Carlos Perfecto Ibarguren Uriburu, (*)

Carlos Perfecto Ibarguren Uriburu, (*)[1]

Varón 1877 - 1956  (78 años)

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Carlos Perfecto Ibarguren Uriburu 
    Sufijo (*) 
    Nacimiento 18 Abr 1877  Seclantás, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Bautismo 22 Ago 1877  Catedral Santuario Nuestro Señor y la Virgen del Milagro, Salta, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [2
    • Padrinos: D. Juan N. Uriburu y Da. Francisca Uriburu.
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 3 Abr 1956  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Enterrado/a Cementerio de la Recoleta, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Persona I43002  Los Antepasados
    Última Modificación 20 Jul 2018 

    Padre Federico Eulogio Ibarguren Díaz, (*),   c. 21 Ene 1832, Seclantás, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 19 Nov 1890, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 58 años) 
    Madre Margarita Magdalena Uriburu Castro,   n. 22 Oct 1848, Seclantás, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 11 Jun 1924, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 75 años) 
    Casado 21 Abr 1867  Catedral Santuario Nuestro Señor y la Virgen del Milagro, Salta, Salta, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    ID Familia F2613  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia María Eugenia Aguirre Lynch, (*),   n. 10 Jun 1882, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 24 Oct 1962, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 80 años) 
    Casado 15 Jun 1904  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Hijos 
    +1. Carlos Federico Ibarguren Aguirre, (*),   n. 17 May 1905, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 21 Jun 1998, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 93 años)
    +2. Federico Marcelo Ibarguren Aguirre,   n. 18 Feb 1907, San Isidro, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1 Abr 2000  (Edad 93 años)
     3. Manuel Antonino Ibarguren Aguirre,   n. 21 Mar 1908,   f. 5 Jul 1911  (Edad 3 años)
     4. María Eugenia Ibarguren Aguirre,   n. 2 Abr 1911, San Isidro, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 14 Ene 1998, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 86 años)
    +5. Magdalena Margarita de las Mercedes Ibarguren Aguirre,   n. 24 Sep 1912,   f. 24 May 2006  (Edad 93 años)
    +6. Enrique Manuel Ibarguren Aguirre,   n. 24 Sep 1914, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 17 Ago 1998, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 83 años)
    +7. Jorge Antonino Ibarguren Aguirre,   n. 23 Jul 1916,   f. 21 Mar 1998, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 81 años)
     8. Mercedes Ramona Ibarguren Aguirre
    +9. Josefina María Ibarguren Aguirre,   n. 6 Mar 1922,   f. 18 Ago 2009  (Edad 87 años)
    Última Modificación 13 Mar 2010 
    ID Familia F815  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 18 Abr 1877 - Seclantás, Salta, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsBautismo - 22 Ago 1877 - Catedral Santuario Nuestro Señor y la Virgen del Milagro, Salta, Salta, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsCasado - 15 Jun 1904 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsFallecimiento - 3 Abr 1956 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsEnterrado/a - - Cementerio de la Recoleta, Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Carlos Ibarguren (der.) y Julián Aguirre Lynch

    Documentos
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Recordatorio de su fallecimiento

    Lápidas
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Ibarguren Uriburu, Carlos Perfecto
    Placa conmemorativa en el Mausoleo de Ibarguren
    Ibarguren Díaz, Federico Eulogio
    Ibarguren Díaz, Federico Eulogio

