Horacio María del Sagrado Corazón  Beccar Varela

Horacio María del Sagrado Corazón Beccar Varela

Varón 1875 - 1949  (73 años)

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Horacio María del Sagrado Corazón Beccar Varela 
    Nacimiento 3 Dic 1875  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Bautismo 15 Oct 1876  Basílica Nuestra Señora de la Merced, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 2 Jun 1949  San Isidro, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [2
    ID Persona I29036  Los Antepasados
    Última Modificación 3 Ene 2015 

    Padre Cosme de la Asunción Beccar Mansilla,   n. 15 Ago 1837, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 13 Jun 1890, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 52 años) 
    Madre María Encarnación Varela Cané,   n. 11 Abr 1837, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida 
    Casado 3 Sep 1864  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    ID Familia F12724  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia María Cristina Castro Videla,   n. 11 Ene 1884, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 18 Ago 1958, San Isidro, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 74 años) 
    Hijos 
    +1. Horacio María del Corazón de Jesús Beccar Varela Castro Videla,   n. 4 Sep 1907, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1984  (Edad 76 años)
    +2. Florencio Beccar Varela Castro Videla
    +3. María Cristina Beccar Varela Castro Videla,   n. 25 Nov 1910,   f. 10 Oct 1989  (Edad 78 años)
    +4. Cosme Beccar Varela Castro Videla,   n. 7 Feb 1911, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 28 May 1987, San Isidro, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 76 años)
    +5. Sara María Beccar Varela Castro Videla,   n. 1 May 1913, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 6 Sep 2004  (Edad 91 años)
    +6. Mariano Beccar Varela Castro Videla
    +7. Juan Carlos Beccar Varela Castro Videla,   n. 2 Dic 1916, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 30 Ene 2006  (Edad 89 años)
    +8. Damián Beccar Varela Castro Videla
    +9. María Carolina Beccar Varela Castro Videla,   f. 16 Jul 2005, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    +10. Marcelo Beccar Varela Castro Videla,   n. 5 Ene 1923,   f. 2 Jun 2003  (Edad 80 años)
    +11. Carmen Beccar Varela Castro Videla,   n. 1 Sep 1924,   f. 30 Ene 1998  (Edad 73 años)
     12. Elena Rosa Beccar Varela Castro Videla
    Última Modificación 13 Mar 2010 
    ID Familia F10296  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 3 Dic 1875 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsBautismo - 15 Oct 1876 - Basílica Nuestra Señora de la Merced, Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsFallecimiento - 2 Jun 1949 - San Isidro, Bs. As., Argentina Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos Al menos un individuo vivo está vinculado a este ítem - Detalles Reservados.
    Beccar Varela, Horacio María del Sagrado Corazón
    Beccar Varela, Horacio María del Sagrado Corazón
    Beccar Varela, Horacio María del Sagrado Corazón
    Beccar Varela, Horacio María del Sagrado Corazón
    Beccar Varela, Horacio
    Beccar Varela, Horacio
    Caminando por La Rambla de Mar del Plata con Matías Errázuriz

    Documentos
    Beccar Varela, Horacio
    Beccar Varela, Horacio
    En la Intimidad de la Quinta
    por Adolfo Lanús

    Lápidas
    Beccar Varela, Horacio María del Sagrado Corazón
    Beccar Varela, Horacio María del Sagrado Corazón
    Placa conmemorativa en el Cementerio de San Isidro
    Beccar Varela
    Beccar Varela
    Mausoleo familiar

