Notas


Coincidencias 401 a 600 de 39,057

      «Anterior 1 2 3 4 5 6 7 ... 196» Siguiente»

 #   Notas   Vinculado a 
401 "Hacia 1400 Teresa Marroquín casó con Juan de La Cabex, dando origen al linaje de este nombres. De la torre, sin embargo, no sabemos nada hasta bien entrado en siglo XVI. Su solar se situaba en un alto desde el que se dominaba una amplia panorámica del valle en un punto particularmente angosto del mismo, y a su lado pasaba el camino real Balmaseda-Bilbao.
"Este edificio se mantuvo en pie hasta hace algunas décadas, pero de él sólo nos quedan hoy en día los escasos datos y las fotografías publicadas por Ybarra y Garmendia. Era una construcción de planta cuadrangular y bastante altura. Contaba con un acceso en el bajo, adintelado, que tal vez sustituyera a un arco, y que parece haber tenido una especie de rellano previo reforzado mediante muretes de piedra, a fin de aterrazar la fuerte pendiente del espacio inmediato a la entrada. En el primero hubo otra rosca, que por sus dimensiones creemos debió ser un balcón (la presencia del acceso bajo en la cara principal hubiera dificultado la disposición del patín). A la altura de este vano se abría una saetera, y por encima, a la mitad de la fachada, podía verse un lucero alto. En las fotos no se aprecia la existencia de sala superior, aunque sí de un camarote de cierto desarrollo.
"Según Ybarra y Garmendia, existieron murallas a su alrededor, aunque como en otros casos similares lo creemos poco probable: lo que se conservaba hace medio siglo parecían ser construcciones agropecuarias adosadas a la vara.
"Por sus características generales parece que la de La Cabex fue una torre sin sala, aunque bastante avanzada, ya que el acceso bajo pasaba a la cara principal y el superior debió quedar convertido en balcón. Esto nos hace suponerla tardía, sin más precisiones, lo que la llevaría a los primeros años del siglo XVI".
por Juan Manuel Fernández Cembellín, en "Torres de las Encartaciones" 
Los la Cabex, (I35389)
 
402 "He aquí por fin un hecho que por sus circunstancias y detalles tiene todos los contornos característicos para servir de ejemplo, y dar una idea cabal de los actos y procedimientos de aquella Sociedad de horrenda memoria.
El 27 de Junio de 1839, a las seis y media de la tarde, asesinaron en el salón mismo de la Legislatura, al Presidente de la llamada Honorable Sala de Representantes, el señor don Manuel Vicente Maza, que recibió dos puñaladas, quedando en el suelo al pie de la mesa. Dijeron que había venido a escribir su renuncia de ese puesto.
Este asesinato causó un pavor inmenso, pues al señor Maza se le consideraba como el mentor o el moderador de los furores del Tirano. Entonces ¿quién tendría segura su cabeza sobre los hombres?
A la mañana siguiente fue fusilado en la cárcel pública su hijo el comandante don Ramón Maza, por conato de revolución (dijeron).
El cadáver del señor Maza, el día 28, fue sacado de la puerta de la Legislatura (calle Perú) poniéndolo en el carro de los pobres, y al pasar por la cárcel en dirección al Cementerio, pusieron dentro los restos del hijo horas antes fusilado, y juntos fueron arrojados en la fosa común.
Una de las víctimas sacrificadas en la degollación mas expectable fue la del joven Iranzuaga, asesinado al pie de las ventanas de la casa habitada por el cónsul del Portugal, señor Meyrelles. Antes del año 40 el señor Meyrelles daba un baile a la oficialidad de los buques de Francia e Inglaterra. La casa estaba situada en la calle de Santa Rosa (hoy de Bolívar) frente al puentecito de las beatitas entre Méjico y Chile.
Una de las Beldades de mi tiempo era la señorita Isabel Ortiz, hija del doctor don Manuel Ortiz, abogado de la Universidad de Charcas, el cual, en compañía de los señores don Mariano Moreno, don Vicente López, don Vicente Anastasia Echeverría, don Manuel Alejandro Obligado y otros jóvenes porteños del principio del siglo, fueron a aquella ciudad a rendir examen, y recibir el grado doctoral, porque aquí no había Universidad. Este viajecito de 800 leguas españolas se hacia a mula, empleando hasta dos meses (parte de cuyo trayecto ha sido recorrido el mes pasado en tres días por la división chilena en ferrocarril, cuya retirada se quiere comparar a la de los diez mil de Xenofonte; ¡¡sea por amor de... Balmaceda!!, a quien le dedicó este piropo el ministro señor Vidal).
Y sigo mi historia.
Al regresar el doctor Ortiz, se caso con la señorita Crecencia Urien, de la cual tuvo entre otras bellas hijas, a Ignacia, madre del general Obligado, y a Isabel, la mas preciosa de todas; de la que voy a hablar.
Isabel estaba para casarse, y su novio habíale pedido que no dejara de asistir al baile del Cónsul Moyrelles, que se anunciaba como uno de los mejores de la estación de 1840, antes de comenzar la degollación; indicándole que en el baile iba a fijar la fecha de su proyectado enlace.
La niña, que, como digo, era muy linda, una vez en el baile mostróse sumamente abstraída e indiferente respecto de sus admiradores, como dominada de una idea fija y persistente. Sentíase enferma esa noche, bajo la influencia de un presentimiento fatal para su prometido, pues era unitario, y ya menudeaban las persecuciones y degüellos contra los miembros de su partido.
Las gentes de Rozas miraban mal y con prevención aquella fiesta dada por un agente consular en honor de oficiales extranjeros, que abiertamente alardeaban de ser muy partidarios del general Lavalle. Parece que alguno aconsejó a la Mazorca, ahogar en sangre dicha fiesta, haciendo alguna victima a sus puertas mismas, pues además de buscar efecto federal, un acto semejante. seria en extremo agradable al Restaurador.
Lo peor y mas triste del caso es que el joven Iranzuaga fue degollado por equivocación, pues era otra la victima que los sicarios de la Mazorca acechaban en aquella bocacalle. La Amalia de Mármol, y Las tablas de sangre de Rivera Indarte, contienen más numerosos detalles del hecho; yo lo refiero come lo supe, y según los recuerdos de la impresión que me produjo... pues vivíamos a cuadra y media de la casa enfrente a la cual tuvo lugar tan estúpido como horrendo crimen.
Ampliaré algo más los datos de este suceso, pues en las páginas humorísticas de las Beldades de mi tiempo no han de estar fuera de centro las que reflejen, por la narración de estos hechos, las costumbres políticas de la época.
Degollado el joven Iranzuaga, los mazorqueros cruzaron su cuerpo en el umbral de la puerta de calle. Hasta sus últimos momentos había estado pidiendo un confesor, un padre... y los asesinos le contestaban ¡si! ya te vamos a traer al padre Escola (muerto la noche antes).
El suceso repercutió dentro del salón, y una de las primeras parejas que salió acompañada de los oficiales que se ofrecieron para conducirlas a sus casas, fue la linda Isabel. El caballero que la acompañaba, un teniente de marina, hizo a un lado el obstáculo, creyendo evitar que la compañera saltara por encima del cuerpo de un beodo; pero al acercar el negro de la linterna su farolito, la niña, sobrecogida de espanto, creyó ver a su novio asesinado, y cayó en un profundo desmayo. Al volver de este accidente, era otra; había perdido la razón, que jamás le volvió, aunque por largos años se deslizaron sus días en una mansa demencia.
Así la he visto por mucho tiempo después. Recuerdo siempre con horror aquel acontecimiento con la viveza de quien lo presenciara, tan profunda fue la impresión que de él recibí entonces".

