional (1900) y presidente del Partido Autonomista (1908).
Fuente: www.cementeriorecoleta.com.ar/.../mas_lactea.htm y http://www.infocanuelas.com/La-Martona 
Casares Martínez de Hoz, Vicente Lorenzo del Rosario (*) (I20691)
 
50204 Tramitó información de naturaleza, legitimidad y limpieza de sangre en Lima, obteniendo del Tribunal de la Santa Inquisición de la Ciudad de los Reyes el cargo de Familiar y Teniente de Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición de Guayaquil y su partido el 20 de noviembre de 1806 y de Ministro Familiar de Número el 5 de febrero de 1807. Alcalde ordinario de Guayaquilel 1º de enero de 1810 y Alcalde Provincial de la Santa Hermandad el 1º de enero de 1811.Regidor el 21 de diciembre de 1813, cargo para el que fue reelecto en 1815. Paredes Iglesias, Francisco Xavier de (I614681)
 
50205 Transcripción de acta:
En diez de abril de mil ochocientos veintisiete, mi ayudante Juan Carlos Sandoval, bautizó solemnemente a Estanislao Celestino, que nació el seis hijo legitimo de D. Remigio González Moreno de Castilla la Vieja y de Da. María Socorro Cuesta de Maldonado. Fueron sus padrinos don Antonio Fecha y Da. Antonia Estremera, a quienes advirtió las obligaciones. Doy Fe Bernardo José de Ocampo-

Aclaración propia de la investigación: Da. María Socorro Cuesta Estremera era de Maldonado Uruguay, por lo que parece un segundo apellido es en realidad la localidad de donde era natural.  
González Moreno, Estanislao Celestino (I186553)
 
50206 Transcripción de su nota necrológica. La Razón 4-8-1919 "Petrona Insua de Reynoso: Fueron sepultados ayer en el cementerio del Norte, los restos de la señora Petrona Insua de Reynoso. cuyo fallecimiento ha producido sincero pesar entre las muchas personas que la conocían. Había llegado la extinta a la avanzada edad de 93 años, y a lo largo de tan dilatada existencia, fue recogiendo simpatías y afectos, que en los últimos años de su venerable ancianidad la rodeaban constantemente. Vivió en Buenos Aires en días de grandes agitaciones civiles y guerreras, y conservaba límpido el recuerdo de épocas que hoy se nos aparecen esfumadas. Hasta sus últimos días su palabra tenía el encanto particular de las viejas matronas porteñas, y ha muerto rodeada de sus numerosos descendientes, entre los cuales figuran las familias de Gelves, Medrano, Reynoso, Dorrego, Insua, Bello, Bernal, etc.  Insúa Insúa, Petrona Zoila (I26855)
 
50207 Transcripción del acta de bautismo es la siguiente:
Elena Cleofe Velasco Salta Iglesia San Juan Bautista bautismos 1894, 1897 En esta iglesia catedral a veinte y ocho de mayo de señor de mil ochocientos noventa y cuatro el Señor Prebistero Don Napoleón Cairo con licencia del infrascripto cura de esta parroquia de la Catedral bautizo solemnemente a Elena Cleofe que nació el día nuevo del mes de abril hija legitima de don Federico Velasco natural de Jujuy de treinta y cinco años de edad y de doña Herminia López natural de Salta siendo sus padrinos don Juan Martín Arias hijo legitimo de don Enrique Arias natural de Salta y de doña Carmen Zavala natural de Salta domiciliado en la parroquia de la candelaria y de doña Carmen Arias hija legitima de Enrique Arias natural de Salta y de doña Cesarea Ugarteche natural de Salta domiciliada en la parroquia de la candelaria, a quienes advirtió el parentesco espiritual con el ahijado y con sus padres, y la obligación de enseñarle doctrina cristiana, y por señal de verdad firmaron.
El Cura de la Parroquia
Pedro N. de la Cuesta.
Padrino Madrina
Juan Martín Arias Carmen A. de Gurruchaga
Fuente: Centro de Historia Familiar ?Libro de Bautismos de la Catedral ? foja 15 Provincia de Salta ? Argentina Año 1894. Parroquia San Juan Bautista.
Nota. Carmen Arias Ugarteche es esposa de Washington Gurruchaga de Silva hijo de José Francisco de Gurruchaga Fernández Pedroso bautizado el 27 de octubre de 1768, Salta, y fallecido el 19 de marzo de 1843 esposo de Martina Silva de Gurruchaga.
https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:939X-FQSR-8N
Trabajo inédito de la familia López Maurin por Martín Javier Augier.
 
Velasco López Reina, Elena Cleofe (I138804)
 
50208 Transcripción:
Yo don Manuel García Sainz, Licenciado en la Facultad de Sagrada Teología. Arcipreste i Cura de la Iglesia Prioral Parroquial del Señor San Sebastián i de las demás de la Villa de Puerto Real i ¿?? Cura Castrense de su distrito, certifico que en el libro 37 de Bautismos al folio 375, que se custodia en su archivo, se halla la partida que es del texto siguiente:

En la villa de Puerto Real, en la Provincia y Obispado de Cádiz, en 21 días del mes de enero de 1838 años, yo don Pedro Buena, Prior Cura propio i vicario de sus Iglesias, bauticé solemnemente en la Prioral de San Sebastián, única parroquial de esta villa, a un niño que nació el día 20 del actual mes i año de la fecha, a las seis i media de la noche, hijo legítimo i primero de este nombre de don Juan Claudio del Cerro, natural de Portugalete en Vizcaya, de ejercicio comerciante, i de doña Lorenza Adrián del Cerro, natural de la ciudad de Cádiz, vecinos y casados en esta villa el año pasado de 1834. Abuelos paternos don Pedro José del Cerro, natural del mismo Portugalete, i doña Josefa de la Helguera, natural de Mioño en el Obispado de Santander. Maternos don Francisco Adrián Casanova, natural del mismo Portugalete, i doña Josefa del Cerro i Mendivil, natural del citado Portugalete. Se le pusieron los nombres de Aurelio José Fabián i fue su padrino don Pedro José del Cerro, natural de la villa de Portugalete i vecino de Cádiz, oficial de Marina, casado con doña Jose Helguera, a quien advertí el parentesco espiritual y la obligación de enseñar la doctrina cristiana a su ahijado, siendo testigos don Inocencio Goyena, natural i vecino de esta villa, empleado en el Ayuntamiento, i don José Gunigas y Font, natural de la ciudad de Barcelona i vecino de esta de Puerto Real, de ejercicio comerciante, i para que conste extendí y autoricé la presente partida en el libro de bautismos de esta parroquia i en fe de verdad lo firmé ut supra. Don Pedro Buena (firmado).

Concuerda con su respectivo original citado a que me refiero. Puerto Real 14 de Octubre de 1868.