  • Notas 
    • CARLOS IBARGUREN URIBURU - mi padre - nació en la ciudad de Salta en 18-IV-1877, en la vivienda de sus abuelos maternos, levantada en la hoy calle España - entonces "de la Victoria", antes "de la Independencia", y primitivamente "Real" o también "del Yocsi" ("de la salida", en idioma quichua), distante dos cuadras y media de la Iglesia Catedral. El acta de bautismo respectiva textualmente dice así: "En la Santa Iglesia Catedral de Salta, a días veintidos del mes de Agosto del año del Señor de mil ochocientos setenta y siete, S.S. Itma. el Señor Obispo de Berisa, Dr. Miguel M. Araoz, suplió las ceremonias y puso óleo y crisma a un párvulo nacido el dieciocho del mes de Abril del presente año, quien tenía por nombre Carlos Perfecto, bautizado de socorro por el Presbítero D. Matías Linares; fueron padrinos de bautismo Don Juan N. Uriburu (su abuelo), Doña Francisca Uriburu viuda (de Baldomero Castro, su tia), y de óleos Don Luis Castro, Doña Dolores Uriburu (sus tios), ambos casados y vecinos de este curato, a quienes advirtió el parentesco espiritual con el bautizado y padres de éste, y de las obligaciones que como tales padrinos contraían. Y para que conste lo firmaron los padres del bautizado: son Dr. D. Federico Ibarguren y doña Margarita Uriburu de Ibarguren".
      La criatura surgió a la vida tras trabajoso parto el día que el Santoral dedica a la festividad de San Perfecto, presbítero mártir en la Córdoba mozárabe el año 850, por confesar intrépidamente la fé de Cristo ante los sectarios de Mahoma; y el impecable nombre de dicho Santo sólo acompañó al neófito escrito en la partida de su cristianización.
      Cualquier argentino que se interese por los hombres y los temas del país, conoce la personalidad del Ministro de Sáenz Peña y colaborador del General Uriburu, del Presidente de la Academia de Letras y autor de Juan Manuel de Rosas y de La historia que he vivido. No obstante ello, sintetizo a continuación su biografía; que ya escribí tiempo atrás, a pedido de mi amigo el historiador Atilio Cornejo, para ser incluida en la nómina titulada Abogados de Salta, que publicó en 1970 la Revista del Instituto de Historia del Derecho, nº 21, de Buenos Aires.
      En 1882 - a la edad de 5 años - Carlos Ibarguren llegó con su familia desde Salta a Buenos Aires, cuya jurisdicción provincial acababa de nacionalizarse. Su padre había sido llamado por el Presidente Roca a fin de organizar la justicia ordinaria en la flamante Capital de la República, como primer presidente de la Cámara Civil de Apelaciones. A leer y escribir aprendió el niño con doña Serafina Martínez - nieta del General Arenales - que daba clases particulares en su casa. Después lo inscribieron en la escuela "de las 5 esquinas", regentada por la señorita Amalia Gramondo. Prosiguió sus estudios secundarios, sucesivamente, en el Colegio Literario "de mister Frequer", en el de Bachilleres, en el viejo Colegio Nacional, y en el "del Plata", que dirigía el profesor Edgar Courteaux; para matricularse más tarde en la antigua Facultad de Derecho de la calle Moreno, graduándose allí de abogado en 1898, con el premio de "medalla de oro". Su tésis doctoral versó sobre la "Institución de Heredero", y fué padrino de la misma el doctor Wenceslao Escalante, profesor de filosofía del derecho, a la sazón Ministro de Hacienda, quien, poco antes, nombrara al sobresaliente discípulo secretario suyo. Por esas fechas el jóven Ibarguren fundó, con algunos amigos, una revista literaria: Juventud, al paso que incursionaba en el periodismo, mediante uno que otro "suelto" en las columnas del diario El País, cuyo director era su primo Pancho Uriburu. A comienzos de esta centuria estrenóse como catedrático de historia en el Colegio Nacional Norte; y, desde 1902, fué profesor de "romano" en la Facultad de Derecho. Seis años más tarde dictaba el curso de historia argentina en la Facultad de Filosofía y Letras, y, por breve tiempo, profesó en la Universidad de La Plata. En la Facultad de Derecho porteña alcanzó el Vicedecanato; y al retirarse en 1922 voluntariamente de la carrera docente, otorgáronle el título de profesor honorario de las casas de estudio donde enseñara por casi un cuarto de siglo; a una de las cuales, además, representó en el Consejo Superior de la Universidad. Fruto de sus estudios y lecciones sobre la época de Roma son los libros Las obligaciones y el contrato en el derecho romano y argentino, Una proscripción bajo la dictadura de Syla e Historias del tiempo clásico. Por otra parte, desde 1904 había desempeñado los cargos de Oficial Mayor y luego de Subsecretario de hacienda, en los respectivos ministerios de Escalante, José María Rosa y Enrique Berduc. Después estuvo frente a la Subsecretaría de Agricultura, otra vez con Escalante y con