- "Las beldades de mi tiempo" (1919) de Santiago Calzadilla. 
Ortiz Urien, María Isabel Ponciana (I175909)
 
403 "Hoy serán inhumados en el cementerio de la Recoleta, los restos mortales de la señora Saturnina Carranza de Lugones, dama emparentada a numerosas familias de nuestra sociedad y muy apreciada en ella por sus relevantes prendas de carácter. Antes del sepelio se rezará una misa de cuerpo presente en el Templo de Nuestra Señora de la Merced" (La Prensa, 20.5.1900). Carranza Alcaraz, Saturnina (I3867)
 
404 "Importante figura santafesina - anota el investigador Juan Carlos Crespo Naón -, cuya conducta fue, en algún momento, motivo de escándalo por el amancebamiento con una india, hecho que trascendió a los estrados judiciales". Rosa, Capitán Manuel Martín de La (I40542)
 
405 "Jamás negaré mis principios; seré uno de los primeros que clamaré por la formación de una autoridad nacional que dé al fin al país la organización nacional que tanto reclamen sus verdaderos intereses, y que inequívocamente es el voto de todos los hijos de la tierra...". Con estas palabras Estanislao López expresó en 1832 a Juan Manuel de Rosas su resolución de promover sin demoro la organización constitucional del país sobre bases federales. A lo largo de su existencia de lucha, el caudillo santafecino sirvió lealmente el ideal federalista. Esto no le impidió, sin embargo, buscar a todo trance la preservación de la unidad nacional, y para ello no vaciló - aun en los momentos de sus mayores victorias sobre el centralismo porteño-, en concretar con Buenos Aires los acuerdos y pactos que salvaron al país de la disgregación territorial. Fue así como López firmó en 1820 los tratados del Pilar y Benegas, en 1822 el Tratado del Cuadrilátero y en 1831 el Pacto Federal. Cada uno de esos compromisos de unión y alianza marcó un jalón decisivo en el proceso de nuestra organización política. Fueron, efectivamente, los "pactos preexistentes", a cuyo logro tanto contribuyó Estanislao López, los que constituyeron la piedra fundamental de la Constitución sancionada en 1853 por la cual el pueblo argentino adoptó como sistema de gobierno el "representativo, republicano y federal". López, a quien Rosas en homenaje póstumo tituló Héroe Glorioso de la Confederación, fue, con su mentonera santafecina, factor decisivo en el triunfo de esos principios. Estanislao López nació el 22 de Noviembre de 1786 en la ciudad de Santa Fe. Se incorporó en su juventud al servicio de las armas, ingresando, a los 17 años, en la Compañía de Milicias provinciales. En 1810 se sumó a la columna que, al mando de Manuel Belgrano, marchó al Paraguay, e intervino en todas las acciones de esa campaña. Hecho prisionero por los realistas en Tacuarí, fue conducido a Montevideo donde logró fugarse y se incorporó al ejército sitiador comandado por Rondeau. Al levantarse el sitio en 1811, regresó a Santa Fe, donde prosiguió su actuación en la milicia y combatió contra las tribus salvajes del Chaco. En 1815 se pronunció en favor de Mariano Vera, quien encabezó la resistencia santafecina contra el ejército invasor porteño del General Viamonte. En 1817 volvió a combatir en apoyo de Vera - que había pasado a ocupar el gobierno de la provincia-, e intervino en la lucha contra las tropas porteñas de Díaz Vélez. Por su destacada actuación fue designado comandante de armas de la provincia, y recibió el grado de Teniente Coronel. Al promediar 1818 se embandera resueltamente en el movimiento federalista que encabezaba Artigas y, al renunciar Vera, pasó a reemplazarlo como Gobernador de Santa Fe. A partir de ese momento se convirtió en uno de los principales jefes de la causa federal. Junto con Francisco Ramírez, el caudillo entrerriano, marchó en 1820 sobre Buenos Aires para derrocar al gobierno dictatorial que se proponía establecer en el país la monarquía. Vencedor en Cepeda, firmó luego con Buenos Aires el Tratado del Pilar, punto de partida de la organización republicana y federal del país. Después del alojamiento de Artigas y de la muerte de Ramírez, López se convirtió en el árbitro de todo el litoral, posición que conservó hasta su muerte. Secundó en un principio al Congreso Nacional de 1824, pero al poner Rivadavia en marcha su política centralista, se sumó al levantamiento general de las provincias contra la autoridad del presidente unitario. Apoyó a Dorrego y, después de su asesinato, se convirtió, junto con Juan Manuel de Rosas y Facundo Quiroga, en principal cabeza de la resistencia federal contra las fuerzas que, comandadas por Lavalle y Paz, intentaron implantar gobiernos unitarios en Buenos Aires y las provincias. En 1831 fue, con Rosas, uno de los promotores del Pacto Federal. Concluida la lucha Contra los unitarios con el retiro de Lavalle y la captura de Paz, intentó, sin éxito, convencer a Rosas de la necesidad de proceder a la organización constitucional del país. Enfermo de tuberculosis desde 1836, murió en Santa Fe el 15 de Junio de 1838, en momentos en que los unitarios, en alianza con los franceses, reanudaban la lucha contra la Confederación. Tenía entonces 52 años. López, Brigadier Estanislao (*) (I12214)
 