Licenciado Manuel García Sainz (rubricado)  
Cerro Adrián, Aurelio José Fabián del (I105496)
 
50209 Tránsito José Zeballos Ayala, si bien es hijo de Tránsito Zeballos Leguizamón y de Dolores de Ayala Zárate, fue anotado con "C" en lugar de con "Z". Los Zeballos Ayala fueron once hermanos, siete de ellos anotados con "Z" y cuatro con "C". Desconozco el motivo.
Dato aportado por J.C.M. Zeballos Melón 
Zeballos Ayala, Tránsito José (I115085)
 
50210 Tras cursar sus primeros estudios en Francia ingresó en el Colegio Militar de la Nación en 1938, siguiendo de esa manera el camino de su hermano Gustavo.
Eligió como rama militar a la aeronáutica, que en esos años tomaba sus oficiales entre los subtenientes egresados del Colegio Militar.
Entre los cargos que ocupó en su paso por la Fuerza Aérea se destacan la dirección general de aeronáutica civil, su puesto como jefe de agrupación aérea, el mando de la escuela de suboficiales aeronáuticos y la dirección de la Escuela de Aviación de Córdoba.
Además, fue agregado aeronáutico, militar y naval en Japón y China. Sus puestos de comando en la Fuerza Aérea lo llevaron a visitar Francia, España, Inglaterra, Estados Unidos, India, Portugal, Brasil, Chile, Colombia, Egipto, Uruguay, Perú y Vietnam.
Participó de la comisión aeronáutica que visitó los Estados Unidos para comprar los primeros helicópteros militares.
Fue el primer piloto argentino de helicópteros; su familia conserva el brevet de vuelo con el N° 1.
En 1955 fue designado jefe de la policía de Córdoba.
Luego de dirigir la Escuela de Aviación Militar fue designado director de la Escuela Nacional de Guerra, instituto de formación estratégica para militares y diplomáticos.
En ese puesto se retiró de la Fuerza Aérea en 1966. 
Martínez Zuviría Iriondo, Brigadier Hugo (I162535)
 
50211 Tras de aprender primeras letras en el convento porteño de Santo Domingo, terminó su carrera de abogado en ambos derechos en la Universidad de Chuquisaca en 1785, siendo luego profesor en dicha casa de altos estudios. Warnes Arraéz, Matías José (I10548)
 
50212 Tras de su boda, doña Antonia fue dotada mediante escritura del 2-IV-1699. Al tiempo del referido enlace, Agustín Martínez de Iriarte Frias Sandoval era viudo de Lucía Ramírez de Baquedano Velázquez de Ovando, con la cual había procreado sucesión. Murió don Agustín hacia 1720, tramitándose su testamentaría en 1725. Por su parte, Antonia Diez Gómez testó y falleció en Salta una década después que su marido, el 1-VII-1730.
por Carlos F. Ibarguren Aguirre 
Diez Gómez Castellanos Cabrera, Antonia (I39480)
 
50213 Tras la renuncia de su hermano Don Pedro de orleans y Braganza al trono Imperial del Brasil el 30 de octubre de 1908, se convirtió en Príncipe Imperial y Jefe de su Casa. Orleans e Bragança, Príncipe Imperial del Brasil Luis María Felipe Pedro de Alcántara Gastón Miguel Rafael Gonzaga de (I613346)
 
50214 Tras terminar sus estudios secundarios, Vicente Fidel López se trasladó a la Universidad de California, E.E.U.U., donde siguió cursos de ingeniería en petróleo, estudios que interrumpió para regresar a nuestro país. Se radicó en Misiones, y fue el primer poblador de Puerto Victoria, contribuyendo con su esfuerzo personal al progreso de la zona del Alto Paraná, mediante la formación de asociaciones de fomento y escuelas desde 1933 a 1935.
Realizó dos viajes más a E.E.U.U., donde se vinculó con muchas empresas y en 1955 volvió al país, afectado de la dolencia que provocó su muerte seis años después. 
López Bunge Guerrico, Vicente Fidel (I389043)
 
50215 Tras una larga enfermedad falleció la señora Susana Baron Supervielle de Tresca, destacada compositora y amante de la música, identificada con los más altos valores de la cultura. Casada con Jorge Tresca, se radicó en San Pablo, donde vivió durante más de 40 años. En su residencia El Morinho, donde había plantado con su marido todas las variedades de árboles del Brasil, solía recibir a personalidades del mundo artístico de ese país, Francia y la Argentina.
Cultora de la naturaleza, se destacó como musicóloga y fue autora de numerosas obras para canto y piano, música de cámara y electroacústica, muchas de las cuales fueron ejecutadas en Francia y en nuestro país por la Agrupación Nueva Música de Buenos Aires. Su "Divertimento serial" obtuvo el primer premio en un festival internacional de Tokio.
Atraída por la poesía, musicalizó poemas de Paul Valéry, Fernando Pessoa, San Juan de la Cruz, Federico García Lorca, Alejandra Pizarnik, Silvina Ocampo y otros escritores consagrados.
www.lanacion.com.ar 
Barón Supervielle, Susana (I620627)
 
50216 Tres años antes de emparentarse con los Uriburu Arenales (12-VII-1854) Deidamia García Beeche le escribió los pormenores de "las fiestas Julias", celebradas en Salta, a Adolfo, su "querido hermanito", que se hallaba por negocios en Cobija (entonces departamento litoral y puerto de Bolivia, después apropiado por Chile, a raiz de su victoria en la guerra del Pacífico). "El nueve por la mañana, al salir el sol, enarbolaron la bandera; los mozos le hacían guardia. La víspera también salieron todos los jóvenes en el bando, haciéndole la guardia a la bandera. Y como te iba diciendo, el 9, a las once, fue la misa con sermón, y fueron al Cabildo donde hubieron muchos brindis. De allí se fueron al patio de Doña Pepa (Arenales de Uriburu), donde estaba dispuesto el ramillete y estaban todas las señoras. Allí cantó la Manuela Uriburu una aria ella sola, y después cantaron a coro una porción de niñas un trozo de Lucía; también bailaron. De allí se retiraron a las tres de la tarde, y a las cinco se fueron todas las señoras muy compuestas a la plaza, donde hicieron los cívicos unas evoluciones muy lindas que les enseñó Mangudo. Sacaron después la bandera y dieron vuelta a la plaza, cantando en cada esquina la Canción Nacional, y a la noche bailaron de improviso en el patio dispuesto para el otro día que era el gran baile; el que ha estado divino, muy bien iluminado, y todas las niñas muy lindas…".

Algunos párrafos de las cartas enviadas a sus hijos por Gregoria Beeche de García revelan - entre jugosas referencias políticas e intimidades sociales y de familia - cierta benevolencia reticente de la señora, que poco a poco se va trocando en franca ojeriza - hacia quien sería su nuera y hacia el clán de los Uriburu. El 28-III-1856, aquella le escribe al hijo Adolfo, a la sazón en Cobija: "Lo que he venido del campo me he encontrado con una estrecha relación en casa de las Uriburus … casi todas las noches vienen acá y toca y canta Manuelita, todos los domingos se vienen desde por la tarde y ya no se van hasta las 10 de la noche … Doña Pepa (Arenales) se ha ido al Valle y han quedado las niñas con su padre … Ha llegado un pianista del Tucumán, que viene a servir de maestro acá. Un porteño … muy joven y muy buen mozo, dicen que es un botarate. Ha tocado el piano acá, lo toca bien, le lleva poca ventaja a Manuelita. Toca un vals muy lindo, compuesto por él. Se lo apuntó a Manuelita, y al otro día ya lo toca ella tan bien como él … Sabrás que estoy celosa con vos, porque creo que todo tu cariño está reconcentrado en Manuela".