  • Notas 
    • La Barranca de los Ombúes era antes sitio preferido entre los paseos públicos de San Isidro. Por las tardes llegaban gentes que observaban con interés y curiosidad la hermosa quinta. Miraban los jardines y las galerías y trataban de penetrar más adentro, deseosos de ver de cerca a la casa que, para muchos, por su arquitectura colonial, asume caracteres de solar histórico o aspectos de museo. Se sabe que por San Isidro anduvieron Pueyrredon y San Martín, y sin mayores averiguaciones ni acaso pensar que no lejos de ese sitio se halla la quinta del Director Supremo, se vincula fácilmente su nombre y el del Libertador con aquel caserón de los Ombúes.
      Cuando Beccar Varela advertía la presencia de curiosos, se complacía en invitarlos y mostrarles los amplios salones, la vieja entrada de coches, el patio interior -ahora cubierto- el escritorio de Florencio Varela, la libreta con las "Memorias Privadas" del prócer, autógrafos de hombres célebres, algunas cartas de Juan María Gutiérrez, un trozo de la puerta perteneciente a la casa que habitó Florencio en Montevideo, frente a la cual lo asesinó un esbirro de Rosas. . . Mientras los desconocidos visitantes van pasando de una sala a otra, él les va contando a grandes rasgos la historia de la quinta: -San Martín y Pueyrredon platicaron aquí varias veces. Aquí estuvo también el autor del Himno Nacional, don Vicente López y Planes, y no faltan los que aseguran que Liniers durmió una noche en esta casa, en su marcha desde el Tigre hacia Buenos Aires, en el invierno de 1806, cuando las invasiones inglesas. El solar fue de propiedad de Mariquita Sánchez, quien lo vendió a doña Rosa Azcuénaga de Santa Coloma. ¿Ven ustedes este escritorio inglés? Pues perteneció a mi abuelo Florencio Varela. Ahora verán también la colección de "El Comercio del Plata", el diario que él publicaba y dirigía en Montevideo hasta que Rosas lo hizo asesinar. Bueno: la quinta pasó luego a poder de otras familias, vinculadas todas a la historia del país, hasta que en 1881 la adquirió mi padre, con una hipoteca que terminamos de pagar varios años después de su muerte. . .
      -Desde afuera, mirándola desde la calle -decía alguno de los visitantes- nosotros pensábamos que se trataría de un museo.. .
      -Un museo. . . -respondía el dueño de casa. -Un museo o algo parecido -repetía como pensando en voz alta. -Algún día. .. En fin, ya veremos...
      Esa idea fue arraigando en él. Se la expuso a su mujer y a sus hijos; a la viuda y a los hijos de su hermano Adrián, a quien había querido entrañablemente. Y un día se instaló en su escritorio y bajo el impulso de una decisión irresistible, escribió en tres carillas de papel:
      San Isidro, junio 21 de 1945
      "Confirmando mi testamento ológrafo de fecha 30 de septiembre de 1928 (no lo tengo a la vista pero creo que ésta es la fecha) y ampliándolo, vengo a disponer lo que estoy seguro aprobarían y quizá aprueben desde el Cielo mis inolvidables padres y hermanos, está de acuerdo con mi sentir y desean mi esposa e hijos y la viuda e hijos de mi querido hermano Adrián, que nació en San Isidro y tuvo para su pueblo cariño entrañable. Es mi voluntad que la casa quinta de San Isidro, en la calle Adrián Beccar Varela, lindando con Los Ombúes, que en breve será mía exclusivamente por la división de condominio convenida con mi cuñada y sobrinos, con su jardín y barranca, quede en usufructo para mi esposa y mis hijos, a fin de que en la medida posible puedan disfrutarla todos, y que al fallecer el último de mis hijos se consolide el dominio en la Muni- cipalidad de San Isidro, a la que lego la nuda propiedad de esa quinta, jardín y barranca, con la condición de que en ningún tiempo pueda ser vendida, y se conviertan en un paseo público que se llamará Doctor Cosme Beccar y que el uso de la casa se brindará al Consejo Escolar de San Isidro para su sede, instalar allí la Biblioteca Pedagógica Doctor Cosme Beccar y eventualmente aulas de cursos libres de dibujo, pintura, etcétera".
      Actuaba, se movía, conversaba sin solemnidad. Podría muy bien ser que la solemnidad, tan común en nuestro medio donde tantas veces es factor de figuración y buen éxito, no se aviniera con su físico, como cosa de apariencia externa. Pero eso no quita que de existir un fondo de ella, por pequeño que fuese, la delataran algún gesto o alguna palabra suya, siquiera una vez, aisladamente, en las muchas ocasiones en que por propia gravitación o porque los acontecimientos lo querían, se convertía en figura central. Nunca se lo vio en posturas de estudiada importancia ni tuvieron sus actos ni su voz ribetes o entonaciones de pretendida superioridad. Sobresalía como algo natural; en este caso cabría decir que cumpliendo esa ley de relación que hay casi siempre entre lo físico y lo espiritual. La llaneza, trasunto de hondo sentimiento afectivo que se manifestaba en la cordialidad del trato o en la emoción propensa a las lágrimas, no afectaba el valor de sus opiniones. Tal vez esa simplicidad en la exposición desprovista de vacua retórica y el deseo, casi siempre logrado, de ser claro y preciso, eran condiciones adquiridas en su juventud en la práctica del periodismo y acentuadas y perfeccionadas más tarde en la docencia universitaria.