Damián Torino, sucesor de aquel. En 1906 es nombrado Secretario de la Suprema Corte de Justicia - en reemplazo de su hermano Federico que había muerto -, y llenó esa función hasta 1912, pasando a ocupar una vocalía en el Consejo Nacional de Educación, para de ahí ser llamado por el Presidente Roque Sáenz Peña a integrar su gobierno como Ministro de Justicia e Instrucción Pública. Renunció a la cartera el 6-II-1914, por desinteligencias con el Vicepresidente Plaza, en ejercicio del Poder Ejecutivo. Su breve paso por el gobierno dejó como saldo - entre tan variadas iniciativas como la creación de la colonia de menores en Marcos Paz o las investigaciones arqueológicas que encomendó a Eric Bomán en los valles calchaquíes - un proyecto de ley orgánica de las sociedades de Socorros Mutuos, etapa previa del seguro obligatorio, que establecía eficaces medidas en pró de la asistencia y previsión sociales; proyecto que el Parlamento, una vez alejado el Ministro y fallecido el Presidente Sáenz Peña, se abstuvo de tratar.
      En lo que hace a la trayectoria política de Carlos Ibarguren, diré que ella arranca casi desde la niñez, con sus simpatías hacia la Unión Cívica y a la revolución del 90, cuyas figuras más significativas eran Além y Del Valle. Mas cuando a raiz del cisma de dicho agrupamiento quedó definido el núcleo "radical", el entusiasmo del muchacho por Além se fué disipando, ante los conatos revolucionarios descabellados y las perennes detonaciones verbales del apocalíptico caudillo.
      En aquellos tiempos se podía ser funcionario del "régimen" sin estar afiliado al oficialismo. Así, por ejemplo, Ibarguren prestó su adhesión decidida a José Evaristo Uriburu y a Guillermo Udaondo sin haber sido mitrista. Desvinculado del roquismo, propiamente dicho, fué hombre de Escalante en la administración de Roca. Los pellegrinistas tampoco lo contaron como suyo, a pesar de sus colaboraciones en El País y de su vinculación amistosa con Ezequiel Ramos Mexía, y entrañable con Paul Groussac. Formó parte del gobierno de Quintana que no representaba a ningún partido; y llegó a ser Ministro de Sáenz Peña, desprovisto de antecedentes saenzpeñistas. Alejado de la función pública, en 1914 integró, a título independiente, una lista de candidatos a diputados por la capital patrocinada por la "Unión Cívica" (en la que con él figuraban el general José F. Uriburu, Ernesto Bosch, Francisco Beazley, Juan Carlos Cruz y Luis Zuberbühler), sin que los sufragios obtenidos en las elecciones alcanzaran para conseguir la minoría. A fines de ese mismo año, fué fundador del partido Demócrata Progresista, en cuya circunstancia, en su carácter de vicepresidente de la agrupación, redactó el programa y la carta orgánica de dicha naciente fuerza cívica. Más adelante, en la jornada que consagró Presidente de la República a Hipólito Yrigoyen en 1916, los electores demócratas progresistas de Santa Fé - 8 votos - sufragaron en el colegio electoral, tras la renuncia de De la Torre, por la fórmula Alejandro Carbó-Carlos Ibarguren, para Primer Magistrado y Vice de la Nación.
      Frente a la política interna de Yrigoyen permaneció Ibarguren en constante oposición al jefe de los radicales; en cambio, manifiesta fué su simpatía por el rumbo que el gobernante imprimió a la Argentina en el plano internacional, especialmente la firme y decorosa neutralidad con que supo mantener al país durante la primera guerra mundial.
      En 1920, en las elecciones para diputados por la Capital Federal, el partido Demócrata Progresista presentó una lista integrada por notables personalidades, las cuales, debido a su propia relevancia intelectual y moral, no podían sinó sufrir la más democrática de las derrotas. He aquí la nómina completa de aquellos candidatos frustrados: Lisandro de la Torre, Carlos Ibarguren, Enrique Larreta, Ezequiel Ramos Mexía, Francisco Beazley, Juan José Díaz Arana, Francisco Uriburu, Rodolfo Moreno, José Luis Murature, general Tomás Vallé, Paulino Pico, Diego Saavedra, Octavio R. Amadeo, Carlos Quintana, Ricardo Bello y Enrique Loncán.
      Entretanto, la gran hecatombe universal desatada el año 14, y sus trascendentales consecuencias políticas, económicas y sociales, ejercieron sobre la mentalidad de Carlos Ibarguren una decisiva influencia. Es a partir de entonces cuando en su ideología liberal individualista comienza a nacer un proceso de sinceramiento, de acuciante revisión, a tono con las tremendas realidades que se sucedían en el mundo. Su libro La literatura y la gran guerra, publicado en 1920, resulta, en cierto modo, el punto de partida de su "heterodoxia" demoliberal, ya que en sus páginas se encuentran latentes, a través de los testimonios literarios de una generación movilizada para el combate, sinó los fundamentos concretos de una filosofía político-social, los motivos emocionales que Ibarguren puso de relieve en su nacionalismo doctrinario posterior.