406 "John Leslie Christie
Falleció ayer
Dentro de la colectividad inglesa, que frecuentaba por su ascendencia, y en los círculos empresariales del país y del extranjero, el señor John Leslie Christie gozaba de un bien merecido prestigio.
Nacido en Buenos Aires, hace 52 años, cursó estudios en el colegio Saint George y, desde su época estudiantil se distinguió como un entusiasta deportista. En 1943, durante la guerra, no vaciló en su propósito de contribuir a la defensa de la patria de sus mayores, y se enroló como voluntario en el Ejército inglés. Tuvo en la lucha actuación destacada y su comportamiento le valió el ascenso al grado de capitán de artillería. Al regresar a la Argentina, se reintegró a sus actividades y a ellas dedicó su espíritu emprendedor y su capacidad intelectual.
Su sepelio se efectuará hoy, a las 9.30, en la Recoleta". (La Nación, 7.3.1971)
 
Christie, Capitán John Leslie (I20623)
 
407 "John Walter" Maguire Murray, Juan Gualterio (I66127)
 
408 "Jóven aun pasó a Cádiz, donde sus tios Francisco y Bernabé San Ginés ocupábanse del comercio con las Indias. El 2 de diciembre de 1755 su referido tío don Francisco había obtenido Real Despacho para enviar al Río de la Plata una fragata de su propiedad llamada ¨Nuestra Señora de Belem alias la Emperatriz Reina´, de 200 toneladas de porte, confiándola a su conducción como ´Capitán y Maestre. Don Manuel Alfonso embarcó su equipaje el cual componíase de: ´dos baules con la ropa de uso, dos maletas del mismo, una papelera, cuatro frasqueras regulares y dos chicas con licores; una sombrerera con ocho sombreros, un cajón con una cama; tres cajuncitos chicos que contienen microscopios para dn. Domingo de Basavilbaso; de que no contributó derechos algunos en consecuencia de decreto del referido Ilmo. S. Presidente.
La fragata integraba la expedición que traía a estas tierras al teniente general don Pedro de Cevallos, dispuesto a expulsar, una vez mas, a los portugueses de la Colonia del Sacramento. Tras azarosa navegación llegaron a fines de 1756 a Buenos Aires. Aunque la permanencia en estas tierras no iba a ser larga, la fragata - conocida como el barco de los biscainos, zarparía de retorno a Cádiz recién un año mas tarde.
Volvería a Buenos Aires en 1761 y el 24 de septiembre del año siguiente casaría en la Catedral de Buenos Aires en ceremonia que llevó a cabo el doctor Antonio Basilio Rodríguez de Vida, con doña Francisca Javiera Navarro, natural de esta ciudad e hija legítima de don Francisco Rodríguez de Vida y de doña Josefa Navarro. La pertinente partida indica que fueron testigos ´el Dr.Dn. Francisco Xavier Navarro y Dña. María Josefa Rodríguez de Vida´y estuvieron presentes ´don Juan de Lezica y Torresuri, don Gerónimo Matorras y otros". 
Sanxinés Urrutía, Manuel Alfonso (I13447)
 
409 "Julieta Sansinena". Colaboradora de obras benéficas, fue secretaria auxiliar del Patronato de la Infancia. Sansinena Luro, Julia Margarita (I176984)
 
410 "La boda de la señorita Elena Quirno Grondona con el doctor Alberto Padilla, será consagrada el 3 de mayo a las 18.30 en la basílica de Nuestra Señora del Socorro. Serán padrinos Lola Gallo de Padilla, madre del novio, y don norberto Quirno, padre de la novia. Festejando el acontecimiento, la abuela de la novia, Ana Lugones de Quirno, ofrecerá una reunión íntima. Bendecirá la unión el canónigo Augusto Mac Nab." Recorte de diario (desconocido). Gentileza Isabel Blaquier Sojo Familia F5095
 
411 "La doctora Estela Medrano, destacada investigadora argentina cuyos trabajos sobre envejecimiento y cáncer de piel han sido reconocidos a nivel internacional, falleció en Houston, Estados Unidos. Estudió en la Universidad de Buenos Aires, realizó estudios de posgrado en Harvard y era docente del Baylor College of Medicine en Estados Unidos. Integraba numerosas sociedades científicas internacionales. Colegas de diferentes instituciones de todo el mundo expresaron su pesar. Hoy se realizó una ceremonia para rendirle homenaje.

Estela Medrano, prestigiosa científica argentina, especializada en la regulación del envejecimiento y el cáncer de piel, falleció víctima de un accidente automovilístico en Houston (Texas, Estados Unidos) el pasado 30 de Agosto, al ser embestido el vehículo que conducía su marido por un auto de la policía local, que circulaba sin luces.

La investigadora había logrado avances importantes en el conocimiento de los mecanismos que conducen al envejecimiento de la piel expuesta a radiación solar y trabajaba en posibles terapias para la regresión del melanoma, un tipo de cáncer de piel.