El 27 de mayo doña Gregoria seguía informándole a Adolfo: "En estos días ha habido 2 tertulias, la primera fue un convite de don Saturnino Tejada a Sergio para tomar un néctar; y bailaron hasta las 2 de la mañana. la segunda fue el 23 de Mayo en casa de don Evaristo (Uriburu). Nos mandó decir mi comadre (Pepa Arenales) que lleváramos nuestros huéspedes. Así lo hicimos, y habían preparado cerveza, mistela con macitas y el néctar. Bailaron hasta las 12, y tu buen hermanito ha estado como el mismo mandinga. Anoche ha despotizado a Manuelita hasta que más no ha podido. No ha bailado con ella una sola vez, no la ha convidado en toda la noche, y me ha hecho desesperar a mí de aflicción de ver que estaban advirtiéndolo sus padres; y todo era por no se que historias del baile anterior, que no había querido tomar ella una copa de champán por él. En fin no sé en qué parara esto".

Un mes más tarde, la señora le escribía al hijo ausente: "Veo que tienes mucha razón de estar celoso de tu hermano (Sergio), porque no distingue a una cuarta, tal es el camote que le tiene a la Manuela … El que tu pensaras en la Manuela era un disparate, porque es de tu misma edad, y aún para Sergio es vieja, porque luego se envejecen ellas, y quedará él joven … Me parece mil veces mejor Panchita (Uriburu Castro), porque no hay ese orgullo tan refinado, y en esa familia no se acostumbra a dominar al marido y ponerlo bajo la suela del zapato. También don Juan (mi bisabuelo Uriburu) es una alhaja, hombre capaz de dar la mano al yerno y con su industria hacer mucho". El 16 de agosto, a vuelta de mensajería, la escribidora insiste con el tema: "No me explico como (Sergio con Manuela) fomenta esa pasión, sabiendo que es preciso tener calzones para entrar en esa casa" (la de Uriburu Arenales).

Y el 12 de septiembre la madre le previene al flechado Sergio, que está en Cobija ya decidido a casarse al retornar a Salta: "Un hombre enamorado no vé ni distingue una cuarta; por esto omitiré darte ningún consejo … No tengo otras observaciones que hacerte, sino aquella que recuerdo te hice una vez, de lo mucho que me disgustaba el manejo de mi comadre (Pepa Arenales) con respecto al dominio que tiene sobre su marido. Porque me parece ver un hijo de mi corazón dominado por una mujer, cuyos caprichos tuviera que sufrir. Esto es hijo lo único que me desagrada en esta muchacha (Manuela), que es el retrato vivo de su madre; y tanto más me choca, cuanto yo he sido de la opinión de que la voz del marido ha de prevalecer, y tal ha sido siempre mi sistema en mi matrimonio. Por lo demás, es muy a mi gusto, bien educada y pertenece a una familia digna de enrolarse en ella".

Un lustro después, fracasada ya la "revolución de los Uriburus", Deidamia García Beeche le apuntaba (20-VI-1864) a su hermano Adolfo, que se hallaba en Buenos Aires: "La Manuela no pone sus pies en casa desde que han sucedido estas cosas. Dice que tiene vergüenza de salir porque no las quieren saludar las gentes, y como han oído todos los insultos que les han dirigido el día del triunfo, tienen en parte razón, porque les han dicho (a los Uriburu) excomulgados ladrones, y por este tenor improperios, y los llevaban presos con esos insultos, y hasta tierra dice que les echaban los muchachos. Bastante están sufriendo los pobres".

por Carlos Ibarguren 
Beeche Esteves, María Gregoria (I57091)
 
50217 Tres años después de fenecido su esposo, Josefa de Ibarguren, el 2-XII-1726, ante el Escribano Andrés del Sueldo, instituyó una Capellanía de veinticinco misas rezadas anuales para su eterna salvación, las que debían celebrarse los lunes en el "altar de la Animas" de la Iglesia matriz jujeña. Al efecto la señora comprometía la renta de "las casas de mi morada" en la ciudad, adquiridas -- como sabemos -- en 1688 por su padre don Joseph, en el remate de los bienes sucesorios de mi antepasado Miguel de Ibarguren. La vivienda tenía "sala y dos aposentos cubiertos de madera y teja, corredor a la parte del sur, y tienda y trastienda que cáe a la calle, y zaguán; y patio, traspatio y huerta toda sembrada". El inmueble, tasado en 2.000 pesos, reconocía el antedicho censo a favor de Juan Bautista de Tobalina y de Petronila de Ibarguren -- "mis tios", al decir de la propietaria; censo que posteriormente se canceló. En consecuencia, Josefa de Ibarguren imponía sobre esas "cassas" aquella Capellanía y nombraba primer Capellán al Doctor Joseph de Tobalina Ayala, "mi primo"; mientras la fundadora se constituía "Patrona" de la misma "por los días de mi vida, y para después de mi fallecimiento a mis herederos". Suplicando finalmente al Obispo, Juan de Sarracolea y Olea, "aya por presentado a dicho Capellán que nombro".
El 29-VIII-1737, ante el Alcalde Antonio de Argañaraz y Murguía (tio 2º de la compareciente) "Josepha de Ibarguren" entregó a Pedro de Tordecillas "las casas y tienda que tiene contiguas a la Aduana, por tiempo de dos años", con la condición de que Tordecillas, como precio del alquiler, "derribara la tienda que cáe a la calle Real y su saguán, y la levantara de nuevo desde sus cimientos, aprovechando la madera y teja buena que hubiere, y poniendo, todo lo que no estuviere de provecho, nuevo según estaba". Asimismo Tordecillas comprometíase a componer la techumbre de la sala principal y sus cuartos y corredor, como también levantar las paredes necesarias del patio, traspatio y huerta, y refaccionar lo demás que fuese preciso. A ruego de la otorgante firmó dicha escritura el Maestre de Campo Agustín de Leyza.
Por último, el 30-I-1741, Nicolás de Argañaraz y Murguía, Alcalde de 2º voto de Jujuy (tio 2º también de la señora), fué llamado por "Doña Josepha de Ibarguren", la cual hallábase en cama, en su domicilio, en trance de muerte, dispuesta a otorgar ante dicho funcionario sus disposiciones testamentarias mediante un poder a favor del "Cura Vicario Joseph de Peñalba". En ese documento ella pidió que su cadáver recibiera sepultura junto a los restos de su marido, en la Iglesia de la Merced, con la mortaja y sufragios que dispusieran sus albaceas. Enumeró por bienes suyos a "las cassas" de su morada, donde, "en la sala de vivienda principal", se hallaban 4 lienzos de 2 varas de largo y vara y media de ancho: "el uno de la Madre de Dios de la Soledad" y los otros "del Apóstol San Andrés (santo de su marido), de San Francisco de Asis y de San Pedro de Alcántara". Especificó también la testadora otros cuadros: "el uno de Christo crucificado", el de "la Abocasión de la Purísima Concepción" y los de "San José, San Antonio de Padua, Señora Santa Ana, Santa Rosa de Lima y Señora Rosa de Viterbo"; y los muebles, plata labrada, ropas, alhajas, enseres domésticos, alfombras, colchones y "un mulato llamado Tomás de catorce años". Declaró la otorgante "que no tiene heredero ninguno forzoso"; estableció como sucesora de todos sus bienes a María de las Nieves Zuázola, muchacha que ella adoptó, casada a la sazón con Francisco Arburu; y nombró por albaceas al referido clérigo Joseph de Peñalba, al "Comandante de Caballería y Alcalde Miguel Esteban de Goyechea, y al General Agustín de Leyza". Y veinticuatro horas después de testar, los despojos mortales de Josefa de Ibarguren Pérez Espinosa recibían sepultura en la Iglesia mercedaria de Jujuy.
Cabe señalar asimismo, que el 3 de marzo siguiente, los bienes que dejó la difunta se remataron en pública almodeda, en beneficio de la prohijada y heredera universal Maria de las Nieves Zuázola; quien durante sólo siete años disfrutaría de las rentas del legado inmobiliario y mobiliario recibido -- amén del niño esclavo y de aquella colección de cuadros religiosos \emdash , ya que la agraciada, el 11-II-1748, murió en Jujuy y sus restos quedaron sepultados en la Iglesia local de La Merced.
por Carlos F. Ibarguren Aguirre 
Ibarguren Pérez Espinosa, Josefa de (I2224)
 