      Paralelamente, en 1922, al explicar en sus clases de la Facultad de Filosofía y Letras, con un razonamiento estrictamente nacional y no ideológico, el cruento desarrollo de la dictadura de Rosas, el maestro, sin sospecharse precursor, inaguraba esa novísima corriente interpretativa del pasado argentino que hoy se denomina "revisionismo histórico". También ese año los demócratas progresistas proclamaron su nombre para candidato a la primera magistratura de la Nación, junto con el de Francisco Correa para vicepresidente; fórmula que en el colegio electoral apenas si logró los 10 votos de su minoría partidaria santafesina, contra los 235 electores radicales que consagraron Presidente a Marcelo T. de Alvear.
      Al margen de la política, Ibarguren despliega durante esos años, hasta la revolución del 30, una intensísima acción cultural. En dicho lapso escribe sus libros: De nuestra tierra (1917), La literatura y la gran guerra (1920), Historias del tiempo clásico (1924), Manuelita Rosas (1925) y Juan Manuel de Rosas (agosto de 1930); colabora en diarios y revistas; pronuncia discursos y conferencias, tanto en Buenos Aires como en las provincias y en el extranjero; preside o integra comisiones, congresos e instituciones culturales; recorre el viejo mundo y gana el premio nacional de literatura. En el ejercicio de su profesión de abogado, tantas veces interrumpido a causa de las funciones públicas que le tocó ocupar, mi padre, desde su egreso de la Facultad, habíase asociado con su primo Alberto Tedín Uriburu. Fallecido este socio, y durante un largo ostracismo gubernativo que va de 1914 a 1930, Ibarguren abrió estudio con sus amigos Matías G. Sánchez Sorondo y Carlos A. Becú, para concluir trabajando sólo, hasta que el gobierno de la revolución encabezado por el general Uriburu lo destinó a Córdoba como Interventor Nacional. Anteriormente, de 1923 a 1930, había actuado en el cargo de asesor jurídico de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires; tal cual sería más tarde, hasta su muerte, abogado consultor del Banco de la Nación Argentina.
      Producido el derrocamiento revolucionario del Presidente Yrigoyen, tanto el general Uriburu como su colaborador Ibarguren intentaron darle a aquella revolución un contenido social opuesto al de un motín faccioso que reemplaza en el gobierno a un partido electoralista por otro. Sostuvieron necesario el cambio definitivo de esa politiquería irresponsable, que gira alrededor de una partidocracia monopolizadora del sufragio universal, con sus fraudes y demagogias habituales, todo lo cual habría de reemplazarse por una democracia funcional, donde los distintos intereses colectivos actúan por medio de sus genuinos representantes dentro del Estado, evitando que los profesionales del comité acaparen el poder y se interpongan entre éste y las fuerzas vivas y trabajadoras del país. "En el Parlamento - expresó en forma oficial el Interventor en Córdoba - puede estar representada la opinión popular y acordarse también representación a los gremios y corporaciones que estén sólidamente estructuradas. La sociedad ha evolucionado profundamente del individualismo democrático que se inspira en el sufragio universal, a la estructuración colectiva, que responde a intereses generales más complejos y organizados en forma coherente dentro de los cuadros sociales".
      Estas ideas renovadoras propusieron a la opinión pública, en 1930, el general Uriburu y Carlos Ibarguren; quien, por su parte, hasta el fin de sus días no dejó de abogar por aquella transformación institucional en muchos de sus trabajos, artículos y conferencias, y en su libro La inquietud de esta hora, publicado en 1934. Posteriormente, en 1948, en su obra La Reforma Constitucional - editada un año antes de que se sancionara la Constitución de 1949 - el autor proyectó una nueva estructura del Estado, la cual, entre otras modificaciones, da - sin excluir a los partidos políticos - representación directa en el Congreso a las fuerzas sindicadas del trabajo y de la producción (industrial, comercial y agraria), y a las entidades superiores de la cultura (Academias y Universidades nacionales); vale decir a los ahora llamados "factores de poder".