Su muerte causó un profundo pesar entre sus familiares y conocidos, y el mundo académico. Los portales del Baylor College of Medicine (Estados Unidos), de la International Federation of Pigment Cell Societies (IFPCS), de la PanAmerican Society of Pigment Cell Research (PASPCR) y de la European Society for Pigment Cell Research, publican hoy expresiones de pesar de colegas y amigos. Asimismo suman palabras de apoyo para su esposo, Jorge Medrano, quien ha sido hospitalizado a raíz del accidente.

La doctora Medrano era profesora del Centro de Envejecimiento Huffington en el Baylor College of Medicine, y titular de la cátedra Robert C. Fyfe en ese Centro. Era miembro del PASPCR, del IFPCS y de The Society for Melanome Research. Sus trabajos fueron publicados en revistas científicas de prestigio como Cancer Research, Cell Cycle, The Journal of Biological Chemistry, The Journal of Investigative Dermatology y Oncogene. Una de sus investigaciones, que se centra en un biomarcador que identifica el envejecimiento de células humanas, y que fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, recibió más de dos mil citas. Integraba también la Ellison Medical Foundation; Era editor del Journal of Gerontology Biological Sciences, y de Aging Cell.

Para honrar su memoria,el Baylor College of Medicine acaba de establecer el "Premio Estela Medrano a la Excelencia en Investigación en Envejecimiento" (http://www.bcm.edu/hcoa/index.cfmpmid=12728) como su legado a la investigación en envejecimiento de piel.

Egresada de la Universidad de Buenos Aires, tras completar su licenciatura en química, Medrano realizó su doctorado en el laboratorio del doctor José Mordoh en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas Fundación Campomar, hoy Fundación Instituto Leloir. En 1979 efectuó una estadía en el exterior en el laboratorio del doctor Arthur Pardee, en el Instituto Dana Farber, en Boston (Estados Unidos), donde realizó importantes contribuciones científicas al estudio del cáncer.

De regreso a la Argentina, volvió ya como investigadora independiente, estableciendo su propio grupo de investigación en la Fundación Instituto Leloir. En 1990 emigró a Estados Unidos, para desempeñarse primero en el College of Medicine de la Universidad de Cincinnati, en Ohio, y en 1994 en el Baylor College of Medicine, Houston, Texas.

El trabajo de la doctora Medrano en los últimos 20 años de su carrera estuvo dedicado al estudio de los mecanismos de envejecimiento de la piel, habiéndose convertido en una de las especialistas a nivel mundial en el tema.

Estela Medrano era una excelente científica. Pero por sobre todas las cosas, una excelente persona, delicada y fuerte al mismo tiempo. Madre de cuatro hijos, manejó su familia y su carrera con gran esfuerzo, sacrificio, inteligencia y amor. Desde aquí deseamos que su esposo se recupere y que toda la familia supere este muy duro trance, señaló el doctor Luis Ielpi, investigador principal del CONICET y jefe del Laboratorio de Genética Bacteriana de la Fundación Instituto Leloir.

Hoy se le rindió homenaje en una ceremonia que se realizará en el Auditorio Cullen del Baylor College of Medicine, en Estados Unidos" (La Nación. 9 de septiembre de 2010). 
Lauinger Granier, Estela (*) (I70911)
 