50218 Tres veces prior del Tribunal del Consulado (1686-1699). Sargento mayor del Tercero de Comercio. Oyagüe García de Carrión, Francisco de (I641731)
 
50219 Tribuno por Chuquisaca en 1840. Zilveti Miranda, Celestino (I184796)
 
50220 Trinidad Lawson Demaría - mi bisabuela - recibió las aguas bautismales el 9-VIII-1831. Las vísperas de cumplir sus 24 años contrajo matrimonio, el 16-VII-1855, con Julián Pedro Lynch Zavaleta, bautizado en Buenos Aires el 23-II-1815, que la sobrepasaba en 16 años. Diecinueve meses después de la boda, el 23-II-1857, Trinidad luego de un parto muy difícil - asistida por su tío el ginecólogo Francisco Almeyra (marido de Trinidad Demaría Escalada) y por el doctor Ventura Bosch - dió a luz a su hija Enriqueta. Una vez salida de cuidado la madre primeriza trasladóse con la criatura y su marido, al campo donde este trabajaba; la estancia "Rincón de San Patricio", en Baradero, perteneciente al suegro Lynch. Allá, la joven señora tuvo que encarar las responsabilidades de una vida dura, como era entonces la que se vivía en la campaña bonaerense; vida desconocida para una muchacha pueblera, acostumbrada a los mimos, halagos y favores maternales y de toda su ilustre y numerosa parentela, estrechamente vinculado al pequeño gran mundo de la "Gran Aldea" porteña.
En aquel tiempo Buenos Aires estaba separado del resto de las provincias, presididas constitucionalmente por Urquiza. El Estado porteño y la Confederación Argentina, frente a frente, hallábanse empeñadas, por el momento, en una "guerra fría". Un año atrás, el Congreso de Paraná sancionó la ley de los derechos de Aduana llamados "diferenciales", con propósito de arruinar al puerto de Buenos Aires y obligar a la provincia a someterse al gobierno de la Confederación. En dicha circunstancia, doña Encarnación en una de sus carta fechada el 2-XII-1857 y dirigida al "Rincón de San Patricio" para sus hijos Julián y Trinidad, entre noticias familiares y dimes y diretes sociales, hacía, de refilón, el siguiente comentario político; "... ya sabrán Uds. que hay proposiciones de Urquiza para tratar, pero nadie cree que haya arreglo, pues dicen que ni unos ni otros lo desean; que los ministros extranjeros se lo han pedido a Urquiza y éste lo ha pedido acá, pero sin ninguna intención. Lejos de esto, dicen que él se apronta; unos dicen que para una nueva invasión, solo o con los indios; otros dicen que los auxilia a los indios para que vengan solos. Quien sabe lo que será cierto, pues ya Uds saben lo que se miente ...".
Un montón de noticias de familia y hablillas sobre personas conocidas, siempre traían esas cartas de misia Encarnación. Así que Sara Lawson - su nieta - estuvo "malísima, y con muchos vómitos, grandes chuchos y una fiebre que volaba, y al poco le atacó la cabeza"; que "la pobre de la de Beccar (Carolina Mansilla) ha muerto"; que "Pepe Arana (José Joaquín Arana Demaría) se casa con la hija de don Pedro Sáenz Valiente" (Avelina, "beldad" que recuerda en su libro Calzadilla), "y va a vivir con Petrona" (Demaría Escalada, madre de Pepe); que "Luchito Mansilla se ha suicidado en Europa" (felizmente esto resultó sólo un rumor); que "Mercedes Gómez" (hija de José Damián Gómez Obligado y de Manuela Ibáñez Marín) "tomó una purga y murió"; que "Cobo (José Manuel) se casaba con Clara Ocampo". Entre la enumeración habitual de estos acontecimientos privados, la correspondencia de marras hacia llegar también, al agreste "Rincón de San Patricio", informaciones teatrales así: Que "el teatro de Colón, por ahora, está cerrado, pues la Grani se fué a Montevideo, pues mientras hubo ópera no la querían contratar, y con los gastos tan crecidos que tiene el teatro, se ha fundido la empresa. Las famosas bailarinas francesas también están aquí de balde, pues le tienen miedo al Colón y no hay por ahora nadie que las quiera tomar. En el teatro de la Victoria trabaja lo peor de las dos compañías dramáticas, y dicen que está lleno. En verdad que es de la gente que en ninguna parte se ve, pero a ellos que les importa con tal de ganar plata. Y en el teatro del Porvenir son los mismos franceses antiguos; la Valentina, el marido, muchos otros y algunas bailarinas, se han vuelto a Europa".
"Mucho siento el que otra vez estés embarazada - le escribió la madre a Trinidad el 27 de setiembre de aquel año 57 -, no por otra cosa que por la lidia de la criatura. Así que es preciso que te alimentes mucho, para que te encuentres fuerte y no necesites de ama". Y Julián Lynch, el 23 de diciembre siguiente, le ponía a su suegra en una carta; "A fines de este mes, tal vez el lunes de la semana que viene, iremos embarcados para esa, y tendremos el gusto de abrazar a Uds". Y cuatro meses más tarde, en Buenos Aires, el 26-IV-1858, Trinidad alumbraba a un varón; Julián, su segundo hijo.
De tiempo atrás, Julián padre se sentía enfermo, con "unos nacidos en una pierna"; várices, que degenerarían en flebitis. Esas lesiones, entonces irreparables, le provocaron dificultades circulatorias, úlceras, hemorragias, y finalmente una infección general que le arrebató la vida el 7-I-1859. El deceso había ocurrido en la estancia, hallándose mi bisabuelo lejos de los suyos. Su cadáver quedó sepultado en el cementerio de Baradero ...
Viuda a los 28 años, Trinidad asumió la tutoría de sus hijos Enriqueta de 2 años y Julián de apenas 9 meses. Su marido, por único inmueble, dejaba una finca en la calle Esmeralda 272 de esta ciudad. A esto se debe agregar que el causante - como ya sabemos - trabajaba en sociedad con su padre en la estancia de éste, "Rincón de San Patricio", en Baradero. Allí le correspondía una cuarta parte de la hacienda vacuna, la mitad de la yeguariza y otro tanto de la lanar; perteneciéndole también "la mitad de la casa de azotea y los muebles de ella - no los ranchos". Con anterioridad Julián había realizado negocios ganaderos de medianería con sus cuñados Eduardo y Roberto Lawson, y, al tiempo de su muerte, era dueño de la mitad de la majada del puesto de Nieva, puestero el cual tenía una quinta parte en las ventas de lana.
Como aún vivían los padres Patricio Lynch e Isabel Zavaleta, solo el fruto de su trabajo, y no una fortuna, les dejaba mi bisabuelo Julián a sus hijos y a su mujer. Esta, más adelante, heredaría de su madre una casa en la calle Bolivar 244 y un terreno en el Tigre plantado con árboles frutales.
Pero si la situación económica de Trinidad y sus hijitos, sin ser floreciente, resultábale llevadera (descontado el amparo incondicional de Roberto y María Eugenia Lawson) lo grave, lo afligente, era la mala salud de la joven viuda. Desde poco antes de casada, ella no anduvo bien de los pulmones. En 1857, su madre doña Encarnación, le escribía a la estancia de Baradero; "Ese dolor al pulmón que tu dices, no tengas duda que es nervioso, Jose María (Lawson) estuvo el mes pasado así, y con una untura de aceite de almendras calientito y una bayeta caliente se le quitó". No fue la cosa tan simple; presumo que la muchacha soportaba - sin saberlo - una tuberculosis larvada, crónica. Lo cierto resultó, que a los siete años de haber perdido a su marido, Trinidad contrajo una erisipela gravisima, febril, incurable. En sus delirios (el patético recuerdo no se borró en la familia) ella cantaba a viva voz la popular melodía de la ópera Fra Diávolo, del compositor francés Auber; y, en difinitiva, aquella infección generalizada interrumpió su canto y le cortó el aliento el 31-V-1866.
Ese mismo día, el párroco de la Catedral al Sur, José Cornelio Santillán, "dió licencia de sepultura al cadáver de Doña Trinidad Lawson, blanca, de 26 años de edad, natural del país, domiciliada en la calle Bolívar 197, viuda de Don Julián Lynch, que murió, el día de la fecha, de irisipela, según testimonio de Lauro Cabral, de 40 años (funebrero). Recibió los sacramentos de Penitencia, Eucaristía y Extremaunción, y no hizo testamento".
La sucesión de mi bisabuela tramitóse ante el Juez de 1ª Instancia Jacinto Cárdenas, Secretaría Eduardo Munilla, Defensor de Menores González Garaño, Secretario José María Huergo y Abogado asesor Dr. Eduardo Basavilbaso. Los bienes pertinentes ya fueron especificados con anterioridad. Añado que el terreno en el Tigre, valuado en 14.000 pesos, lo adquirieron en condominio, más tarde, por esa misma suma, Encarnación Lawson de Arning y Manuel Lawson, y que las hijuelas de los niños herederos sumaron 113.319 pesos y 40 centavos, para cada uno.
por Carlos F. Ibarguren Aguirre 
Lawson Demaría, Trinidad (I12536)
 