      Lo relevaba de toda solemnidad su natural bondadoso y dis- puesto al buen humor. A fines de 1930 se hallaba en Buenos Aires el actual duque de Windsor, entonces príncipe de Gales, heredero del trono que años después abdicó. Para concurrir a un almuerzo oficial servido en el Jockey Club, los ministros y demás funcionarios gubernativos, habíanse visto en la necesidad de sacar sus "jacquets" de los guardarropas donde, por ser verano, estaban enfundados al amparo de la polilla. De sobremesa, Bec car Varela se acercó a su colega el doctor Ernesto Bosch, ministro de Relaciones Exteriores y le dijo al oído:
      -Acabo de verlo al príncipe de Gales, anotando en su libre tita de apuntes esta observación: "Buenos Aires es un país donde la mayoría de la gente se perfuma con naftalina".
      Andaba a caballo con José María Cantilo en una estancia de la provincia de Buenos Aires. Los acompañaba en el paseo uno de los peones de la estancia con quien a los dos les gustaba conversar. Hacía rato que marchaban junto al alambrado por un potrero cuyas dos únicas tranqueras aparecían muy lejos una de otra.
      -Es grande este cuadro - comentó Cantilo, quien me ha referido la anécdota.
      -Largo aclaró el peón -. Largo y muy angosto, ¿no ve? Por eso le decimos "la manga".
      -La manga de un saco mío - agregó entonces Beccar Varela, extendiendo un brazo para que se convencieran del símil.
      Abstraído o preocupado por los muchos asuntos que debía encarar como abogado o que suscitaban su interés patriótico, no perdía, sin embargo, la oportunidad de mostrar su buen humor. Eso era parte de su carácter. Al hablar en 1936, en un homenaje a la primera conscripción nacional - la de Cura Malal - recordó un episodio en el que fueron actores el general Luis María Campos y él, con estas palabras:
      "El 24 de mayo el general Campos celebraba la acción de Tuyutí y los jefes y oficiales de nuestro batallón, que formaba regimiento con el 6° de Infantería de Línea, que el general había mandado, nos presentamos a su carpa de comando, para rendirle el tributo de nuestro saludo. Quiso abrazar a todos los oficiales y cuando me llegó el turno vaciló sonriente con un gesto amistoso: no sabía si empinarse en un banco o exigirme que disminuyera mi altura".
      Difícil problema debía plantear, en efecto, aquel abrazo entre dos hombres de estaturas tan desproporcionadas: la del general Campos, por lo reducida; la de Beccar Varela, por lo alargada.
      En ese discurso de 1936, como era frecuente en las manifes-taciones de su espíritu, a la frase amable o de intención risueña siguió el concepto sustancial: "Vivimos horas de confusión y olvido de lo que fue tradición sagrada de nuestro suelo y por eso, hoy más que nunca, es indispensable no omitir esfuerzo para que las nuevas generaciones valoren lo que esta Patria argentina significa y lo que hicieron por su engrandecimiento los hombres que nos precedieron".
      Hay un enorme cedro de largas ramas horizontales. Es el venerado de la quinta. Lo plantaron Horacio Beccar Varela y su esposa María Cristina Castro Videla, hace muchos años. Es un símbolo de cariño y de unión. ¿Quién, en la mocedad, no ha grabado algún nombre en la corteza de un árbol? Aquí en la vieja quinta se yergue majestuoso el cedro libanés, y acaso glosando al poeta, Beccar Varela o su compañera podían decir:
      "Yo con mis propios brazos cavé el pozo;
      Yo con mis propias manos planté el cedro".
      Junto al cedro de anchos brazos abiertos crece un hierático ciprés que, cuando, todavía niño, llegó Beccar Varela a la quinta donde había de pasar los últimos años de su vida, no se elevaba más de un metro del suelo.
      -Cuando vine por primera vez a esta quinta, este ciprés y yo teníamos más o menos la misma altura. Si desde entonces yo he crecido algo, el ciprés me ha aventajado - solía decirles a los visitantes levantando los ojos hacia la aguda punta del árbol.
      Tres meses después de su muerte, una tarde apacible, se quebró el ciprés. Cayó desde lo alto un trozo enorme de su recto y largo tronco y al desplomarse rompió y se llevó en la caída las ramas más extendidas del cedro. Los dos están ahora mutilados. . .
      Al amor de la quinta solía serenarse su espíritu. El mundo se alejaba en las aguas del río, se perdía detrás de las barrancas, se esfumaba en la sombra de los árboles. El rumor de la calle no turbaba el sosiego del jardín ni penetraba en la soledad gozosa. El descanso consistía en la expansión del sentimiento hogareño. Voces y figuras familiares resonaban y se entrecruzaban, a menudo alborotadamente, como ocurre casi siempre donde la parentela es numerosa y vastas las vinculaciones. Pero el alboroto y el movimiento parecían no causar ruido ni alterar el silencio porque el mundo, el mundo grande y extraño al que él debía lanzarse diariamente en son de lucha y de conquista, desaparecía en el lejano horizonte, detrás de las barrancas, corrido por el misterioso perfume de la intimidad.