412 "La ilustre Casa de Ramírez" - para calificarla con el título de la gran novela de Eça de Queiroz, y como su autor bien dice "más antigua en España que el Condado Portucalense" -, tuvo, según tradición mayoritariamente aceptada, origen en el Infante navarro Ramiro Sánchez, yerno del Cid campeador; hijo - afirman algunos autores - del Rey Sancho IV de Navarra (1054-1076), el cual murió mientras cazaba en los bosques de "Peñalén", asesinado por su hermano bastardo Ramón, quien lo despeñó desde lo alto de una roca.
Otros tratadistas lo hacen al Infante Ramiro hijo de un distinto Sancho, hermano del desbarrancado monarca en "Peñalén", habido aquel fuera del matrimonio por el Rey de Navarra García Sánchez, llamado "el de Nájera", quien fue muerto en 1054 por los castellanos en la batalla de Atapuerca. Ese Sancho de la real mano izquierda, dado a luz por doña Constanza o Blanca, sería progenitor del Infante Ramiro Sánchez; o sino otro Infante Ramiro, hijo también del Soberano navarro caído en Atapuerca. Versión esta última admitida por don Ramón Menéndez Pidal, en La España del Cid; el cual ahí estampa que la hija mayor del Cid, Cristina Rodríguez casó con Ramiro, Infante de Navarra, nieto del Rey García de Atapuerca, hijo de otro Infante Ramiro muerto traidoramente en el desastre de Rueda".
En cualquier caso, después del fratricidio regio de "Peñalén" a nuestro Infante Ramiro, envuelto en disputas de familia, lo despojaron del trono de Navarra. Huyó entonces de su patria, y unido a las mesnadas aguerridas del Cid Rodrigo Díaz de Vivar, participa con éste, en la toma y defensa de Valencia contra los moros (1088-1092), para casarse seguidamente con una de las hijas del famoso campeador; Cristina o Elvira - que al respecto se contradicen los historiadores eruditos con los romanceros legendarios.
Narran asimismo añejas crónicas que, al cabo de un tiempo, el Infante Ramiro salió de Valencia, en compañía de varios caballeros navarros, a tomar parte en la primera Cruzada a Jerusalém (1096-1099); cuya santa guerra predicó el Papa Urbano II en el Concilio de Clermont; la hizo popular a voz en cuello Pedro el Ermitaño a través de la cristiandad; y fue militarmente dirigida por Godofredo de Buillón, Duque de Lorena, a fin de rescatar el Sepulcro de Cristo de manos islamitas.
Entre los principales jefes que marcharon a los Santos Lugares, contábase Raymundo de Saint-Gilles, Conde de Tolosa; y directamente subordinado a él iba el Infante Ramiro de Navarra, quien encabezaba una lucida falange de navarros, gascones y aquitanos, algunos de cuyos componentes a recogido la historia; Aznar Fortunez de Etalar, que murió en Palestina, Juan y Pedro Cruzat, Don Guevara - tío del Infante Ramiro, luego llamado por sus hazañas "Pedro el Cruzado" -, Fortuño y Sancho Iñiguez, Aznar Garcés, el Conde Gastón de Bearne, Enrique de Baztán o Bazán, el Capitán Saturnino de Lasterra (que son los que cita el publicista A. de Lizarra en su obra Los Vascos y las Cruzadas, edit. "Ekin", Bs. As. 1946).
Dicha antiquísima tradición de la campaña del Infante Ramiro a Tierra Santa, es respetada por la mayoría de los autores, uno de los cuales, Diego Ramírez de la Piscina - alias "Abalos" -, la recogió en su Crónica de los Reyes de Navarra, manuscrita en latín en 1534, y después comentada en castellano por Esteban de Garibay. Sin embargo, J. Argamasilla de la Cerda y Bayona - en su Nobiliario y Armería General de Nabarra, Madrid, 1906 - sostiene que lo aseverado por Abalos de la Piscina, de que el Infante navarro Ramiro asistió a la primera Cruzada, es pura fábula, ya que en esa época ningún Infante navarro o aragonés llamado Ramiro, pudo alistarse en la empresa, puesto que, por aquellas fechas, solo existían dos Príncipes que llevaban el nombre de referencia; un Ramiro vástago del Rey García Sánchez "el de Nájera" (de éste precisamente dice Menéndez Pidal que era hijo Ramiro, el yerno del Cid), y otro Infante Ramiro que fue tercer hijo del Rey de Aragón, Sancho Ramírez, el cual en 1093 solo contaba 9 años, siendo de esa edad monje, hasta que en 1136, a pedido de las Cortes de Aragón, subió al trono de sus mayores.
Sea de ello lo que fuere, los cierto es que la tradición afirma que volvió el Infante Ramiro a España del Medio Oriente, decidido a conmemorar la gesta de la toma de Jerusalén; en cuya jornada puso tanto valor "que mereció que Dios le premiase deparándole la fortuna de encontrar en la probática piscina un pedazo de la verdadera cruz, en que el Señor consumó nuestra redención" - apunta la Crónica -, y que con propósito recordatorio fundó la Real Divisa de Santa María de la Piscina, suerte de cofradía caballeresca. Tras ello, retirado en el monacato de San Pedro de Cardeña - donde yacían los restos del Cid y de doña Ximena, sus suegros y los de su consorte doña Elvira o Cristina - Ramiro otorgó testamento el 13-XI-1110. Ordenó en él a su pariente y albacea Pedro de Virila - Abad del referido convento - que con sus bienes hiciera levantar en las heredades suyas una iglesia dedicada a la Santísima Virgen, en la que se rindiese culto al trozo de cruz que había traído de Jerusalén.
Muchos autores - verbigracia el clérigo José de Moret en el siglo XVII, y el benedictino Francisco de Berganza en el siglo XVIII - consideran falso el testamento de Ramiro. Empero, lo cierto es que el año 1136, el Abad Virila - con mandato del Infante o sin él - acabó de construir, en San Vicente de la Sosierra - villa que entonces pertenecía a Navarra, y en la actualidad al partido judicial de Haro, en La Rioja -, la Casa Divisa e Iglesia de Santa María de la Piscina, templo consagrado en 1137 por el Obispo de Calahorra, Sancho Funes.
Una de las cláusulas del discutido testamento de Ramiro expresaba: "Mando que después de edificada la Iglesia de Santa María de la Piscina, pongas en ella, hijo mío García, la casa y Divisa que ha de llamarse de la Piscina Sagrada de Jerusalén, para que seas el Señor y Patrono de ella, tú y tus sucesores por derecho perpetuo. Nadie entrará en mi Divisa que proceda de Moros, ni de judíos, ni tampoco se admitirán los hijos espúreos, bordes ni villanos ... debiendo ser hidalgos todos los caballeros de la Divisa ...".
No es inoportuno señalar, que aquella aludida milagrosa "Piscina" - en hebreo denominada "Betsaida" ("lugar de pesca")- se encontraba en Jerusalén junto a la puerta "Probática" (que en griego significa "del ganado" o "de las ovejas"), y que su descripción la hace el Evangelio de San Juan, con sus cinco pórticos, donde - textualmente dice - "yacía gran multitud de enfermos, ciegos, cojos, tullidos, que aguardaban el movimiento del agua. Porque un ángel del Señor descendía de tiempo en tiempo a la piscina y se agitaba el agua; el primero, pues, que descendía después de la agitación del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que le aquejase". En la probática piscina fue donde Jesús le dijo a un hombre que hacía 38 años que estaba enfermo: "¿Quieres ser curado? Señor, respondió el doliente, no tengo nadie que me meta en la piscina así que el agua está agitada: por lo cual, mientras yo voy, ya otro ha bajado antes. Dícele Jesús: Levántate, toma tu camilla y anda. De repente se halló sano este hombre, tomó su camilla e iba caminando".
Debo añadir que el antiguo monasterio de Santa María de la Piscina, hoy se conserva en el municipio logroñés de San Vicente de la Sosierra. "El templo es románico, de una sola nave, con bóveda de medio cañón y con cascarones. Tuvo pinturas murales que representaban la toma de Jerusalén, de las que solo se ven restos". (Enciclopedia Universal Espasa-Calpe).
En cuanto al primer Patrono de la Divisa o Cofradía de Caballeros de "la Piscina Sagrada de Jerusalén", fue el hijo segundo de Ramiro que adoptó el apellido Ramírez de la Piscina, y que era además Señor de Torres, Peñacerrada, Montoria y Solana. Casó con Elvira o Teresa Gómez Sarmiento (hija del Conde Gómez Camp de Espina). Al fallecer dichos cónyuges, en 1142, sus despojos quedaron sepultados en la vieja iglesia de Urizarra, jurisdicción de Peñacerrada, del partido judicial de Laguardia, en la provincia de Alava.
Carlos Calvo, en su Nobiliario, encabeza el linaje de Ramírez de la Piscina con un escudo partido por un palo de azur cargado de 5 lises de oro, cuyo lado diestro de oro trae 3 bandas de gules, y el siniestro también de oro con una encina de sinople y un león de púrpura empinado al tronco. Bordura de gules con 5 sotueres de oro intercalados con 5 veneras de plata.
El blasón que ostentaba la fachada de la iglesia de Santa María de la Piscina y de la Casa de la Divisa de San Vicente de la Sosierra - según los García Carraffa - era terciado en palo: 1º de sinople, con una banda de oro cargada de una cotiza (banda estrecha) de gules; 2º de azur, con 3 flores de lis puestas en triángulo; 3º de plata, con un árbol de sobrarbe (encina), sumada a su copa una cruz de gules, y un león de gules empinado al tronco. Bordura general de oro, con las cadenas de Navarra de sable, y entre los espacios de las cadenas, 4 sotueres, 4 veneras y 4 cruces de San Juan de Jerusalén de gules.
Otras prosapias del mismo apellido - precisan los García Carraffa - modificaron el blasón, pintando en su primer cuartel de oro 3 bandas de azur, y poniendo en el centro de la parte alta de la bordura una jarra de plata, con 5 azucenas. Otros ponen esa jarra con las azucenas sobre una corona real antigua que timbra el escudo.
Por su parte, la primitiva Casa de Montalvo, que radicó en Alava en la villa de Arévalo del Rey, pintaba sus armas en campo de azur, con un águila bifronte explayada de plata. 
Los Ramírez de Velasco y Ramírez de Montalvo, (I35311)
 