50221 TRISTAN DE URSUA Y ARROSAGARAY vino el mundo en Arráyoz en 1558 y resultó heredero del Mayorazgo que instituyeron sus padres sobre los señoríos de Zubiría y Arrosagaray. Como sus hermanos sirvió en los ejércitos de Flandes, integrando sucesivamente las Compañías que comandaban Miguel Maestre y Martín de Aldosoro, en los "Tercios", a cuyo frente estaban los Maestres de Campo Juan de Bracamonte y Diego de Durango. De regreso a su patria, Tristán tuvo a su cargo la defensa de los valles fronterizos de Bertizarana, Santesteban y Baztán, que asolaban los franceses con reiteración. Tan ello fue así que, más tarde, en 1639, aquellos vecinos enemigos de allende el Bidasoa le quitaron a mi antepasado la casa de Arrosagaray en la Baja Navarra, con todos sus pertenecidos, sin que Ursúa pudiera recuperarla jamás. En 1645 don Tristán, ya viejo, fue elegido Alcalde del valle de Baztán. Testó en dos oportunidades; el 25-IX-1651 y el 21-IV-1664, para morir ese mismo años más que centenario, pues contaba 106 años de edad. Ursúa Arrosagaray, Tristán (I4936)
 
50222 Tronco de esta importante familia jujeña fueron el Tesorero de las Reales Cajas Matrices de Jujuy, Capitán Juan Rodríguez Vieyra (que testó el 7-IX-1683) y su mujer María Rodríguez de Armas y de la Mota, fallecida antes que su marido; quienes procrearon 9 Rodríguez Vieyra, Juan (I48890)
 
50223 Tronco de los Torres-Sarabia, Torres-Mejía, Torres-Villafañe, Torres-Salguero, Niño-Torres, etc, etc. Familia F577
 
50224 Tronco de los Zurita de Jerez de la Frontera, cuya casa solar quedaba en la "Collación de San Juan de los Caballeros", plaza llamada de Zurita. Fagut fue uno de los conquistadores y repobladores de Jerez, agraciados con casas, viñas, tierras y olivares por el Rey Alfonso X "el Sabio" en 1267. Zurita, Fagut de (I625085)
 
50225 TROTZ, Lucía, q.e.p.d. - Tus hijos Juana, Vicente y Jose te despedimos con mucho dolor. Mamá, te vamos a extrañar muchísimo y te vamos a llevar siempre en nuestros corazones. Gracias por todo el amor que nos diste.
La Nación, 18.06.2018. 
Trotz Ballester, Lucía (I635012)
 
50226 Ts. Acto Civil: Beatriz Ayarragaray de Paz, Delia Williams de Leloir, Rafael Aguirre Lynch y Horacio Sánchez Elía. Familia F8923
 
50227 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F9894
 
50228 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F9844
 
50229 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F779
 
50230 ts. Adolfo Cazón y Dolores Freyre de Cazón (Montserrat-1866-f.411). Familia F31347
 
50231 ts. Adolfo Conde Cazón y Enriqueta Granel (SOC-1917-f.354) Familia F31353
 
50232 ts. Belisario Biaus y Blanca Fidanza de Fuschini (SOC-1906-f.261). Patrón Biaus, Pedro Alejandro (I30892)
 
50233 ts. don Manuel Vicenter y doña Marcelina Dávila (SAA-3-f.112) Familia F31294
 
50234 ts. don Patricio Vicenter y doña Apolinaria Martínez (LM-1858-f.41), Familia F31290
 
50235 ts. Eduardo Fidanza y Elisa Randle (La Concepción-16-f.188) Familia F12329
 
50236 ts. Eduardo Holmberg y María Holmberg de Fidanza, dispensado el parentesco en segundo grado de consanguinidad (SOC-1914-f.419) Familia F30764
 