      La quinta le ofrecía descanso físico y sosiego espiritual. Allí fue reuniendo con amor e interés muebles, libros, periódicos, retratos, todo cuanto entrañara un recuerdo o tuviera algún significado histórico para el culto de sus antepasados. La libreta con las "Memorias Privadas", de Florencio Varela, permaneció mucho tiempo en una vitrina, casi diríamos como simple agenda de notas sin valor especial, pues casi todas las que contiene se refieren a gastos domésticos que ocupan sólo las primeras páginas; después siguen ya páginas en blanco. Pero un día, a uno de sus hijos se le ocurrió, por simple curiosidad o casualidad, dar vuelta la libreta y hojearla al revés, y a la tercera o cuarta página apareció entonces a su vista el manuscrito encabezado con el título de "Memorias Privadas". La libreta tiene estampada en la tapa la palabra ''Notas", cosa corriente en cuadernos chicos. Partiendo de esa tapa aparecen las cuentas domésticas y algunas otras anotaciones comunes. No se podía pensar que tomándola al revés, poniéndola "patas arriba" acornó generalmente se dice, iba a descubrirse que desde la otra tapa en adelante, así con la libreta al revés, Florencio Varela escribiría sus memorias. No significa esto que con anterioridad no se conocieran las "Memorias Privadas". Por lo pronto, Luis L. Domínguez se ocupó de ellas y Mármol también. Lo ocurrido es que cuando recibió la libreta con la carta del hijo de Mármol, que se la obsequió calificándola de "joya" del archi-vo de su padre, Horacio Beccar Varela no reparó en la forma en que estaban escritas las páginas. Otras personas la hojearon después y la dejaron en la vitrina sin atribuirle especial interés, porque sólo vieron las anotaciones relativas a cuestiones intrascendentes de la vida doméstica. Hasta que un día un hijo suyo dio vuelta la libreta y "redescubrió" las "Memorias Privadas" del antepasado ilustre.
      Con este hecho se relaciona otro no menos curioso. Cuando egresó de la Facultad de Derecho, Horacio Beccar Varela recibió de su madre una libreta para apuntes, con las tapas forradas en cuero de Rusia. Tiene en una de ellas, en la parte superior, grabadas las iniciales H. B. V. doradas, y abajo de las iniciales, también en letras doradas, la fecha julio 8 1897. En la tapa interior, de cartón, figura esta anotación escrita por el doctor Beccar Varela: "Juramento en la Corte, 17 de julio de 1897. Folio 182, libro 20". Pero la libreta está luego totalmente escrita al revés, de modo que la tapa con las iniciales queda como tapa posterior y naturalmente "patas arriba". Las anotaciones referentes a asuntos de la profesión - honorarios, entrevistas, litigios que atender, audiencias, etcétera -, ocupan todas las hojas y comienzan en noviembre de 1897. Uno de los hijos de Beccar Varela comprobó o advirtió que las "Memorias Privadas" de su bisabuelo Florencio Varela estaban escritas al revés en la libreta, casi 40 años después que su padre había iniciado sus apuntes en la libreta que le regaló la madre al recibirse de abogado, también al revés.
      Aunque resulte difícil determinar qué causa psíquica indujo al abuelo allá por 1843 a dar vuelta un cuaderno de notas y medio siglo después a hacer lo mismo a su nieto Horacio Beccar Varela, pareciera que el fenómeno entraña un caso típico de atavismo.
      En su libreta, regalo de la madre, el flamante abogado Horacio Beccar Varela hizo anotaciones relativas a su labor profesio-nal: asuntos en trámites, consultas, gestiones y honorarios cobrados y a cobrar, según ya lo he dicho. Iniciada en 1897, en la tercera carilla tiene esta nota: "Hasta el 13 de julio de 1898 - un año de ejercicio de la profesión - cobrado 2.220 pesos". Un promedio justo de 185 pesos mensuales. En semejante balance debían adquirir, con toda seguridad, extraordinaria impor- tancia las notas que luego figuran al pie de varias páginas, y rezan así: "Perdonada". Y mucho más las que dicen con toda la fuerza gráfica de la expresión "Nada" o "Caloteó", leyendas que subrayadas aparecen como corolarios de no pocas intervenciones. Esas anotaciones llegan hasta 1905. A partir del año 1906, asociado en el Estudio con el doctor Alberto Rodríguez Larreta, abre ya un libro con balance de entradas y gastos.
      Su padre, el doctor Cosme Beccar murió joven, el 14 de junio de 1890. No había cumplido todavía 53 años. Quién sabe por qué causa recóndita a Horacio lo torturó mucho tiempo la idea de que él también moriría joven; pensaba que cuando llegara exactamente a la misma edad en que había muerto su padre, se iría igualmente de este mundo. El presentimiento lo apenaba no por miedo a la muerte - temor que no podía tener cabida en su alma de creyente - sino porque amaba la vida y sobre todo amaba a su mujer y a sus hijos y no se conformaba con la posibilidad de dejarlos en trance de afrontar solos y direc- tamente la dura lucha de la existencia. El 30 de setiembre de 1928 escribió su testamento y junto con él un "Apunte Intimo", que es prueba de hondo cariño a los suyos y alta lección de principios morales, con significado que trasciende del carácter familiar que él le asignó al escribirlo. El propio testamento contiene consejos -expresiones de voluntad- que hacen de ese documento y del "Apunte Intimo" una pieza indivisible en su aspecto espiritual. Las disposiciones y referencias sobre bienes materiales son pocas, como eran pocos los bienes de su propiedad que podían quedar como patrimonio físico. Lo que vale en el testamento es lo mismo que da valor al "Apunte Intimo": la herencia moral.