413 "Llevado a Argentina a los pocos meses de edad, volvió a Madrid la familia en 1896 por muerte temprana del padre y posteriormente a Navia, en donde realizó los estudios primarios. Años después, e impelido por una fuerte inclinación política, escribe en el periódico local «El Porvenir Asturiano», para regresar a Buenos Aires en 1904 e iniciar los estudios de Derecho, dirigido por su tío Rafael, culminándolos con un brillante expediente y con la concesión de una beca en 1913 para la Universidad de Madrid. De nuevo en Buenos Aires, se establece definitivamente, adquiriendo reputación de buen jurista. Requerido por «La Nación» y otros diarios de gran tirada, da a luz, además, una ingente cantidad de trabajos en revistas y anales de su competencia, sin descuidar nunca la protección a los emigrantes y solucionando siempre los asuntos de toda índole relacionados con su patria. En 1912 funda con otros intelectuales la Institución Cultural Española de Buenos Aires, patrocinadora de una cátedra hispana en la capital de la República e impulsora de los intercambios científicos con las universidades españolas. En 1925 fué nombrado Profesor de Derecho Político de la Universidad de La Plata, cátedra que se le concedió excepcionalmente sin la renuncia previa, preceptiva, dede la nacionalidad extranjera. Su último viaje a España lo efectuó en 1936, falleciendo en 1945 a los 57 de edad. Aparte un gran cúmulo de títulos de jurisprudencia, publicó «Positivismo» (1906) y «Desde las aulas» (1911).
 
Méndez Calzada, Luis (*) (I656582)
 
414 "Mamáma", nació en la ciudad de Salta el 22-X-1848. Cuatro meses más tarde, recibió el santo crisma, cual lo acredita la correspondiente partida: "En esta Santa Iglesia Catedral de Salta a nueve de Febrero de mil ochocientos cuarenta y nueve, olié solemnemente a Margarita Magdalena de cuatro meses, bautizada de socorro por el que firma; hija legítima de Don Juan Uriburu y de la Señora Doña Casiana Castro. Padrinos: Don Luis Castro y Doña Margarita Castro, a quienes advertí su obligación. Conste.- Manuel López". (Libro 18, f. 94)
No había cumplido aún 19 años "la Tortóla" - como le decían familiarmente -, cuando el 20-IV-1867, en la casa paterna, la niña contrajo matrimonio con Federico Ibarguren Díaz Niño. El entonces presbítero, tío de la novia, Matias Linares Sancetenea - futuro Obispo de Salta -, les echó la bendición a los contrayentes. Así lo expresa la respectiva acta nupcial, que transcribo en el capítulo dedicado al linaje de Ibarguren.
"Mamáma", evocada por Carlos Ibarguren en "La Casa de Ibarguren en la calle Charcas", sobrevivió treinta y cuatro años a su marido, hasta el 11-VI-1924, en que se apagaron para siempre los latidos de su generoso corazón. Así despedía Pancho Uriburu, en el diario La Fronda, a su tia Margarita, con estos párrafos en un suelto necrológico: "¿A quién interesa saber, a cierta altura de la vida, sobre qué rodilla jugamos en nuestra infancia?. Por eso, al escribir estas líneas olvidamos que pueden ser leídas por otros, para encerrarnos egoistamente en nuestro dolor. La señora Margarita Uriburu de Ibarguren era una matrona de serena belleza y noble estirpe... El destino le fué áspero y cruel, y así vió morir a sus hijos mayores en plena juventud, en la hora en que debía recoger, con legítima satisfacción, el fruto de sus desvelos y de sus sacrificios. Empero el infortunio no consiguió doblegarla. Ella tenía deberes que cumplir y los cumplió como mujer fuerte del Evangelio... Ya no podrá leer todos los días de tantos años La Fronda, como antes La Mañana y El País, afligirse por nuestra campaña ardiente, hacernos llegar su palabra de inquietud y de maternal consejo, y sonreir, más de una vez, ante el buen humor de los comentarios; pero, en cambio, la recordaremos siempre, y bendeciremos sus manos que nos señalaron el recto camino".
por Carlos F. Ibarguren Aguirre 
Uriburu Castro, Margarita Magdalena (I11112)
 