50237 ts. Faustino Jorge y Laura Correa Morales de Holmberg (SNB-1874-f.95). Familia F29455
 
50238 Ts. Martín Campos y Concepción López Camelo (SOC-4-f.123v.) Familia F18427
 
50239 ts. Ramón Cabenago y Margarita Bengolea (SOC-1832-f.29) Familia F3458
 
50240 ts. Sebastián Palacio y Delia Hueyo (SOC-1915-f.233) Familia F60790
 
50241 Ts.: Adolfo Scharff DE 54 A. Nat. País, Domic Lima 297, Y María Scharff DE Insiarte, DE 49 A., Nat. País, Domic. Andes 1616, (Soc 20 F707 Boleto 192) Familia F17319
 
50242 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F45056
 
50243 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F205850
 
50244 Ts.: Cap. Juan de Gadea,y el Maestre de Campo Pedro Tello de Sotomayor (f.29) Familia F16233
 
50245 Ts.: D. Francisco Moreno Y Da. María Manuela Villarino, (Parroquia San Miguel, F 73). Familia F17302
 
50246 Ts.: el Alguacil Mayor Juan Pacheco de Santa Cruz, el Capitán Marcos Gutiérrez, el Capitán Juan Esquivel, y Tomás Gayoso (f.12) Familia F5142
 
50247 Ts.: el Capitán Felipe de Herrera y Guzmán, Miguel Hurtado, y Simón de Melo (f.30) Familia F1099
 
50248 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F6694
 
50249 Ts.: Francisco Barbosa y Leticia Vega de Vigil. Familia F39015
 
50250 Ts.: Jacobo Parravicini, DE 72 Años, Domic. En Piedras 41 Y Manuela Villarino Dupuy, DE 65 Años, Domic. En Suipacha 81, (Sma 1873 F 90). Familia F17308
 
50251 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F17248
 
50252 Ts.: Josué Thwaites Y Manuela Villarino (Parroquia Nta Sra DE La Merced, Chascomús L2 F 122/23) Familia F17253
 
50253 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F52034
 
50254 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F216595
 
50255 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F39119
 
50256 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F34882
 
50257 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F58155
 
50258 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F23282
 
50259 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F57063
 
50260 ts.Héctor Quesada y Matilde Sandoval (SOC-1911- f.162) Familia F25348
 
50261 ts.María Posse y Mercedes Rojas (LM-11-f.11) Familia F31441
 
50262 Ts: el Maestro Alonso Suárez de Velasco, el Licenciado Antonio de Vergara, el Licenciado Juan de Agüero, y otros muchos seculares que se hallaron presentes (f.184v) Familia F16204
 
50263 Ts: el Maestro Lucas de Sosa, Canónigo de la iglesia Catedral, el Capitán Tomás de Rojas y Acevedo, y el Canónigo Melchor Agustin de Mesa (f.1) Familia F13250
 
50264 Tte. Coronel de Caballería, Expedicionario del Desierto, Juez Instructor Militar en Salta. Herrera Sayago, Teniente Coronel Miguel de los Santos (I63950)
 
50265 Tte. Gobernador, Just. Mayor Sta. Fe año 1607 Nagera, Tomás de (I67006)
 
50266 Tuberculosis. Basoalto Opazo, Rosa (I23223)
 
50267 Tuberculosis. Villegas Lemus, General Conrado Excelso (I678899)
 
50268 Tuberculosis. Iriondo Iturraspe, José Néstor (I100458)
 
50269 Tuberculosis. Sztyrle Soronkowska, Mayor Tadeo (*) (I127530)
 
50270 Tuberculosis. Harilaos Bosch, Elisa (I650007)
 
50271 Tuberculosis. Bugarin Vázquez, Antonio (I232398)
 
50272 Tuberculosis. Bugarin Vázquez, Mercedes (I232399)
 
50273 Tucumano, se graduó de médico en la Universidad de Buenos Aires. Casado en Santiago del Estero con Mercedes Taboada, desempeño en ese provincia altos cargos. Mendilaharzu Saravia, Juan Alfredo (I229686)
 
50274 Turfman, coleccionista de arte. Solar Dorrego, Carlos Eduardo Enrique Ángel del (I22803)
 
50275 Tuvieron 8 hijos. Familia F10826
 
50276 Tuvo destacada actuación en la ciudad de Rosario de Santa Fe donde fué Jefe de Policía en 1857 y en 1862. Intendente de aquella ciudad. Fue además, un importante colaborador de don Aaron Castellanos en los trabajos de colonización que éste emprendió. Benegas Morcillo, Pedro (I85628)
 
50277 Tuvo destacada actuación social y política en 9 de Julio. Pudo desempeñarse, en varios períodos, como: comandante militar, juez de Paz, concejal y presidente del Concejo Deliberante, presidente de la Municipalidad, intendente municipal, consejero escolar, comisario de policía, senador y diputado ante la Legislatura provincial (1888-1893 y 1908), defensor de menores; además de ser distinguido, con diversos cargos, en la dirigencia de su partido. También, después de producirse la autonomía del Partido de Carlos Casares, radicado allí, tuvo amplia como destacada actuación. El día siguiente a su muerte el Concejo Deliberante de Nueve de Julio sancionó una ordenanza, por la cual imponía su nombre a la entonces calle Córdoba.  Robbio Martínez, Nicolás (I201984)
 
50278 Tuvo Diego Gutiérrez de Humanés dos hijas naturales con María Coronado Guzmán. Familia F17534
 
50279 Tuvo el Mayorazgo de su Casa. Pasó a América y se avecindó en Santa Fe donde fue Capitán, Alcalde ordinario y de Hermandad. Arbestain y Pérez de Picabea, Pablo de (I656062)
 
50280 Tuvo la iniciativa de mandar a construir el famoso pasaje "De la Piedad" en la ciudad de Buenos Aires 1888, junto a su marido Arturo Gramajo. Atucha Saraza, María Adela (I5072)
 
50281 Tuvo larga y respetabilísima actuación en la ciudad de Rosario y en la provincia de Santa Fe.

Sus padrinos de bautismo fueron su tía María Josefa del Pilar Rodríguez del Fresno junto a su esposo el Brigadier General y Caudillo de Santa Fe don Estanislao López, de allí que el segundo nombre del Dr. Marcelino Freyre fuera Estanislao.

Graduado de Médico en 1843 en la Universidad de Buenos Aires, versó su tesis sobre Amputaciones.

Varias veces Jefe Político de la ciudad de Rosario y presidente del Concejo Deliberante. El cargo de Jefe Político de la ciudad dependía directamente del Gobernador. En la provincia de Santa Fe surgió primero como institución la jefatura política de la ciudad y luego la municipalidad con su Intendente.

Diputado provincial y Diputado nacional (1866-1870), Convencional Constituyente para la reforma de la Constitución de la provincia de Santa Fe en 1863 y en 1872, decano de los médicos locales de Rosario e importante cooperador de la organización de hospitales.

Cursó sus estudios en el Gimnasio santafesino, trasladándose en 1836 a Buenos Aires para estudiar medicina. Allá se vinculó con la familia de Cosme Maciel López Pintado, que estaba avecindada en una casa quinta en los aledaños de Buenos Aires, en Barracas al Sud, actual Partido de Avellaneda, provincia de Buenos Aires.

