Ramon Fermin Artagaveytía Gómez[1]

Varón 1840 - 1912  (~ 71 años)


Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Ramon Fermin Artagaveytía Gómez 
    Nacimiento Jul 1840  Montevideo, Uruguay Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 15 Abr 1912  RMS Titanic Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Persona I53341  Los Antepasados
    Última Modificación 22 Dic 2009 

    Padre Ramon Bernardo de Artagaveytía Urioste,   n. 1796, Santurzi, Vizcaya, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1852, Montevideo, Uruguay Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 56 años) 
    Madre María Josefa Gómez Calvo,   n. 29 Oct 1806, Montevideo, Uruguay Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida 
    Casado 25 Nov 1826  Matriz Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Familia F12620  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - Jul 1840 - Montevideo, Uruguay Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Documentos
    Artagaveitía Gómez, Ramón
    Artagaveitía Gómez, Ramón
    Certificado de Defunción

  • Notas 
    • Si de destinos trágicos hablamos, debemos referirnos a Ramón Artagaveytia Gómez, natural de Montevideo, hijo del coronel Ramón de Artagaveytia Urioste, nacido en Santurzi (Bizkaia), célebre comandante del batallón vasco Voluntarios de Oribe, que participó, con particular destaque, en la Guerra Grande uruguaya (1943-1851).
      Ramón (h) era sobreviviente del trágico incendio del vapor "América", producido en el Río de la Plata en la noche del 24 de diciembre de 1871, cuando hacía la travesía Buenos Aires - Montevideo. Este episodio, sucedido siendo aun muy joven, le había marcaría por el resto de su vida, y según él mismo reconocía en una carta escrita a su sobrino, su recuerdo lo torturó en cada cruce platense:
      "…Lo del América, hace cuarenta años, fue terrible. El desasosiego nocturno sigue atormentándome. En viajes apacibles, me despierto con terribles pesadillas, oyendo retumbar en mis oídos la fatídica palabra ¡Fuego, fuego! He llegado al colmo de subir a cubierta con el salvavidas puesto.
      "Estoy viejo. La noche del desastre me dejó huellas indelebles. Sólo quienes lo vivieron saben lo que fue. El 24 de diciembre de 1871 éramos 206 pasajeros a bordo del vapor América. Yo dormía. Siento el grito: ¡Fuego a bordo! Con rapidez juvenil y experiencia en situaciones difíciles, me coloco el salvavidas, corro, me tiro al agua sin mirar ni preguntar nada. Fui el primero; otros sesenta y cinco se salvaron conmigo. Los dubitativos esperaron y murieron horriblemente quemados…".
      Pero en su calidad de administrador de los campos que la familia poseía en la República Argentina, Ramón no tuvo otra opción que doblegar sus temores y someterse, una y otra vez, al temido cruce del Río de la Plata.
      Hacia 1912, los avances tecnológicos aplicados a la navegación le brindaron la suficiente confianza como para emprender una visita a Inglaterra, por lo que, en preparación del viaje, le avisó a su sobrino que por unos cuantos meses no visitará el establecimiento rural "San Ramón de Guaminí" (R.A.)
      "…No te imaginas, Enrique, la tranquilidad que da el telégrafo. Cuando se hundió el América en las narices de Montevideo nadie contestó los pedidos de ayuda efectuados con las luces. Los muy infelices que nos vieron, desde el Villa del Salto que navegaba a pocas millas y desde el puerto, no respondieron a nuestras señales luminosas. Con teléfono a bordo eso no se repetirá, nos podremos comunicar con el mundo entero."
      A la hora de su regreso de Inglaterra, escribió a su familia insistiendo en las bondades de los nuevas tecnologías aplicadas a los viajes transatlánticos, ya que, a su juicio, se embarcaría en un "barco de verdad": "…Por fin voy a poder viajar y, sobre todo, dormir tranquilo…"; y con toda confianza se embarcó el 10 de abril de 1912 en el puerto de Southampton, con destino a Nueva York.
      El nombre del buque: R M S Titanic.
      Durante los meses siguientes se hizo común la presencia de su hermano Manuel en el puerto de Montevideo, alimentando la vana esperanza de que Ramón lograra reeditar su hazaña del "América" y regresara nadando a su hogar.
      Varios meses más tarde, el hallazgo de su cadáver no hizo sino confirmar lo que todos ya sabían.
      En la reciente exposición que sobre el naufragio del "RMS Titanic" se realizó en el Museo Marítimo de Bilbao, se señalaba que el único pasajero vasco era Ramón Artagaveytia.
      Fuente: Alberto Irigoyen Artetxe
      http://www.euskonews.com/0330zbk/kosmo33001.html

  • Fuentes 
    1. [S8] Sáenz de Zumarán, Ayestaran, Angel y Lux Wurm, Hernán Carlos, (Separata de la Revista del Instituto de Estudios Genealogicos del Uruguay, Nº 17; Montevideo, 1993.).