415 "Manena" Olivera Silvetti, María Elena (I83139)
 
416 "Manzana" Domínguez Cossio, Aurelia Elena (I163755)
 
417 "Maria del Pilar Alvarez y Rodriguez", sobrina carnal de fray Cayetano, ilustre patricio y lirico autor del Sueno de Eulalia contado a Flora. Cohabitan con aquellos, la hermana dona Isable Alvarez y su marido don Jose Miguel Drago".
Fuente: "Memorias de mi casa", de Jorge Maximo Rohde 
Álvarez Rodríguez, María del Pilar (I423)
 
418 "Martín Carlos Illia, hermano del ex presidente de la Nación, Humberto Arturo Illia, falleció ayer a los 96 años en la ciudad bonaerense de Pergamino, donde vivió desde la década del 60, trabajando para el Inta de esa zona, que desarrolló el primer maíz híbrido de la Argentina.

Martín `Morocho` Illia, como se lo conocía en Pergamino, era además un apreciado vecino y referente político de la UCR. Había nacido el 28 de junio de 1915, y era el hermano del ex presidente derrocado por un golpe militar en 1966 comandado por el ex general Juan Carlos Onganía.

Martín Illia vivía en una modesta vivienda en Pergamino y era el último de los cuatro hermanos que quedaba vivo. Anteriormente habían fallecido Arturo Humberto, Angélica María y Ricardo Horacio.

De profesión ingeniero agrónomo egresado de la Escuela de Agricultura de Casilda (Santa Fe), en la década del 60, trabajó para el INTA de Pergamino, que desarrolló el primer maíz híbrido de la Argentina.

En virtud de sus trabajos de investigación sobre ese cereal, Martín Illia brindaba charlas y conferencias sobre el maíz híbrido en países latinoamericanos.

"Desde la localidad de Salto se hizo la primera exportación de maíz a Italia y España. En esos países se lo conocía como el `maíz plata`, y lo usaban como harina para elaborar comidas", recordó hace tres meses, durante una entrevista que Martín Illia concedió a Télam en Pergamino.

El hermano del ex presidente de la Nación, hincha de Racing, dijo en aquella charla que Arturo Humberto Illia, "como persona era un hombre en todo el sentido de la palabra, y como Presidente fue un hombre muy honesto".

Y luego contó una anécdota: "Tal es así que un día antes cuando ya sabía que lo derrocaban, Arturo llamó al escribano general de Gobierno y le preguntó cuánta plata había en la Caja de los 140 millones de pesos de los que no tenía que rendir cuenta. El escribano le dijo que llevaba gastado 23 millones y que quedaban 117 millones de la misma moneda".

"Entonces, mi hermano le dijo: `Saque de inmediato esa plata y devuélvala al área de donde vino.`Cuando Arturo se fue de la Casa de Gobierno no tenía ni `cinco guitas`; ese era Arturo, jamás se iba a meter en ninguna porquería. Era un hombre honesto y muy sencillo", recordó Martín en aquella entrevista.
Fuente: La Voz, 9-8-2011. 
Illia Francesconi, Martín Carlos (I687237)
 
419 "Mechita Bunge" Bunge Guerrico, Mercedes Isabel (I13464)
 
420 "Monaco" Estrada. Estrada Gondra, Luis Bernardo del Corazón de Jesús (I559)
 
421 "Muñeca" Wybert Brunel, Angélica Encarnación Clotilde (I64778)
 
422 "Murió mi amada Compañera Da. Tomasa de la Puente el día 18 de Octubre de 1846 a la una de la mañana, de 33 años, 9 meses, 18 días, y ha vivido conmigo 13 años, 9 meses y 18 días. Nuestro matrimonio fue el más feliz por ser ella una buena y amable Compañera, una amorosa Madre, una fiel esposa y en nada, nada me dio motivo de sentimiento". (de los apuntes familiares de Don Miguel M. Padilla, fechados en Lules, 29 de Octubre de 1846).
Las hermanas Puente eran hijas del gallego Manuel de la Puente Carrera y de la tucumana María Elena Norry y Pérez, casados en Tucumán el 27.10.1798. Por el abuelo materno, Tomás Javier Norry y Aguilar entroncaba con antiguas familias del lugar. 
Puente Norry, Tomasa de la (I28958)
 
423 "Muy raras veces se verá en Buenos Aires, en el caso de una señora, una manifestación de duelo tan solemne y tan grandiosa, y de caracteres tan propios como las exequias de la señora Zelmira diaz de Paz". Revista Fray Mocho. Díaz Gallardo, Zelmira Magdalena (I10225)
 