Cosme Maciel López Pintado, que tuvo destacada actuación en Santa Fe desde 1810 a 1825, tuvo el honor de izar en Rosario por primera vez la bandera nacional creada por Belgrano el 27 de febrero de 1812. En 1819, el gobernador Brigadier Estanislao López confió a Maciel una misión ante Artigas, que mantenía viva la resistencia de la provincia oriental contra Portugal. Fue además secretario de López durante la campaña de este caudillo contra Dorrego y comisionado luego para tratar la paz en nombre del gobierno de Santa Fe. Disidencias políticas produjeron más tarde -dice el historiador Azarola Gil- el rompimiento de Maciel con el Brigadier López. Reducido a prisión bajo la inculpación de haber fomentado el asesinato del gobernante, procuró éste a Maciel los medios para alejarse de la provincia, a lo que se negó el acusado, siendo entonces remitido a Buenos Aires con la prevención que si regresaba a Santa Fe sería fusilado. Este destierro fue el término de su vida pública. La elección de Barracas al Sud para su destierro no fue casual. En el pago vivían desde los primeros tiempos sus parientes (lejanos y no tanto) radicados en el siglo XVIII de los que derivan los nombres (topónimos) del Arroyo Maciel y la célebre Isla Maciel. En 1862, Pastor S. Obligado, aquel historiador que nos brindara su famosa obra Tradiciones, lo visitó al ya anciano don Cosme Maciel y volcó algunos de sus recuerdos en dicha obra, sobre todo los referidos al primer izamiento de la bandera nacional.

De su trato con Cosme Maciel y su familia, conoció el Dr. Freyre a una de sus hijas, María Salomé Maciel de la Quintana, con quien Marcelino Freyre, después de recibirse de médico, contrajo enlace a principios de 1844.

Instalado en la ciudad de Santa Fe ejerció la medicina hasta ya promediado el año 1847. Desde octubre de 1844 y hasta fines de 1845 se lo menciona como médico del Hospital de Caridad de Santa Fe, llamado también de la Concepción.

Aproximadamente en 1847 se radicó en Rosario siendo el primer médico universitario de la ciudad.

Allí, hasta que pudo establecerse en su propia residencia, el doctor Freyre atendió su consultorio en casa de don Antonio Fayó, calle Córdoba entre las de Comercio (hoy Laprida) y Buenos Aires. Fayó estaba casado con una hermana de Marcelino Freyre, doña Rosa Freyre Rodríguez del Fresno.

Fue asesor entusiasta de la Sociedad de Beneficencia de Rosario fundada en 1854; cuando el gobernador Fraga por decreto del 11 de agosto de 1860 crea interinamente una comisión médica en Rosario, con los deberes y atribuciones de protomedicato, nombró miembros de la misma a los doctores José Olguín, Marcelino Freyre y Francisco Rodríguez Amoedo. Tal el precedente del extinguido Consejo de Higiene de Rosario.

En 1855 inicia y encabeza una lista de suscripción para erigir el monumento que, en la plaza 25 de Mayo, fue levantado en homenaje a la Constitución Nacional de 1853.

Presidió también la comisión que prestigió ante el gobierno de la nación la compra del campo de Los Granaderos, donde se levanta el arsenal de Fray Luis Beltrán.

Por ese entonces, Freyre había actuado como diputado a la Legislatura provincial, convencional y miembro de la primera Municipalidad rosarina. Por decreto del gobernador Patricio Cullen del 31 de diciembre de 1863 se designaba al doctor Freyre evaluador de los capitales sujetos a contribución directa en los departamentos de Rosario y San Jerónimo. Se le nombraba en comisión asociado al comisario de cada distrito. Y el 26 de febrero siguiente era objeto de similar designación para el departamento La Capital.

Figuró también en la lista de vecinos que suscribieron acciones para la construcción del Ferrocarril Central Argentino (1864).

El nombre de Marcelino Freyre revista entre quienes en el carácter de jefes políticos se desempeñaban a la vez como presidentes de la Municipalidad, del 29 de marzo de 1864 al 26 de diciembre de 1865.

Convencional para la reforma de la Constitución provincial en 1863 y 1872; y Diputado nacional en el período 1866/70.

Seguramente por su actividad como Diputado nacional se encontraba en Buenos Aires cuando estalló la epidemia de cólera de 1867. Regresó de inmediato a Rosario, sumando sus esfuerzos a los de Eugenio Pérez, Francisco Riva, Mauricio Hertz, Ladislao Crespo, Juan B. Arengo y otros que luchaban abnegadamente contra el flagelo. Requerido por el gobernador Oroño, Freyre pasó a la localidad de Coronda para organizar allí la lucha, a cuyo efecto, y para su mayor eficacia, se lo nombró jefe de Policía de aquella localidad el 18 de enero de 1867, retirándose de Coronda cuando hubo desaparecido la epidemia.

Fue candidato a gobernador de la provincia de Santa Fe.

Cuando se inició la guerra con el Paraguay, intervino en la organización de los batallones 1ro. Y 2do. de guardias nacionales. De la ceremonia de la bendición de la bandera del 1ro. santafesino de guardias nacionales confiada al abanderado Grandoli, y que tuvo lugar el 19 de junio de 1865 en la iglesia matriz, fue padrino el doctor Freyre, jefe político -a la sazón- de Rosario.

En 1875 presidió el Concejo Deliberante y por decreto nacional del 4 de noviembre de ese mismo año formó parte de la comisión examinadora del Colegio Nacional de Rosario.

En 1877 fue presidente del Consejo de Higiene. En 1880 nuevamente miembro de la Municipalidad y fue nombrado cirujano principal del Ejército y jefe del Hospital Militar, en el curso de la revolución de ese año. Antes había actuado en Cepeda y Pavón y, luego, en las revoluciones del 90 y del 93 organizando hospitales de sangre.

Presidió en 1898 la Comisión de Vecinos designada el 16 de abril por el Intendente don Luis Lamas, para solemnizar el hecho histórico de la creación de la Bandera, e investigar, además el sitio preciso de la Batería; actuaciones que promoverían el acto de la colocación de la piedra fundamental del Monumento a la Bandera en Rosario el 9 de Julio de 1898. Monumento que finalmente se inauguró, con la fisonomía actual, en el año 1957.

En 1899 aún ejercía, y por cuarta vez, la presidencia del Concejo Deliberante. Durante su larga actuación en Rosario prestó auxilio a las víctimas de las contiendas civiles y afrontó las graves epidemias de cólera, fiebre amarilla, tifoidea y viruela que, en varias épocas, soportó la ciudad.

A ello sumóse su gestión como edil vinculándose a iniciativas trascendentes, verbigracia, la construcción del matadero municipal, los primeros mercados públicos, afirmado de calles de la ciudad, construcción de hospitales, la avenida Belgrano, la creación del parque Independencia. Así pudo decir Juan Alvarez: la intendencia de Luis Lamas, que dio comienzo en febrero de 1898, trajo para Rosario grandes adelantos edilicios. Tuvo la suerte de ser apoyado en esa empresa por el gobernador Iturraspe, el presidente Roca y concejales dotados de amplias vistas, entre ellos el doctor Marcelino Freyre.