      Pasados dos días de la fecha en que los escribió o sea al ama- necer del 2 de octubre de 1928, él iba a llegar a la misma edad que tenía su padre el 14 de junio de 1890. "Escribo estos apuntes -dice el comienzo- bajo un penoso presentimiento que quiera Dios que no se cumpla, porque amo la vida, soy feliz en el seno de los míos y creo que mi muerte sería penosa para ellos, a los que todavía hago falta". "No he podido dejar ricos a mis hijos" -escribe luego, y en seguida de una breve referen- cia a lo que constituye su patrimonio material, añade:
      "Pero no es esto lo que yo quería decir a mis hijos; veo que no escribo tan sereno como creía podía hacerlo. Lo que ansío inculcarles y para ello me falta elocuencia y fuerza en este momento, es que sean buenos, es decir que piensen que la bon- dad del alma es la más sana y la más verdadera de las filosofías; que sean inflexibles en la rectitud de sus vidas; que sean labo- riosos como yo lo he sido, porque el trabajo es escudo contra todos los vicios y fuente de las más grandes alegrías. Por último sería muy grato a mi espíritu que tuvieran un foco de culto de mi memoria, ya que tanto los he querido y he vivido sólo para ellos y mi mujer adorada, la más querida de las mujeres y la compañera incomparable, que ha llenado mi vida y a quien deben veneración eterna.
      "De mí puedo decirles que en mi vida de hombre no recuerdo haber cometido una mala acción de que tenga que avergonzarme; que he tenido un culto por la memoria de mi padre, no obstante haberlo perdido cuando tenía 14 años y que su recuerdo aún hoy me arranca lágrimas; que he adorado a mi madre y venero su santa memoria; que he querido profundamente a mis hermanos y he hecho por ellos todo lo que he podido; que he vivido sin envidias porque he sido modesto en mis ambiciones, considerando tan efímera la vida que, pensando en la muerte, siempre he sobre- llevado con fortaleza todos mis trabajos y pesares, creyendo que lo único que da independencia material y moral al hombre es la tranquilidad de la conciencia, la seguridad de que vale internamente por su propio juicio y no por lo que crean y digan los demás. Así, yo he soportado sin desesperación los más grandes desengaños y he sobrellevado pérdidas materiales que a otros anonadan. A fuerza de trabajo, honradez y economía había logrado una modesta posición. Negocios ajenos, garantías en mala hora dadas - los conmino a no darlas nunca sino para hacer el bien y no por ambición de hacer fortuna - me colocaron en situación de ruina y con enormes deudas. Confiando en Dios supe afrontar con calma el desastre y Dios me ha salvado. Nunca perdí la fe y reconcentrado en mí mismo he vivido años de lucha, -pero jamás se oscureció mi mente ni se amargó mi corazón. Ese ejemplo se los ofrezco para que en ninguna circunstancia de la vida desesperen de la Divina Providencia y de la fuerza que da la conciencia de su propia rectitud y el ánimo de vencer por el trabajo. Modesta fue mi vida y quiero ser enterrado así, sin misa de cuerpo presente".
      Termina este "Apunte Intimo" con una invocación a Dios para que bendiga a todos aquellos a quienes él tiene presentes en ese momento, porque están ligados a su recuerdo con hondo cariño o porque de alguna manera contribuyeron a "hacer amable la vida". A través de las ocho carillas que abarca, algunas palabras en las que faltan o sobran letras -corregidas después- demuestran la rapidez con que fue escrito. Son, sin embargo, los mismos rasgos típicos de su caligrafía y no hay un signo que marque diferencia sustancial con otros manuscritos suyos o que denuncie su emoción, a pesar de que él reconoce que no escribe "tan sereno como creía podía hacerlo".
      El presentimiento de su muerte carece de fundamento y explicación. Nace de algo que está más allá de su entendimiento y de su razón. "Desde hace muchos años -dice- se me ocurrió pensar qué edad justa tenía mi padre cuando murió y calcular cuando tendría yo esa edad. Será dentro de dos días - el 2 de octubre - y he creído que ese mismo día yo podría morir". ¿Por qué? Es imposible averiguarlo. Ni él mismo podría haberlo acla- rado. El presentimiento - movimiento interior que nos hace prever algo, bueno o malo, que va a ocurrir-, tiene ese especial significado cuando fatal o felizmente lo presentido se cumple. En caso contrario, ¿qué es? ¿Temor? ¿Esperanza? ¿Abatimiento?
      Beccar Varela no presintió, pero sí pensó en su posible muerte próxima. El hecho de que la muerte no llegara no quiere decir que él no la esperase espiritualmente preparado; y sin duda nunca, en los 20 años más que se prolongó después su vida, olvidó aquellas horas extrañas de preocupación y recogimiento. En esa misma oportunidad redactó también su testamento, en el que la expresión de los sentimientos íntimos asume un contenido filosófico que no se justificaría mantener reservado en el límite.
      por Adolfo Lanus
      Fuente: Al Servicio de la República
    • Horacio María del Corazón de Jesús Beccar Varela nació en Buenos Aires, el 3 de diciembre de 1875 y fue bautizado en la Iglesia de La Merced, el 15 de octubre de 1876.

