Juan Gualberto González Berges

Varón 1851 - 1912  (61 años)


Información Personal    |    Notas    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Juan Gualberto González Berges 
    Nacimiento 12 Jul 1851  Asunción, Paraguay Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 30 Jul 1912  Asunción, Paraguay Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Persona I640374  Los Antepasados
    Última Modificación 24 Mar 2012 

    Familia Rosa Peña Guanes,   n. 31 Ago 1843, Asunción, Paraguay Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 8 Nov 1899, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 56 años) 
    Hijos 
     1. Celinda Lidia del Carmen González Peña,   n. 1876, Asunción, Paraguay Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1960, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 84 años)
    Última Modificación 25 Mar 2012 
    ID Familia F215477  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 12 Jul 1851 - Asunción, Paraguay Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsFallecimiento - 30 Jul 1912 - Asunción, Paraguay Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Notas 
    • Presidente del Paraguay entre 1890 y 1894. En 1871 ingresó a la masonería y se inició en la Logia Unión Paraguaya Nº 30. Después de algún tiempo fue uno de los fundadores del Consejo Supremo Grado 33.
      En la mañana del 9 de junio de 1894, por desacuerdos políticos, se presentó en su oficina una comisión que estuvo integrada por los señores Rufino Mazó, Eusebio Mongelós y Rufino Careaga,todos ellos masones conocidos, quienes en nombre del supremo general Juan Bautista Egusquiza le pidieron la renuncia. Ante la negativa de González, éste fue conducido al Cuartel de Escolta, donde ya lo esperaban Egusquiza y el general Bernardino Caballero. González volvió a negarse y mediante a una fuerza persuasiva el Congreso puso el poder en manos del vicepresidente, don Marcos Morínigo.