Al cumplir 80 años, en 1901, todos los sectores de la ciudad le rindieron cálidos homenajes. El cuerpo médico farmacéutico de Rosario concurrió en corporación al domicilio del doctor Freyre haciéndole entrega de una plaqueta de oro y un pergamino suscripto por todos sus integrantes.

Posteriormente Freyre fue designado elector de Presidente de la Nación en la convención que proclamaría al doctor Manuel Quintana.

Fallecido en 1907, en su homenaje en 1941 se inauguró el Hospital Dr. Marcelino Freyre (actualmente, desde 1980, con el nombre de PAMI II), situado en el barrio Arroyito de la ciudad de Rosario, a pasos del Parque Alem.

También lo recuerda una calle en el barrio Alberdi de Rosario, paralela a la Av. Puccio.

Finalmente se aclara que la Av. Coronel Marcelino E. Freyre, en Buenos Aires en el barrio de Palermo, es por el hijo del Dr. Marcelino Freyre, fundador de la localidad de Guaminí en 1876 en el marco de la dura lucha contra el indio. También lo recuerda al Coronel la Escuela nro. 1014 Coronel Marcelino Freyre sita en Fray Luis Beltrán, departamento San Lorenzo, provincia de Santa Fe; y la Estación de Ferrocarril Coronel Marcelino Freyre en el partido de Daireaux en provincia de Buenos Aires.

La fuente de estos datos biográficos ha sido el extenso artículo del historiador Francisco Cignoli titulado Médicos que ejercían en Rosario en 1867, publicado en el diario La Capital de Rosario el 15 de Noviembre de 1978; y las referencias a Cosme Maciel fueron tomadas del artículo titulado Cosme Maciel, primer abanderado, escrito por Roberto Colimodio Galloso, Miembro de Número de la Academia Argentina de la Historia, publicado el 27 de Febrero de 2017 en el diario Los Andes, de la ciudad de Mendoza, Argentina. 
Freyre Rodríguez del Fresno, Marcelino Estanislao (*) (I8518)
 
50282 Tuvo Manuel Salvador Fernández una desahogada posición en el ámbito salteño. Fue Alcalde de 1º y 2º voto de su Cabildo, en 1777 y en 1781, y se lo consideraba como uno de los mas fuertes comerciantes de aquella plaza. Con los años su poderío económico sufrió considerables quebrantos; y en 1804 era deudor moroso de mi 4º abuelo don Juan Esteban de Anchorena por más de 3.000 pesos. En garantía de esa suma, aquel habíale hipotecado a éste, una estancia con molino, que además garantizaba a tres Capellanías. Una de estas "pías memorias" la ejercía como capellán el Maestro Francisco Fernández Alzúa, y el capital afectado era de 2.000 pesos; otra a cargo del Presbítero Félix Delgado montaba 600 y pico; y otra se instituyó a favor del Convento de Nuestra Señora de Mercedes por 580 y tantos pesos. La estancia de referencia, atravesada por el río Pasaje, extendíase desde el rodeo de Cobos hasta las juntas del arroyo de Amador y el río de los Bretes. Hijo político de Manuel Salvador Fernández era Manuel Antonio de la Lama, a quien aquel - no obstante las hipotecas - le había vendido como media legua del campo aludido. También resultaba fuerte acreedor de Fernández, Manuel Antonio Tejada. Todo ello se desprende de la correspondencia de los hermanos Juan José y Tomás Manuel de Anchorena con su padre, escrita cuando aquellos pasaban por Salta camino del Alto Perú, centro principal de sus actividades mercantiles.
por Carlos F. Ibarguren Aguirre 
Fernández Casso, Manuel Salvador (I28390)
 
50283 Tuvo una destacada actuación en la defensa de Montevideo durante el asalto inglés de 1806. Integró el Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810 pronunciándose por el voto de Cornelio Saavedra. Larrazábal de la Quintana, Teniente Coronel Mariano Ignacio Joaquín de (I80356)
 
50284 Tuvo vasta actuación cívica en nuestro medio. El diario El Orden lo recordó en 1893 como el "fiel sostenedor de una causa política a la que perteneció desde niño, sin vacilar un punto ni dudar un solo momento....dándose el caso de mantener él solo, con laudable entereza, durante legislaturas enteras, la oposición a un gobierno que todo se lo creía permitido en la insolencia del triunfo". Fue varias veces diputado, senador o elector y ejerció la presidencia de ambas cámaras. En varios períodos perteneció al gobierno municipal y entre 1876 y 1878 presidió la corporación, como titular dos veces y otras como delegado, y renunció a su banca en 1878. Fue vicepresidente del Club "Unión de Tucumán", que sostuvo la candidatura de Juan Bautista Alberdi para diputado nacional en 1878. Intervino con solvencia en el debate legislativo por la carta orgánica del Banco Provincial en 1888.
Era un gran terrateniente del departamento de Trancas, en 1857 compró a su madre la estancia "Las Cortaderas" situada en Tapia por ochocientos pesos. En 1856 compró a los herederos de don Felipe Heredia el "Potrero de Rearte", y en 1881 compró a su cuñado don Leocadio Paz una parte de la estancia de "Zárate". Luego adquirió en 1888 la estancia "Las Juntas". También era propietario de una flota de carretas que llevaban mercaderías a distintos lugares del país.  
López Aráoz, Javier (*) (I86815)
 
50285 T° 1 F° 37. Testigos: Santiago Carrasco y Victoria Pintos. Familia F223072
 
50286 Tº 1 Fº 211. Rosa Vega, Juan Manuel de la (I668640)
 
50287 Tº 1 Fº 290. Rosa Vega, Pedro Pablo de la (I668642)
 
50288 Tº 1 Fº 320. Vega Zentena, Pedro Pablo (I668619)
 
50289 Tº 1 Fº 336. Ríos Vega, Manuela (I668629)
 
50290 Tº 1 Fº 345. Padrino: Lorenzo Barrio. Vega Colman, Manuel Esteban (I668599)
 
50291 Tº 1 Fº 347. Rosa Vega, María de las Nieves de la (I668636)
 
50292 Tº 1 Fº 394. Vega Ábalos, Rafael (I668622)
 
50293 Tº 1 Fº 409. Padrinos: don Manuel Rodríguez y doña María Benítez. Vega Colman, Manuel Antonio (I668607)
 
50294 Tº 1 Fº 422. Ríos Vega, María Rufina (I668637)
 
50295 Tº 1 Fº 430. Vega Zentena, Mariano de la Cruz (I668618)
 
50296 Tº 1 Fº 481. Ts.: Juan Pablo Navarro. Vega Colman, Gregorio (I668613)
 
50297 Tº 1 Fº 482. Rosa Vega, María Felipa de la (I668638)
 
50298 Tº 1 Fº 523. Padrinos: Juan Sánchez e Ilaria Sánchez.
 
Vega Colman, José de los Santos (I668600)
 
50299 Tº 1 Fº 524. Rosa Vega, José María de la (I668639)
 
50300 Tº 1 Fº 531. Vega Ábalos, Juan Francisco (I668623)
 

      «Anterior «1 ... 499 500 501 502 503 504 505 506 507 ... 513» Siguiente»