      Abogado, alcanzó el doctorado en jurisprudencia en 1896, mediante una tesis titulada "Algunas consideraciones sobre nuestro derecho administrativo", desarrolló una brillante actuación en el campo de su profesión, como Magistrado, Fiscal de los Tribunales Civiles de la provincia de Buenos Aires, Director del Registro de la Propiedad, Inspector General de Sociedades Anónimas del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública y Director de la Caja Nacional de Conversión.

      Horacio Beccar Varela, si bien no fue un hombre dedicado a la política, por lo que nunca demostró ambiciones de ese género, tampoco eludió su compromiso como ciudadano en momentos en que se le requirió el aporte de su capacidad e idoneidad. Fue por ello que en 1930 asumió el cargo de Ministro de Agricultura de la Nación, al que renunció al año siguiente, para facilitarle al general José Félix Uriburu la reorganización de su gabinete con motivo de la crisis ministerial de 1931.

      En el ejercicio de su profesión fue asesor legal y abogado consultor de numerosas instituciones y empresas nacionales y extranjeras.

      Por aquellos días, con el acuerdo de los demás herederos, la Quinta Los Ombúes ya había pasado a manos del doctor Horacio Beccar Varela, donde vivió 68 años de su existencia, por lo que pronto se convirtió en uno de los vecinos más caracterizados por la gravitación de su propia personalidad.