424 "Nació en Buenos Aires en 1785, iniciando su carrera militar en clase de subteniente de Granaderos de Infantería de esta ciudad, el 18 de enero de 1819. Debutó como guerrero, mandando la tropa embarcada a bordo del bergantín de guerra "Aranzazu", formando parte de la escuadrilla porteña, que sostuvo el 24 de diciembre de 1819, violento combate en las bocas del Colastiné, contra la escuadrilla federal mandada por el célebre Pedro Campbell la que estaba formada por 2 buques mayores y 14 lanchones: en la acción murió el coronel Angel Hubac, jefe de la flotilla directorial y comandante del Aranzazu, y en ella perdieron los montoneros 4 lanchones armados. El subteniente Artayeta que fue el único oficial que salvó de aquel buque, desembarcó en el Paso del Rey mandando la tropa de los destacamentos de los buques de la escuadrilla para el asalto de la batería que habían establecido los federales en Punta Gorda: estuvieron a cargo de esta empresa el coronel José Eusebio Hereñú y el mayor Carriego con tropa entrerriana, siendo desalojado el enemigo al día siguiente después de un corto fuego, quedando Artayeta guarneciendo la batería de Punta Gorda, mientras que Hereñú persiguió y derrotó al enemigo y prosiguió su expedición sobre La Bajada reembarcándose Artayeta con su tropa. También se batió desde el "Aranzazu" contra las baterías del Paraná y cañones que colocaban los montoneros sobre la costa, a la que se aproximaban en lanchones y botes con infantería, para hacer fuego a la tropa que el enemigo acercaba a tales puntos. (El combate naval de Colastiné tuvo lugar el 1o. de enero de 1820, y no en la fecha arriba mencionada que es la registrada en la foja de servicios de Artayeta).
A las órdenes del coronel Hortiguera hizo una campaña contra los salvajes, en la que desempeñó las funciones de ayudante de la 3a. división de este ejército. En 1821 se halló en una campaña de un mes en la zona próxima a Puente de Márquez.
El 2 de agosto de 1821 fue ascendido a teniente 1o. del Batallón de Fusileros. Con motivo del estado de guerra con el Brasil, el 3 de mayo de 1826 fue promovido a capitán de la 2a. compañía del 1er. escuadrón del Regimiento 4o. de Caballería de Línea, que mandaba el valiente coronel don Juan Lavalle, cuerpo en el cual hizo la campaña contra los imperiales, hasta la terminación de la guerra. Se halló en todas las operaciones en que tomó parte su Regimiento entre ellas: combate de Bacacay contra el coronel Bento Manuel Ribeiro; en la batalla de Ituzaingó en febrero de 1827; combates de Camacuá y del Yerbal, 23 de abril y 25 de mayo del mismo año, habiendo sido herido en el último el general Lavalle que mandó en aquella expedición los regimientos 4 y 16 de Caballería; en la marcha que hizo el mismo Lavalle para sorprender a un batallón imperial que se hallaba en el paso de San Borja, el que se retiró al saber la aproximación de los republicanos, precipitadamente, incorporándose a las restantes fuerzas brasileñas, pero dejando un hermoso botín para las tropas del general Lavalle. Durante esta fase de la campaña, Artayeta mandó el 1er. escuadrón de su Regimiento. Tomó parte en una expedición mandada por el coronel don Isidoro Suárez, con una división oriental y los regimientos Nos. 4 y 17 de Caballería, estando la primera al mando del coronel Leonardo Olivera, siendo el general en jefe Lavalleja el que dirigía la operación (contra los imperiales atrincherados en Punta del Este, agosto de 1827). Posteriormente marchó del Cerro Largo hasta la fortaleza de Santa Teresa y el Istmo, en el Taim: desalojaron y persiguieron un batallón y caballería enemiga que sostenían este paso, persecución que se realizó hasta 7 leguas de Río Grande, donde la división recibió orden de retirarse al Cerro Largo fracasando esta expedición que en combinación con la que realizaba el general Paz por la Laguna Merim, debía éste mandar en jefe. La división a la que pertenecía Artayeta arreó del territorio enemigo más de 30.000 cabezas de ganado que se mandaron al Estado Oriental.
Artayeta, que se distinguió en la batalla de Ituzaingó al mando del 1er. Escuadrón de su Regimiento con el cual tomó después de la derrota de los imperiales 5000 caballos que se hallaban sobre el flanco izquierdo enemigo, fue ascendido a sargento mayor el 23 de febrero de 1827 por despachos otorgados el 28 de abril del mismo.
Estuvo en el movimiento del 1o. de diciembre de 1828 en calidad de ayudante del general Lavalle: fue Artayeta el que condujo un pliego para la Sala de Representantes, el cual fue interceptado, cuyo objeto era reunir a esta última. Terminado el movimiento volvió a incorporarse a su regimiento en Dolores. Regresó a Buenos Aires con el coronel Juan Ramón Estomba y continuó siendo ayudante de órdenes del general Francisco Fernández de la Cruz, hasta la terminación de este período de efervescencia.
El 25 de octubre de 1833 ascendió a teniente coronel, pasando el 1o. de diciembre del mismo año a la P.M.A., siendo dado de baja el día 14 de este mismo mes y año. Fue uno de los que condujeron las caballadas el 3 de agosto de 1840, a la Isla de San Pedro, para el desembarco del Ejército Libertador, con el que siguió hasta Merlo. Se halló en la toma de Santa Fe y en la batalla de Quebracho Herrado, después de la cual se incorporó al ejército de Lamadrid hasta Ilegar a Tucumán, donde fue nombrado Jefe del E.M. del 2o. Ejército Libertador y encargado de plantel con que debía levantarse la fuerza que obraría sobre Santiago del Estero, siendo promovido a coronel por el gobernador Marco Avellaneda y aprobado por el general en jefe de la Coalición del Norte con antigüedad de 28 de agosto de 1840. Cuando el general Lamadrid abrió la campaña, Artayeta quedó en Tucumán de donde fue enviado a la provincia de Salta por Avellaneda, para que levantara un regimiento destinado a engrosar el "Ejército de Reserva" que mandaba el general don Roque Alvarado. Producida la derrota, emigró a Bolivia, pasando después a Chile y al Estado Oriental.
El 1o. de octubre de 1852 fue incorporado a la P.M.I., como teniente coronel, siendo designado después comandante de Martín García y 5 meses después, comandante militar de San Nicolás, donde permaneció otros 8 meses. Hizo la campaña contra los refugiados en Santa Fe, asistiendo al combate del Tala el 8 de noviembre de 1854, a las órdenes del general Hornos. Permaneció en la P.M.I. desde el 8 de marzo de 1855 hasta el 22 de febrero de 1859, en que pasó como coronel al Cuerpo de Inválidos falleciendo en Buenos Aires el 5 de noviembre de 1871". (Biografía publicada en el libro "Biografías Argentinas y Sudamericanas" del Capitán de Fragata Jacinto R. Yaben).
 
Artayeta Centurión, Coronel Mariano (*) (I3051)
 
425 "nació hoy después de las doce de la noche del día de ayer..." reza la partida de bautismo. Zemborain Sánchez de Cueto, Juan Antonio (I46535)