      Luego de su breve actuación revolucionaria en Córdoba, Ibarguren no tuvo oportunidad de volver a ocupar un cargo político en el gobierno, ni durante los años del antiguo régimen, ni bajo el predominio justicialista de Perón. A lo largo de un cuarto de siglo (1930-1956) - además de los volúmenes antedichos y de su constante labor intelectual que quedó dispersa - publicó los siguientes libros: En la penumbra de la Historia Argentina (1932), Estampas de Argentinos (1935), Las sociedades literarias y la revolución argentina (1937), San Martín íntimo (1950) y La historia que he vivido (entregada a la imprenta en 1954 y que los editores dieron a publicidad en noviembre de 1955). Formó parte de muchas instituciones culturales del país y extranjeras. Fué presidente de la Academia Argentina de Letras, de la Comisión Nacional de Cultura, de la Comisión Argentina de Cooperación Intelectual, del Pen Club Argentino, del Instituto Popular de Conferencias y de la Universidad de Paris en Buenos Aires; fué Académico de Número de la Academia Nacional de la Historia, de la de Derecho y Ciencias Sociales y de la extinguida de Filosofía y Letras; y Miembro Correspondiente de la Real Academia Española de la Lengua, de la Real Academia de Historia, y de la Española de Jurisprudencia; así como del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, del Instituto Histórico del Perú, de la Academia de la Historia del Ecuador, del Instituto Sanmartiniano de Colombia y del Instituto de Cultura Hispánica. Y entre tantas entidades argentinas, perteneció al Instituto San Felipe y Santiago de Estudios Históricos de Salta. Había sido condecorado con la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, de España; era Comendador de la Orden de San Mauricio y San Lázaro, de Italia; Oficial de la Legión de Honor, de Francia; y Comendador de la Orden "Al Mérito" del Paraguay.
      Murió en Buenos Aires el 3-IV-1956. Hablaron en su entierro Mariano de Vedia y Mitre por la Academia Argentina de Letras y la de Derecho y Ciencias Sociales; Ricardo Levene por la Academia Nacional de la Historia; Gustavo Martínez Zuviría por la Real Academia Española de la Lengua; Matías G. Sánchez Sorondo por sus amigos; Eduardo R. Elguera por la Sociedad Argentina de Derecho Romano; Arturo Capdevila por el Instituto Popular de Conferencias; y Angel Aldecoa por la juventud universitaria argentina.
      En 1902, el muchacho - como entonces se decía - era "un buen partido", y conquistó para compañera de su vida a María Eugenia Aguirre, nacida en Buenos Aires el 10-VI-1882, que aquí falleció el 24-X-1962 (hija de Manuel Juan José Aguirre y de Enriqueta Lynch Lawson). Tras dos años de noviazgo, Carlos y Maruja se casaron el 15-VI-1904. De cierto diario contemporáneo transcribo la crónica mundana de esa boda, que parcialmente refleja, con fidelidad lisonjera y optimista, una típica versión de la que podríamos llamar nuestra "belle epoque". "El enlace de la señorita María Eugenia Aguirre con el doctor Carlos Ibarguren ha sido un acontecimiento social por la selecta concurrencia que había atraído al templo de San Nicolás, por el brillo del cortejo nupcial, por el decorado de la gran nave, por las toilettes femeninas y por los detalles que caracterizan estas suntuosas fiestas. Las calles que circundan ese templo se vieron, mucho antes de la hora fijada para la ceremonia, invadidas por lujosos equipajes que llevaban una concurrencia ataviada de gran gala, siendo punto menos que imposible el acceso a la esquina de Artes y Corrientes. En el atrio del templo numerosos lacayos guardaban la entrada. Una alfombra roja tendida desde la acera cubría el atrio. El interior del templo producía un efecto deslumbrador. Desde el altar mayor, resplandeciente de luces, corría la iluminación por la ancha nave. Al centro, en los bancos, oprimiéndose sentadas o de pie, las damas esperaban con impaciencia la llegada de los novios. Estos entraron momentos después de las nueve; la novia vestía un riquísimo traje de raso con encajes muy valiosos. En el altar mayor, y en tanto la orquesta ejecutaba la marcha de Lohengrin, el obispo de La Plata monseñor Terrero, revestido de sus insignias episcopales, recibió a la pareja. Así que terminó la ceremonia, los novios descendieron entre una doble fila de invitados hasta el carruaje, que los condujo hasta la casa de los señores Aguirre, en la calle Cerrito, donde se efectuó una recepción íntima".
      Horas antes, a las 8 de la noche, en el domicilio de la contrayente, habíase realizado el respectivo casamiento civil, en el que fueron testigos los hermanos del novio Federico y Antonino Ibarguren, solteros, de 36 y 34 años respectivamente; el abuelo de la novia Manuel Alejandro Aguirre, viudo de 84 años, y el tio materno de ella Julián Lynch, de 46 años, casado. [1]

  • Fuentes 
    1. [S112] Los Antepasados, A lo largo y más allá de la Historia Argentina, Ibarguren Aguirre, Carlos Federico, (Trabajo inédito), Tomo I, Los Ibarguren (Confiabilidad: 3).

    2. [S1147] Family Search, Family Search, (www.familysearch.org), https://www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:939X-FQSC-QH?.

    3. [S784] Chirico, Gabriel, Chirico, Gabriel, (gabrielchirico(AT)hotmail.com).