      Llegado el año de 1919, época turbulenta en la política local, luego de una serie de renuncias, asumía como Intendente Municipal Domingo Repetto, con un Concejo Deliberante presidido por el doctor Horacio Beccar Varela, quien accedía por primera vez a ese cuerpo legislativo con tal alto cargo. Con posterioridad, ocupará una banca en los años 1923, 1924 y 1926.
      Refiriéndose a la actuación legislativa de Beccar Varela, el concejal Juan O. Gil, sostenía que "su palabra y su consejo fueron siempre escuchados y seguidos con la mayor atención; discurría magistralmente como abogado y estaba dotado de un poder de síntesis admirable de que sólo son capaces los hombres de cultura clásica. Hablaba como maestro y encaraba y proponía la solución de los más difíciles asuntos dentro de la lógica dominante de los hechos".

      Sumado a todo esto, podemos agregar que fue integrante del Consejo Directivo de la Institución Mitre, del Museo Social Argentino, fundador y Presidente del Colegio de Abogados de Buenos Aires.

      El doctor Horacio Beccar Varela había contraído Sagradas Nupcias con Doña María Cristina Castro Videla (1884-1954), recordada benefactora, presidente de la Asociación Damas de la Acción Católica de San Isidro, Consejera vitalicia de la Sociedad de Socorros Mutuos de San Isidro, etcétera.

      Este matrimonio tuvo por descendientes doce hijos: 1) Horacio; 2) Florencio; 3) María Cristina; 4) Cosme; 5) Sara María; 6) Mariano; 7) Juan Carlos; 8) Damián; 9) María Carolina; 10) Carmen María; 11) Marcelo; 12) Elena Rosa.

      El Dr. Horacio Beccar Varela falleció en su Quinta Los Ombúes, el día 2 de junio de 1949, a los 73 años, habiendo testado el 30 de septiembre de 1928, con una ampliación manuscrita llevada a cabo el 21 de junio de 1945, por la que disponía que "al fallecer el último de mis hijos se consolide el dominio en la Municipalidad de San Isidro...", que los sanisidrenses podemos considerar como la generosa herencia de don Horacio Beccar Varela al pueblo de San Isidro.

      (Fuente: Nueva Reseña Histórica del Partido de San Isidro, de Bernardo Lozier Almazán.)

  • Fuentes 
    1. [S1147] Family Search, Family Search, (www.familysearch.org), https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:XN6Q-84M.

    2. [S1315] Dato aportado por.
      Juan Carlos García Berro, juangarciaberro(AT)gmail(DOT)com

    3. [S761] Diario de Manuel Mansilla Obella, Mansilla Obella, Manuel.